Archivos de Categoría: Agni Yoga

Arte y Ética Viva en España

Conferencias Internacionales en el ICR Museo Roerich de Moscú

Conferencias Internacionales en el ICR Museo Roerich de Moscú

Los partidos políticos en España deben de aplicar la Ética para limpiar los miedos imborrables.

Crónicas desde Moscú:

El Pacto Roerich “Historia y Modernidad” Una vez ha sido un privilegio para mi esposa y para mí, visitar y participar en la mesa presidencial del Museo de los Roerich conocido como ICR. En éste nuestro sexto viaje a Rusia, desde que recibimos la primera invitación del Museo en el año 2000, hemos podido apreciar un gran cambio a mejor en una ciudad que alcanza ya los 12 millones de habitantes. El parque automovilístico está totalmente renovado y moderno, los pasos de cebra se respetan y la gente por la calle es muy educada y nunca se tropiezan contigo aunque vayan mirando el teléfono móvil, algo que echo de menos en mi ciudad.

Una vez en el Museo ICR y gracias a las fotografías y documentales proyectados pudimos ver la necesidad que hay en la sociedad actual de que se conozcan los Artículos de El Pacto Roerich. El daño que se está haciendo en el Mundo a la Cultura y al Arte, es uno de los más graves de la Historia de la Humanidad. Tenemos que estar alerta ante los signos que se están dando en el Mundo.

Durante tres días se habló de la relevancia que tiene el activar los contenidos de El Pacto Roerich. Al destruir los Monumentos Artísticos, arqueológicos y los tesoros que la humanidad ha creado, se destruye también la Vida. La Gran Maestra del ICR, la Sra. Lyudmila V. Shaposhnikova como escritora, científica indóloga y estudiosa de la Meta-Ciencia y de la Filosofía Cósmica de los Roerich, nos señaló la importancia que tienen las formas arquitectónicas, los objetos creados con un fin, y los elementos arqueológicos, ya que llevan una carga de “energías finas” o sutiles que influyen en su entorno “vitalizando” -de un modo que no podemos ver- ¡la propia Vida!

Lyudmila V. Shaposhnikova  Directora del Centro-Museo Internacional de los Roerich en Moscú

Lyudmila V. Shaposhnikova Directora del Centro-Museo Internacional de los Roerich en Moscú

 De hecho Nicolás Roerich dice en sus escritos: Lo que el ojo llega a percibir, es tan sólo un “accidente”. Tal es la Naturaleza de lo que aún no vemos. Y añade: Horrible es la decadencia. Insoportable es la frialdad de la ignorancia.

Por ello la Sra. Shaposhnikova insistía en lo necesario de un lenguaje enteramente nuevo relacionado con la energía y la fuerza psíquica. Ella ha escrito: la cultura no muere, porque se basa en el espíritu de la energía.

Roerich ha dicho: “Ninguna espada puede frustrar el verdadero legado de la Cultura. La mente humana puede reducir temporalmente las fuentes primarias, pero a la hora predestinada volverá a ellos con renovada fortaleza de espíritu.” (N.K. Roerich. Cultura y civilización. M., 1994. S. 68). Y de nuevo añade: “¿Donde se originó la cultura es imposible de llegar a matar? Solo se puede matar a la civilización. La cultura como verdadero valor espiritual es inmortal “. (Ibid, p. 41).

Hoy día los Medios de Comunicación son en parte “títeres de una Fuerza Mayor” que juegan a intoxicar y crear espejismos según les convenga, y hacen que miremos en la dirección que les convenga para que no veamos la realidad de lo que realmente está pasando. Percibir la verdad nos salva. Una niebla energética ambiental se ciñe sobre occidente igual a las vísperas de la 2ª Guerra Mundial, según decían algunos académicos en Moscú. De ahí la importancia del mensaje de Nicolás K. Roerich sobre la Ética, un músculo moral a desarrollar ya mismo en Occidente (y no digamos ya en España). Quizás así mostraremos que no somos tan frívolos, decadentes, corruptos e inmorales, como aparecemos en las películas, series de TV y en los diversos medios.

Aplicar la Ética, limpia los miedos imborrables. La Ética Viva debe ser el pegamento entre la Ciencia, la Filosofía, la Espiritualidad y el Pensamiento. No estamos solos, algo más grande y muy superior a nosotros nos protege, y nos invita a la reconciliación. ¡Trabajemos en ello! El símbolo en las Jornadas de este año ha sido el lienzo: La Espada de la Paz. O lo que es lo mismo, ¡defendamos la Espiritualidad y la Ética! no apoyemos la fealdad, lo oscuro, el terror y la mediocridad. No premiemos las películas, seriales y toda obra artística que no lleve implícita la energía sutil de la Belleza.

Comencemos por no ver toda esa violencia y terror que tanto gusta recrearse Occidente con esas películas y seriales de TV tan macabras y fatalistas. Hagámoslo para crear una energética que haga posible la aparición de un mundo nuevo y mucho mejor.

Conferencias Roerich en Moscú

Conferencias Roerich en Moscú

 Nos llevamos en el Corazón lo aprendido en esos días, donde más de 20 conferenciantes, pertenecientes a prestigiosas Academias Científicas, Artísticas y Cosmonáuticas nos dieron todo su saber a la luz de las Enseñanzas dadas por los Roerich. Lo bueno es que ya son casi 150 las ciudades en toda Rusia donde cada escuela tiene su Bandera de la Paz Roerich y su Museo. Sí, ciertamente los logros son muchos, y nosotros tan sólo hemos visto y escuchado una pequeñísima parte. Pero una de esas pequeñas cosas que hemos aprendido sí es realmente grande, y es que ¡Nuestra existencia tiene un significado y un fin que se puede desentrañar con una comprensión global de la Filosofía práctica de los Roerich, el Arte, la Cultura, la Religión y la Naturaleza!

Leonardo Olazabal A.

Para saber más:

http://en.icr.su/work/conferencies/2015/index.php

www.shambala-roerich.com

Secretos revelados de Leonardo

Kalimpong Ram Lal Tapa 1 Picasa

Sr. Ram Lal Tapa

 

Leonardo Olazabal saca a la luz, después de más de 22 años, su encuentro con un hombre mayor que cuando era niño vivió bajo la protección de Helena Roerich en la “Casa Crookety” de Kalimpong (Norte de India).

-Experiencias Transcendentales de mi viaje a India en el año 1992-

Estoy recabando información sobre la vida de los Roerich en esta región de los Himalayas. Tras varias horas de búsqueda, mi Guía Anil me presenta a un jardinero muy tímido, que afirma no sólo haber conocido a Helena Roerich, sino que también me hace una revelación inesperada…

Preciso tres traductores que se van turnando. La conversación transcurre mientras él no deja de trabajar en el jardín de un pequeño lugar turístico para las gentes de India.

Leonardo.– ¿Recuerda cuándo se incineró el cuerpo de Helena?

Ram.– Fue hace 38 años (37). No hay ninguna inscripción en el Chorten.

Leonardo.– ¿Cómo se llama Vd.?

Ram.– Ram Lal Tapa. Tardó una hora y media en cremar el cuerpo.

Leonardo.– ¿Y asistieron muchos occidentales?

Leer más ...

Dedicado a Lyudmila V. Shaposhnikova, Directora General del ICR de Moscú

 

L.V.S. Directora del Centro-Museo Roerich de Moscú

L.V.S. Directora del Centro-Museo Roerich de Moscú

 Persigo la Fuerza, pero está ausente.

Persigo la Entereza del Carácter, pero no ha venido.

Persigo la Sutileza de Su Energía, pero se ha ido.

Persigo su Mirada Esperanzadora, pero ya no está.

Leer más ...

EL MAESTRO

El sagrado cofre G-Picasa No es un maestro ese personaje a quien das vida con la imaginación. Es tu debilidad, la necesidad de sentirte protegido, amparado, comprendido, halagado, quien crea esa figura mítica que luego superpones en un cuerpo de carne y hueso. Es como un encantamiento, una fantasía de tu mente romántica con la que tratas de proteger tu indigencia.

No es un maestro: es un dios lo que tú necesitas. No estás preparado aún para enfrentarte a la responsabilidad de tu propia vida. ¿Comprendes, ahora, la respuesta masiva de los gurús deificados? Los temores ancestrales, la inmadurez espiritual, las emociones primarias y la ausencia de discriminación impiden que seas dueño de tu propia vida.

Por eso “creas” un refugio inexpugnable, una fuente de amor y misericordia que comprenda y perdone tus debilidades. Para que no resulte demasiado abstracto, le dotas de un nombre y una forma para que quede definitivamente vinculado a ti, le proclamas gurú, le entronas en tu corazón y vuelcas en él tu neurosis. Bueno, ya tienes lo que quieres, pero no es un maestro.

Un maestro es esa persona que sabe desenmascararte con una mirada, que machaca implacablemente tu ego, castiga mucho más que halaga, que tiene el poder de hacerte sentir pequeño y miserable, y grande y audaz, que te mantiene siempre en el límite de tus posibilidades, que no te concede tregua, que te deja –sin abandonarte- en las situaciones más difíciles, que no pacta jamás, que no se aviene a pesar del tiempo y del contacto, a la familiaridad de la amistad, que se escurre como un pez cuando crees haber conseguido su favor, que estalla como un león cuando adoptas una actitud soberbia y no cesa en su intensidad hasta verte sonrojado. No te engañes, amigo.

Un auténtico maestro enseña poco. Lo que hace es dejar que aprendas a su lado. Le importa la actitud. Sabe muy bien que sin la actitud adecuada no hay avance. Por eso castiga tu arrogancia, tu holgazanería, tu inventado afán de buscar excusas para cubrir tus faltas, tu autosuficiencia, tu excesiva familiaridad, tu falta de respeto. ¿Quién es él, puedes aducir para arrogarse esas funciones? Tu maestro. Alguien que tiene la misión de mejorarte y que, por eso, te hace llorar. Sírvele, hónrale y respétale. Eres muy afortunado de tener a alguien que te guíe en la vida.

SWAMI SIVANANDA

UNA BIBLIOTECA EN LOS HIMALAYAS

De la obra: “Conversaciones Esotéricas con un Teósofo Zen” de Leonardo Olazabal Amaral Obra dedicada a los estudiantes mundiales de la Sabiduría EternaUNA BIBLIOTECA EN LOS HIMALAYAS

Leonardo: Háblame de nuevo del secreto que te fue revelado.

Enrique: Parecían libros normales, pero no lo eran, tenían dos partes o cuerpos, y recuerdo que yo aprendí a leerlo, no recuerdo cómo lo hice. Me di cuenta que se refería a algún alma, a un individuo. Me sentí atraído por otro y era el de un amigo mío que estaba entonces en la Sociedad Teosófica en Adyar. Se llamaba Dunkan Greemlis y era egiptólogo.

Leonardo: Ah, me enseñaste una foto.

Enrique: Sí, sí. Entonces yo no sé cómo lo hice pero con otro libro, no con mi amigo, yo vi todas las vidas pasadas de ese individuo al instante.

Leonardo: ¿Se puede hacer eso?

Enrique: Bueno, es lo que me pasó a mí. Y no se lee con los ojos, no recuerdo cómo lo hice. Y si te concentras en una vida, puedes ver toda esa vida desde el momento en que se nace hasta que se muere. Y así uno puede sacar de estos libros –no sé cómo llamarles– todo el pasado de esa persona, incluyendo la totalidad de sus vidas o reencarnaciones.

Leonardo: ¿Y puede existir lo mismo pero hablando de una civilización en particular?

Leer más ...