Helena Roerich 10 de mayo, 1933

  No evites dormir. El dormir es beneficioso y absolutamente necesario para la nutrición de nuestro cuerpo sutil. Sólo durante ese período es que fácilmente podemos transpirarlo y nutrirlo intensamente con las mejores energías, ni hablar sobre las grandes lecciones que recibimos cuando estamos en este estado. No sólo aprendemos a entrar en diferentes esferas sino que también llevamos a cabo el trabajo encomendado por nuestros Maestros y con frecuencia participamos en batallas contra las fuerzas tenebrosas. ¿Por qué deberíamos privarnos de ese gran privilegio, que ante todo, es dado a los discípulos de la Gran Hermandad Blanca? Cualquier cosa artificial es estar en contra de la Enseñanza de la Luz. Si fuera necesario hay que reducir al alimento. Nuestro organismo nos lo indicará. Lo mismo con el dormir. Con frecuencia el trabajo del mundo sutil es más importante que el trabajo en el mundo físico.

La Enseñanza dice que cuando estamos al borde del sueño, entramos en los mundos que están arriba de la Tierra. Esto debería ocurrir de manera natural. Lo único que tenemos que hacer es entrenarnos para estar en guardia, estar atentos, y el mundo sutil se nos abrirá y en el momento preciso veremos y escucharemos si fuera necesario. Cuando yo quería apurar mi propia experimentación, la que había sido practicada bajo la supervisión del Maestro, yo solía preguntar, “¿Qué voy a hacer? ¿Qué régimen es el mejor para este propósito?” etc. Siempre recibí la misma respuesta: “Sólo serénate.” En esta serenidad y balance yace todo el secreto del logro. Y ahora, en los días de las terríficas batallas entre las Fuerzas de la Luz y de la oscuridad, siempre escuchamos lo mismo: “Se cuidadoso, cuida tu salud; es lo más importante.”

También deberías recordar que las corrientes están muy pesadas ahora y todos los organismos sensibles reaccionan experimentando períodos de angustia, mareos y depresión. Pero sabiendo la razón de tal depresión, pacientemente espera los cambios en las corrientes. Así, querido mío, no consideres estos períodos de angustias y depresiones como una caída de tu espíritu o como un fracaso o inestabilidad. Con mucha frecuencia, esto es sólo el resultado de estas corrientes intercambiables. Se dice que “estas corrientes son como el sonido de las espadas chocando.” Recordemos siempre acerca de la gran felicidad de los colaboradores de las Fuerzas de la Luz. El nombre del Gran Maestro, pronunciado con amor, siempre nos protegerá.

La Enseñanza nunca ha mencionado la necesidad o posibilidad de estar sin dormir. Lo único que se ha dicho es que en las alturas, sobre los 6,500 metros, es posible hacerlo. ¿Pero dónde está esa gente o quién podría vivir en esas altitudes? En nuestro viaje en el Asia Central, cuando estuvimos en esas alturas, pudimos experimentar lo que se ha dicho, pero cuando se vive en los valles, hay que dormir. Por ejemplo, cuando estuvimos en las ciudades, se nos dijo que deberíamos dormir no menos de siete u ocho horas. Lo mismo acerca del alimento. En las alturas, la cantidad de alimento debería ser reducido y esto ocurre de manera natural ya que el organismo no requiere de mucho. Pero en las contaminadas ciudades el alimento es necesario.

También, a una altura de 2,300 metros, durante un gran experimento con fuerzas ardientes, se dijo que había que aumentar de peso para que los nervios no estuvieran tan expuestos. En las Antiguas Enseñanzas se señalaba el “Medio Dorado” o Equilibrio. Y de aquellos que querían acercarse al gran conocimiento, se esperaba que no estuvieran en ningún extremo. Nada ha sido más distorsionado que este concepto del Equilibrio. Me parece que esto ha pasado y que todavía está pasando, principalmente por la dificultad que tiene la gente de practicar disciplina. Es mucho más fácil irse a los extremos y empezar ayunos agotadores, cargarse uno mismo con cadenas—en general practicar austeridades—en lugar de alcanzar vigilancia y dominio de sí mismo, junto con una completa conservación de la fuerzas. Pero sin auto dominio nada es posible.

Y repetiré que, el alimento y el dormir son absolutamente necesarios, pero existen diferentes normas para diferentes organismos. Es aconsejable tomar como un signo de alerta cuando la fuerza disminuye, esta pérdida de fuerza no será evidente sino hasta algún tiempo después, luego aparecerá de repente. Por lo tanto, evita el descenso de la energía y preserva la preciosa sustancia de la energía ardiente.

Helena Roerich 7 de julio, 1932

Dejemos que los discípulos realicen firmemente las dañinas consecuencias que resultan por desoír los sabios Consejos del Maestro. Tampoco deberían dudar o desilusionarse si el cumplimiento del Consejo no trae buenos resultados inmediatamente. Recordemos siempre que algunas veces no tenemos ninguna idea acerca de los resultados que el Maestro tiene en mente. ¡Con frecuencia es algo enteramente opuesto a nuestras expectativas! ¡Algunas veces el Maestro quiere lanzar un puente a través de un abismo y nosotros nunca podríamos decir dónde está la persona, la cosa, el pensamiento o la palabra que puede ser usada como puente! Un cuidadoso cumplimiento de la orden—es todo lo que se espera de nosotros. El significado y el resultado de la aplicación de la indicación se revelarán a su tiempo.

Aquí hay algunos párrafos de la Enseñanza:

“Con frecuencia el Maestro se encuentra en una relación dificultosa con su pupilo. El pupilo promete seguir todos los Mandatos del Maestro, pero tan pronto se recibe una se encuentran razones para alterarla. El Maestro experimenta una dificultad similar cuando es culpado de estar inactivo. Imagínate en la posición de un arquero cuando está en tensión cuando va a disparar la flecha y por detrás alguien grita, “¿Por qué no dispara de una vez?”

“Los niños aún sin percibir la razón, obedecen a la mano que los guía. Pero los adultos intentan añadir a la reacción preparada algo que encaje en su disposición de ánimo. Uno los podría comparar a la gente que, cuando su casa está en llamas, descuidan manuscritos irremplazables para salvar su querida ropa de cama. ”

¿De dónde viene esa falta de respeto a los Mandatos ese irrespeto de la orden? También de la desconfianza. Es incomprensible como son aceptados rápidamente los regalos del Maestro y cómo son descuidados sus mejores Mandatos. ¡Cuántas transmisiones premeditadas se rechazaron, cuántas acciones eficaces interrumpidas debido a la inconstancia! Con una mano se guarda reverencia y con la otra se arrojan las perlas al precipicio. Se olvida el hecho que impregnar el espacio con envíos personales es una infección al espacio y que el Guía escogido, con su experiencia, no humillará al pupilo. ¡Por lo tanto, apreciemos grandemente la cooperación, firme en la verdad!

“Cuando ustedes mismos se conviertan en Instructores, insistan en la ejecución inmediata de una orden. No den órdenes con mucha frecuencia. Ellas se podrían volver rutinarias. Pero si el trabajo lo exige, den órdenes concisas. Dejen saber que una orden es irrevocable. Uno debe ejecutar la orden de la manera mas simple, combinando el trabajo independiente con la cooperación. Un mandato distorsionado es como un tren que se ha sido descarrilado….” [Agni Yoga]