Archivos de Categoría: Artículos

ROERICH FALSIFICADO

Una obra transmite sentimientos, Y cuando es falsa ¿lo hace también?

Se supone que el arte hace mejores a las personas, pero ¿qué ocurre cuando la intención es falsificar, usurpar y mancillar la obra de un Maestro? Emular a un artista de renombre y poner su firma en el lienzo para luego envejecerlo o dejarlo enmohecer unos años, y luego venderlo como un original, eso es una estafa, una burla, una manipulación que sólo degrada a su anónimo autor y al arte en general.

Pero ¿y si se hace por diversión? ¿O por una causa justa como la de conseguir dinero para luchar contra el mal de la Segunda Guerra Mundial? ¿O incluso por devoción?

Aquí entramos en el lado oscuro de la mente humana que se hunde en lo más primitivo de nuestro origen como seres bípedos, que un día pintábamos extrañas figuras o animales en las paredes y techos de una cueva. Seguramente la ingestión de bayas semivenenosas o de desconocidos frutos silvestres exaltaban la imaginación pictórica y auditiva de nuestros lejanos antepasados. Quizás fuera una conexión natural con el reino astral o “suprasensible”, donde reside la dimensión sutil y espiritual, donde se encuentra el conocimiento y por elevación todas las verdades. Es la percepción de ese Mundo Ardiente lo que lleva al artista a crear su obra, a mostrar lo que ha visto y descubierto en un reino más elevado. Y por eso merece el calificativo de artista, de genio, y está vinculado a la Ética Viva, a la honestidad, a la bondad. Porque lo moral y lo estético están relacionados en el nivel espiritual.

Todos estos pensamientos me surgieron cuando recibí una pintura de India, supuestamente de Nicolás Roerich, que me habían ofrecido por internet gracias a mi amigo David.

Examinadas las fotos por el ordenador tenía un “no sé qué” y pensé que merecía la pena traerla de la India a España. Además no contaba con el sello de “Tesoro Nacional del Arte”, lo que impediría sacarla del país de acuerdo a la Ley de Antigüedades. Una Ley que está asfixiada por el volumen de trabajo que tiene en verificar y autenticar cada obra o artefacto. Además en India suele faltar documentación, registros, inventarios, por la mala conservación y por la escasa capacitación del personal al cargo. Hay que decir que en la autenticación se mueve mucho dinero, y la presión llega a tal punto en el que surgen con facilidad las acusaciones y contra acusaciones. Y tanto en India como en todo el mundo se ha convertido en un juego de trileros lo que obra de una forma desastrosas para el arte.

Lo curioso del caso es que el autor de la pintura que tengo ahora entre mis manos parece haberse tomado muchas molestias; a fin de cuentas todo artista hace su camino. Veamos:

El Arquero del lago Pangong

Las colinas o montañas pegadas al lago eran pequeñas y numerosas, las que están situadas en primer plano. Las gaviotas son de cabeza negra o color café y las puntas de las alas también. El arquero es igual al lienzo “Compasión”, pintado en 1933 por N. Roerich.

Resulta que el lago parece ser el PANGONG, situado a una altura de 4.350 m. en el Himalaya, atravesando desde India a China-Tíbet. Mide más de 150 km. de largo y toca la meseta de CHANGTHANG, donde los Roerich fueron retenidos por casi tres meses de un crudo invierno, durante el transcurso de su expedición al Asia Central (1924-1928).

Esas mismas gaviotas de cabeza negra visitan ese lago y otros cada año en sus migraciones desde la región de Siberia. Conseguí numerosas fotos en Internet. Además descubrí que el citado lago se hallaba al otro lado de donde residía la familia Roerich en Kulu-Manali. ¿Acaso estuvo el artista pintando en ese mismo lugar? También hay otros lagos menores con las mismas gaviotas en la frontera India o región del Himalaya.

Mientras me hacía con estos datos, el anticuario se pone en contacto con David para comunicarle la aparición de nuevos lienzos lo que ya nos resulta extraño, pues David adquirió otro con la imagen de Buda.

Hay que señalar que Nicolás Roerich llegó a pintar 36 cuadros en un año, o sea, tres lienzos al mes. ¿No son muchos? Y 500 lienzos en la expedición al Asia Central, lo que sale a una pintura cada 2 ó 3 días, y todo eso en las condiciones climáticas más extremas, lo que resulta cuando menos extraño. Como extraño es ver la misma pintura en distintos museos con más obras Roerich del mundo, a saber el Museo Estatal de Arte Oriental de Moscú, el Centro-Museo Internacional de los Roerich también de Moscú, y el Museo Roerich de Nueva York. En estos museos pude ver repetidos distintos lienzos como la célebre pintura El Cofre Sagrado de Svetoslav Roerich entre otros, que yo recuerde. Alguno será reproducción digo yo, pero no lo pone al lado de la pintura.

El gusto artístico es muy particular, ya se sabe. No hay cosa que más indigne al comisario de una exposición o al dueño de una galería de arte que el oír a alguien farfullar que la obra expuesta es falsa. ¿Y él cómo lo sabe? ¿En qué se basa para afirmar eso? Y más aún si la persona no es una experta en el tema y le importa un bledo el arte. Igualmente bochornoso es que se pague cincuenta o cien millones de euros por una obra de arte. ¿A cuántos niños se les podía dar de comer y vestir en India, África o Tahití? Hay algo vil en el arte, y no sólo en las reproducciones falsas. Así lo siento yo.

Le dije a David que buscara denuncias por falsedad en el mercado de la India. Había que buscar noticias sobre el tema en Calcuta, Bombay, Manali, Bangalore…

¡Ya han aparecido 12 pinturas! Al parecer, el anticuario habla con otros colegas suyos de otras ciudades de India, y le mandan fotos de los hallazgos.

Algo se mueve con celeridad lo cual no dejaba de extrañarnos… ¡12 pinturas con la firma de Nicolás Roerich! Tras ofrecérnoslas a nosotros primero, algunas son compradas en las semanas siguientes por ciudadanos de la propia India.

Al mismo tiempo recibimos de Rusia y de varios expertos, un resultado negativo, siempre a través del examen de las fotografías digitales enviadas. No son de Roerich.

Ante esto, decido que ya es hora de llevar el lienzo a una conocida experta en restauración de Bilbao. Iñigo es el contacto. Llegado el día, visitamos el taller de restauración Petri, Iñigo y yo.

Tras las presentaciones, la restauradora examinó el lienzo y vio que la pintura no estaba craquelada o cuarteada (no necesariamente tiene que estarlo), el óleo no tenía un especial relieve, era romántica –decía. Yo la interrumpí y le dije:

–El lienzo viene de la India, veo que está como envejecido artificialmente con agua de café o algo parecido…

Tras mirar ella detenidamente el lienzo, dijo de ipso facto:

–¡O con agua sucia o con betún de judea! –y añadió–: ¡Es una pintura intencionada! No sé por qué ni por quién, pero la han ensuciado para envejecerla. Como bien dices, lo mismo puede tener 10 que 50 años. Alguien la vendió como antigua sin serlo. ¿Veis? Sólo han ensuciado por detrás y por delante lo que ocupa la pintura, el borde no tanto. Yo misma puedo hacerlo mejor.

–Era lo que queríamos saber. ¿Y se puede limpiar? La temática nos gusta… Enseguida dijo:

–No te lo recomiendo, es mejor dejarla como está, si no parecería un cromo.

–Ya, pero ¿están bien? ¿El que lo hizo es bueno?

–No lo sé, eso está en la apreciación de cada uno. Lo que sí sé es que hay una intención.

Entonces le expliqué que la firma es de un famoso pintor ruso, un artista genial lleno de luz y de trazos muy suaves y etéreos, lo que no corresponde con esta pintura.

–¡Pues ahí está la intención! –dijo ella medio disculpándose por no darnos mejores noticias.

En fin, no hay nada de misterioso entre una pintura buena y otra mala, pensé. Lo malo es cuando entran en juego intereses ocultos, sueños egocéntricos, o vete a saber que. Actos como éste no honran el arte, si es que se hace sólo para conseguir el vil metal. Lo usual en la pintura de Nicolás Roerich es que en los bastidores haya símbolos y números, y si éstos faltan suele haber un sello o un papel pegado tras el lienzo. Donde sí hay dudas es con las pinturas creadas entre 1925 y 1930. Nicolás Roerich era precavido en este sentido, pero aun así se mueve mucho dinero en el mercado del arte, y sobre todo en la autenticación, y si ésta se quiere verificar sin error hay que datar los materiales utilizando la termoluminiscencia. Experiencia y transparencia no van siempre de la mano, por eso hay que emplear la ciencia en estos casos.

Motivo en la pintura de Nicolás Roerich en un vaso de cristal alemán.

Nos fuimos Petri, Iñigo y yo, confirmando lo que ya sabíamos. De hecho había extraído –unos días antes– un pelo de brocha sintético de la parte de atrás del lienzo donde se hallaba pegado. No obstante, un pensamiento orbitaba en nuestras mentes: ¿Qué intención tenía el artista al pintar el lienzo? ¿Era una intención buena o mezquina? Estamos aún ante este fascinante enigma. Mientras tanto, siguen apareciendo nuevos cuadros, algunos con papeles pegados en sus lienzos y autenticados como de N. Roerich, por un valor de 140.000 dólares USA cada uno. Pusimos a David al corriente de lo que nos había dicho la restauradora, y él me escribió diciendo:

–¿A ver si hay una mafia detrás? Volveré a la India y veré qué más descubro.

Estando con mi grupo de Agni-Yoga les recordé que cuando en el año 1936 se cerró el Museo Roerich en el Master Building de Nueva York, y se apropiaron injustamente de algo más de 1.000 pinturas, hubo una alarma entre todos los discípulos de Roerich en el mundo. Había que recuperar y recomprar las pinturas que se habían vendido. Los propios Roerich en la India se pusieron a crear nuevos lienzos para suplir una parte de la pérdida y buscar un beneficio económico para adquirir las que habían sido robadas.

El mismo día llevamos el lienzo enrollado a una tienda de marcos y cuadros para ponerle un nuevo bastidor e impedir así que se deforme. Quien nos atendió dijo que era una pintura oscurecida intencionadamente, ¡otra vez! Cuando fuimos a recogerlo la semana siguiente, le pregunté:

–¿Por qué dijo usted que estaba oscurecida a propósito? Y él contestó enseguida dándonos un dato que nos dejó a Petri y a mí ¡perplejos!:

–Le han dado betún de judea. No es extraño. ¡Muchos artistas lo hacen!

–¿Cómo? –dije yo.

–Sí, muchos lo hacen cuando no les gusta el aspecto crudo y reciente de la obra y por ello la oscurecen. Mire el color blanco de la nieve. Es el que más tarda en oscurecer. Por ello le han dado esta capa. Y por detrás se suele dar cola para preparar el lienzo y fortalecerlo…

¡El pelo blanco que encontré! –pensé.

–No necesariamente lo hacen para falsificar –añadió– sino para preparar el lienzo desde un punto de vista práctico y estético.

Nos mirábamos Petri y yo, al descubrir una nueva posible “bondad” en este extraño y enigmático lienzo…Y no podíamos dejar de sonreír.

En el mes de junio de 2017, y con motivo del 20 Aniversario de la Asociación Darjeeling Agni-Yoga en el 220 Encuentro Agni dedicado a La Energía Psíquica, expondremos al público la obra de este pintor desconocido, obra a la que hemos titulado “El Arquero”. Una pintura que nos ha hecho vivir, sufrir y reformular la visión que teníamos sobre el Arte Roerich –imitado o falsificado– en el mundo. Una cosa sí sabemos: ¡En India aún quedan muchas pinturas ocultas por descubrir!

Leonardo

Lecturas – poesía – filosofía: COMUNIDAD

Lecturas – poesía – filosofía: COMUNIDAD

   Os preguntaréis cómo abordar la Enseñanza. En verdad, para esto es necesario regenerar la conciencia, y la conciencia renace tras tener la Enseñanza. Al comienzo es necesario descubrir y purificar la conciencia. La apertura de la conciencia se realiza de forma instantánea, por un impacto de la voluntad. ¡Tened el deseo de expandir vuestra conciencia!

  libro-comunidad-en-el-espacio  Mis jóvenes amigos, una vez más os habéis reunido en nombre de la Enseñanza, y una vez más habéis tenido una tarde con invitados. Allí se ha dicho y se ha repetido que la hora de las lecturas sobre la Enseñanza debe estar desprovista de cotilleos vulgares… Os instamos, incluso sólo durante una hora, a ser gente conscientemente responsable. Si una hora a la semana os resulta difícil, entonces mejor reuniros sólo cada quince días. Aprended a excluir en esa hora, todos los hábitos horribles y perturbadores: como el fumar, beber, comer, cotilleos superficiales, tratar asuntos menores, censura, ira. Una vez de que estéis reunidos, permaneced sentados varios minutos en silencio. Si entonces uno de vosotros no encuentra la fuerza para iluminar su conciencia, que vuelva silenciosamente al frío y a la oscuridad de la calle.

   Nosotros somos enemigos de toda magia/gimnasia compulsiva, pero un control natural de la conciencia debe convertirse en el prerrequisito de la construcción real. Seguramente que durante una hora se pueden rechazar todas las cuitas personales (y todo Ego). Si esto fuera difícil ¿cómo entonces podéis pensar en el progreso y en el desarrollo de la conciencia? Un buey sabe rumiar, pero no avanza más allá de la digestión. Haced un esfuerzo para darles a vuestras locuciones belleza, simplicidad y pureza.

   Los problemas de conocimiento mas inusuales, las formas más audaces de belleza, deberían forzaros a salir de vuestro rancio rincón de cada día.

   Comprended, deseo veros, al menos durante un rato, exigentes y receptivos (en la reunión grupal). Estas semillas de pensamiento cooperativo (fraternal) os darán la perseverancia para las consecuciones (metas). No sólo la resolución sino también la persistencia es necesaria (sentido de la continuidad).

   Entended la concentración como una prueba de conciencia. Que Yo os vea progresar conscientemente y en aspiración. Hablo para el cumplimiento inmediato (no para el mañana).

Viaje al Museo Asiático de Biarritz

Mi mujer Petri y yo, decidimos viajar a Francia para visitar el “Musée Asiatica” en Biarritz.

Museo Asiático de Biarritz

Museo Asiático de Biarritz

 Durante muchos años habíamos oído hablar de una interesante colección de arte antiguo de India, Nepal, Tíbet, China, Tailandia y Pakistán albergada en dos galerías, una situada en el subsuelo y la otra en la planta baja.

Abierto en el año 1999 por Michel Postel, fundador y director junto con su esposa (conservadora de este Museo) Xintian Zhu, no han parado de recibir elogios por su trabajo y dedicación a lo largo de todos estos años. Escritores, Artistas, Embajadores y representantes de la Cultura, así como un público curioso, han contemplado en silencio piezas únicas en el mundo, siendo algunas muy valiosas. No en vano su colección del Himalaya es considerada la mejor de Europa.

Leer más ...

Chismes y otras imprecisiones en torno a los Roerich

Cartel Plaza Roerich PICASA

Cuántas tonterías se dicen por ahí de la pintura de Roerich, de sus Maestros o de la Chintamani. Hay gente que le gusta fomentar el mal misterio. ¿Qué consiguen con ello? ¿dinero? ¿fama? O quizás, pasar tan sólo una tarde divertida.

El caso es que algunos ven en los lienzos más conocidos de Nicolás Roerich, los del Museo de Nueva York, todo tipo de fantasías, entre ellas: naves interplanetarias que en realidad son manchas del lienzo. Seres que se adentran en una cueva para visitar el Reino subterráneo de Agharta, cuando la verdad es que son sólo mineros que acuden a trabajar en una conocida región de Rusia. O como en el tríptico Fiat Rex, “Larga vida al Rey” (1931), donde aparece el Maestro M. llevando en su mano “un fragmento de la Chintamani”, el meteorito de Orión.

Ahora, estudiosos del material de la Herencia de la familia Roerich han encontrado una referencia de cuando se pintó ese cuadro. En ella se señala que Nicolás pintó “una corona con un diamante engarzado en señal de pureza y hermandad para ser puesta sobre la cabeza de un alto espíritu”. Esa es la bonita verdad y no los chismes que nos transmiten desde las Américas. Como ya se ha dicho en numerosas ocasiones desde Rusia: “El estudio del Patrimonio de la Familia Roerich, requiere el dominio de una importante formación científica y cultural, y no se puede colocar en las manos de gente incompetente y sin educación, tan profuso tesoro.”

 

http://shambala-roerich.com/blog/ay-de-aquellos-que-recorren-el-sendero-espiritual-sin-etica/

Leo y la Bandera de la Paz en La Colina de Laurel

Leo y la Bandera de la Paz en La Colina de Laurel

 Y seguimos con la zanahoria que nos quieren poner los tontos para seguir por el camino que ellos nos marcan. ¿Tan distraída esta nuestra mente que no sabemos apreciar por nosotros mismos la verdadera Sabiduría que está ahí, ante nosotros? Y que ¡no es la zanahoria!

Necesitamos verdaderos Guías-Maestros con el carácter de un ser auténtico, ver: http://shambala-roerich.com/blog/el-maestro/

Leer más ...

Un té con Svetoslav Roerich

Beatriz He pedido a mi amiga Beatriz que me escribiera unas letras a cerca de su encuentro humano y espiritual con Svetoslav Roerich allá en Bangalore, India. Y aquí está. Es para mi un honor presentarlo hoy Día del Maestro y del Agni-Yoga. Leonardo.

Una de las grandes pasiones de mi vida ha sido todo lo que tiene que ver con la familia Roerich, eso me llevó a investigar, viajar y seguir en algunas ocasiones sus propios pasos. Nunca pude imaginarme que con los años tendría la oportunidad de estar con uno de los componentes de esta familia pionera en tantas cosas y a la que daría el título de Grandes Benefactores de la Humanidad por todo el legado que nos han dejado. Así que cuando la vida me presentó la oportunidad de estar con Svetoslav no lo dudé en ningún momento. Tenía una mezcla de alegría y nerviosismo, miles de preguntas se agolpaban en mi mente, no quería perderme nada de esta vivencia, pero cuando a las 5 de la tarde entraba en la habitación del hotel Asok de Bangalore donde se encontraba Svetoslav, todas las preguntas se me habían olvidado.

Nos recibió con una sonrisa amplia y después de hacer las presentaciones me preguntó si quería tomar algo; contesté que un estaba bien. ¿Tienes hambre? Hay tarta de chocolate… Debí poner una cara de sorpresa, llevaba días en India y precisamente comer no había sido lo mejor que había hecho, pero tarta de chocolate… para mí eran palabras mayores, así que él muy educadamente le pidió al camarero que me trajera un trozo que degusté mientras compartía con él y Devika Rani unos momentos de nuestras vidas.

Leer más ...