Archivos de Categoría: Agni Yoga

Secretos revelados de Leonardo

Kalimpong Ram Lal Tapa 1 Picasa

Sr. Ram Lal Tapa

 

Leonardo Olazabal saca a la luz, después de más de 22 años, su encuentro con un hombre mayor que cuando era niño vivió bajo la protección de Helena Roerich en la “Casa Crookety” de Kalimpong (Norte de India).

-Experiencias Transcendentales de mi viaje a India en el año 1992-

Estoy recabando información sobre la vida de los Roerich en esta región de los Himalayas. Tras varias horas de búsqueda, mi Guía Anil me presenta a un jardinero muy tímido, que afirma no sólo haber conocido a Helena Roerich, sino que también me hace una revelación inesperada…

Preciso tres traductores que se van turnando. La conversación transcurre mientras él no deja de trabajar en el jardín de un pequeño lugar turístico para las gentes de India.

Leonardo.– ¿Recuerda cuándo se incineró el cuerpo de Helena?

Ram.– Fue hace 38 años (37). No hay ninguna inscripción en el Chorten.

Leonardo.– ¿Cómo se llama Vd.?

Ram.– Ram Lal Tapa. Tardó una hora y media en cremar el cuerpo.

Leonardo.– ¿Y asistieron muchos occidentales?

Leer más ...

Dedicado a Lyudmila V. Shaposhnikova, Directora General del ICR de Moscú

 

L.V.S. Directora del Centro-Museo Roerich de Moscú

L.V.S. Directora del Centro-Museo Roerich de Moscú

 Persigo la Fuerza, pero está ausente.

Persigo la Entereza del Carácter, pero no ha venido.

Persigo la Sutileza de Su Energía, pero se ha ido.

Persigo su Mirada Esperanzadora, pero ya no está.

Leer más ...

EL MAESTRO

El sagrado cofre G-Picasa No es un maestro ese personaje a quien das vida con la imaginación. Es tu debilidad, la necesidad de sentirte protegido, amparado, comprendido, halagado, quien crea esa figura mítica que luego superpones en un cuerpo de carne y hueso. Es como un encantamiento, una fantasía de tu mente romántica con la que tratas de proteger tu indigencia.

No es un maestro: es un dios lo que tú necesitas. No estás preparado aún para enfrentarte a la responsabilidad de tu propia vida. ¿Comprendes, ahora, la respuesta masiva de los gurús deificados? Los temores ancestrales, la inmadurez espiritual, las emociones primarias y la ausencia de discriminación impiden que seas dueño de tu propia vida.

Por eso “creas” un refugio inexpugnable, una fuente de amor y misericordia que comprenda y perdone tus debilidades. Para que no resulte demasiado abstracto, le dotas de un nombre y una forma para que quede definitivamente vinculado a ti, le proclamas gurú, le entronas en tu corazón y vuelcas en él tu neurosis. Bueno, ya tienes lo que quieres, pero no es un maestro.

Un maestro es esa persona que sabe desenmascararte con una mirada, que machaca implacablemente tu ego, castiga mucho más que halaga, que tiene el poder de hacerte sentir pequeño y miserable, y grande y audaz, que te mantiene siempre en el límite de tus posibilidades, que no te concede tregua, que te deja –sin abandonarte- en las situaciones más difíciles, que no pacta jamás, que no se aviene a pesar del tiempo y del contacto, a la familiaridad de la amistad, que se escurre como un pez cuando crees haber conseguido su favor, que estalla como un león cuando adoptas una actitud soberbia y no cesa en su intensidad hasta verte sonrojado. No te engañes, amigo.

Un auténtico maestro enseña poco. Lo que hace es dejar que aprendas a su lado. Le importa la actitud. Sabe muy bien que sin la actitud adecuada no hay avance. Por eso castiga tu arrogancia, tu holgazanería, tu inventado afán de buscar excusas para cubrir tus faltas, tu autosuficiencia, tu excesiva familiaridad, tu falta de respeto. ¿Quién es él, puedes aducir para arrogarse esas funciones? Tu maestro. Alguien que tiene la misión de mejorarte y que, por eso, te hace llorar. Sírvele, hónrale y respétale. Eres muy afortunado de tener a alguien que te guíe en la vida.

SWAMI SIVANANDA

UNA BIBLIOTECA EN LOS HIMALAYAS

De la obra: “Conversaciones Esotéricas con un Teósofo Zen” de Leonardo Olazabal Amaral Obra dedicada a los estudiantes mundiales de la Sabiduría EternaUNA BIBLIOTECA EN LOS HIMALAYAS

Leonardo: Háblame de nuevo del secreto que te fue revelado.

Enrique: Parecían libros normales, pero no lo eran, tenían dos partes o cuerpos, y recuerdo que yo aprendí a leerlo, no recuerdo cómo lo hice. Me di cuenta que se refería a algún alma, a un individuo. Me sentí atraído por otro y era el de un amigo mío que estaba entonces en la Sociedad Teosófica en Adyar. Se llamaba Dunkan Greemlis y era egiptólogo.

Leonardo: Ah, me enseñaste una foto.

Enrique: Sí, sí. Entonces yo no sé cómo lo hice pero con otro libro, no con mi amigo, yo vi todas las vidas pasadas de ese individuo al instante.

Leonardo: ¿Se puede hacer eso?

Enrique: Bueno, es lo que me pasó a mí. Y no se lee con los ojos, no recuerdo cómo lo hice. Y si te concentras en una vida, puedes ver toda esa vida desde el momento en que se nace hasta que se muere. Y así uno puede sacar de estos libros –no sé cómo llamarles– todo el pasado de esa persona, incluyendo la totalidad de sus vidas o reencarnaciones.

Leonardo: ¿Y puede existir lo mismo pero hablando de una civilización en particular?

Leer más ...

Conmemoración del nacimiento de Nicolás Roerich

Reunidos con motivo del cumpleaños de Nicolás Roerich, en la Casa de Exposiciones Roerich, el Presidente de la Asociación ADA presentó el segundo tomo de gran formato, de pinturas del Profesor, adquirido por 250 dólares en el último viaje a Nueva York. Se trata de una edición de “Agni Publishing House” de Samara, Rusia. Leonardo nos presentó también una medalla conmemorativa de Nikola Tesla. Tras la charla y comentarios sobre estas dos grandes figuras, se celebró una cena fraternal, no sin recordar el esfuerzo que realizan los diferentes Centros-Museo Roerich en todo el mundo.

Al día siguiente, nos llegó la obra “A Quest & A Legacy Nicholas Roerich” editada por la Sra. Manju Kak, y publicada por Niyogi Books en New Delhi, India, quien nos pidió hace unos años información y artículos para la misma. Así lo hicimos. Resulta lamentable y extraño que no se mencione la extraordinaria actividad de los diferentes Centros Roerich del mundo, como Francia, España, Suiza, Argentina, Brasil, México y por supuesto, Rusia y EE.UU. Pensamos que hubiera

Leer más ...