Archivos de Categoría: Artículos

MUJER

 arpa-El logro silencioso de Mujeres que no quisieron ser protagonistas-

  Hoy no tengo estrellas en el cielo de La Colina de Laurel. Tampoco la luna se refleja en el cristal helado de mi ventana, y el búho no ha acudido a ulular a mi balcón como cada noche. Noche fría y silenciosa donde todo parece detenerse…

¡Faltan solo 3 semanas para la Primavera! Es la madrugada del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, por ello voy a dedicarlas un artículo.

Tras esta decisión de repente el ambiente se ha vuelto cálido. Las apsaras (bellezas voladoras femeninas a modo de ondinas y hadas) hacen su mágica presencia en el aire y siento la inspiración adecuada para comenzar a escribir.

Leer más ...

Bedia en Bizkaia, cuenta con su particular Shangri-La cultural

El pueblito de Bedia en Bizkaia, cuenta con su particular Shangri-La cultural. Irún, Bilbao, Francia, India y China-Tíbet son los recorridos de la pluma del escritor Leonardo Olazabal autor de la novela: “La Colina de laurel y Kalagiya, el Canto de Shangri-La”. Edita: Letra Clara …

También traía sendos regalos para la familia. Al abuelo le correspondió una pipa de marfil que tenía una cabeza de faraón egipcio. La boquilla era de ámbar y por tanto, la más indicada para evitar infecciones, decían. A la abuela le regaló un pequeño monóculo para poder leer mejor la letra pequeña, ya que tenía la vista un poco mermada.

Lo de Amaia fue una verdadera sorpresa, ya que le trajo un péndulo de radiestesia estilo egipcio parecido a una columnita de los templos de Luxor. Estaba hecho con monedas antiguas de plata y era de una extremada sensibilidad, según manifestó André entusiasmado. Podía establecerse una relación muy personal con él, como ocurre con los péndulos de cristal de cuarzo y de marfil, con la particularidad de que la columnita de Luxor, de éntasis muy fina, parecía responder en forma dinámica a las preguntas que se hicieran, a la vez que podía captarse el amparo de una entidad espiritual, que de manera misteriosa protegía al que trabajaba con él. Por ello el péndulo egipcio debía ser tratado con sumo respeto. Es así para todo aquello que estaba relacionado con la supramente y las cosas del espíritu, y más tratándose de la réplica exacta del péndulo de un faraón del antiguo Egipto como se supo después. André era un aficionado más de los muchos que hay en Francia.

—Es un hermoso péndulo. ¿Lo has hecho tú? —preguntó Amaia. —No, lo he mandado hacer de acuerdo a mis investigaciones y a las de unos radiestesistas de Bretaña, cerca de Rennes. En realidad lo encargué hace ya dos años al joyero Silloniz, que tiene el taller en Bilbao. Como puedes comprobar tiene una armonía muy especial…

Continúa en la novela “La Colina de laurel y Kalagiya, el Canto de Shangri-La”. Disponible a partir del mes de Marzo. Edita “Letra Clara” ¡Resérvala en tu librería!

La Leyenda de Lapis Exillis

No hay Grial sin Chintamani, ni Chintamani sin el despertar completo del Loto del Corazón.  La Leyenda de Lapis Exillis   Conocida como “Chintamani” en India, es custodiada desde hace milenios en lo que se ha dado en llamar La Fortaleza de la Luz.

Un fragmento de la misma, guardada en un cofre alemán del Siglo XIII, acompañó a los Roerich durante una gran parte de sus vidas con un cometido, sin duda, muy especial.

En un pasado muy remoto, antiguas Escuelas de Sabiduría, la conocían como La Piedra Negra de Shámbala, el Meteorito de Orión al decir de los Rishis y Mahatmas que la veneran.

Depositada en un cáliz, ésta se iluminaba desde el interior del mismo, ante la presencia de los Maestros de Sabiduría. Así surgió la leyenda del Santo Grial, difundida más tarde por trovadores y juglares, y en la obra de Parsifal. Por lo tanto, no es la copa, sino la piedra negra, la que tiene el poder de vincular los caminos y dirigirlos hacia el Futuro. Es ésta el verdadero Grial que, ante un corazón puro, llega a despertar los sentidos supersensorios de éste.

Leer más ...

Novedad Editorial “CHINTAMANI”

El meteorito de Orión“CHINTAMANI”. Interesante libro, recién salido de la imprenta, cuyo autor Leonardo Olazabal, nos muestra por primera vez en el mundo literario, los pormenores del secreto mejor guardado por la familia Roerich: ¡el Meteorito de Orión o Lapis Exillis! Veamos unas líneas…<Durante los años de exploración en el Corazón mismo de Asia, se juntaron
tres fuentes de energía, tan sutil como contundente: Se puede decir que Nicolás
Roerich, a la señal de la Chintamani o Meteorito, juntaba la fuerza de éste, con la
energía de los chakras de Helena y la de los cuadros pintados por el propio
Nicolás en lugares sagrados. Esta “fuerza magnética conjunta” era depositada en
lugares determinados de la ruta. Con ello “anclaban” el germen de lo que
podríamos denominar una Nueva Filosofía Cósmica, un Nuevo Sistema de
Conocimiento que ha de impulsar “la evolución y el descubrimiento” en el futuro.
Algo que a día de hoy no podemos comprender su trascendencia.
Gracias a esta fuerza y expansión de Conciencia -que les permitía el acopio
de una elevada energía psíquica- pudieron resistir todos los obstáculos y ataques
que pasaron en esos largos años de exploración. Sufriendo crudos inviernos, entre
ellos el último padecido, en la meseta de Changtan del Tíbet, donde fueron
retenidos en forma despiadada, casi sin alimentos, ni armas, ni ropas de abrigo.
Llevando tan sólo tiendas de campaña de verano, pues estaban de paso. Ahora
bien, ¡Lapis Exillis estaba con ellos!
Los Roerich decían: “Todo se queda en espera del futuro…”
Su misión en esta vida ya estaba cumplida. Se puede decir que tras lo
enseñado por Helena y Nicolás Roerich sobre la Piedra que aparece en esta obra,
la afirmación “Cognitio Absolutus” (Conocimiento Total) ya se ha alcanzado.
Decir más sería dañar o engañar>.

 

Caminando hacia el Sendero


      Desde la antigüedad hasta ahora encontramos numerosos textos, que nos hablan desde todas las perspectivas posibles de lo que representa el sendero para el ser humano.
      Si tuviéramos que definirlo de una manera sencilla diríamos que el sendero es el medio para lograr algo, como el que realiza una excursión por la montaña para llegar a la cima y desde allí contemplar una visión diferente del valle además de respirar mucho mejor.
      Pero para que un ser humano dé sus primeros pasos en el sendero, antes tendrá que purificar los tres vehículos de su personalidad, física, emocional y mental.
      En la época que vivimos hay muchos símbolos que se han puesto de actualidad, como pueden ser los laberintos, los mandalas, el Ba Gua, todos ellos tienen un hilo conductor, representan el viaje de la vida, en el taoismo se piensa que la travesía es en zigzag, mientras que en el budismo se lo ve como un círculo o espiral que culmina en el centro. Los laberintos son interesantes piezas de geometría con siete senderos anulares que giran tanto hacia adelante como hacia atrás en el interior de los cuartos creados por una cruz central original.
      El laberinto más conocido es el que construyó Dédalo por encargo del rey Minos de Creta, que servía como prisión para el Minotauro, una criatura mitad toro mitad hombre, al que Teseo vence guiado por el hilo de Ariadna.
      Todos estos símbolos tienen distintos niveles que representan el proceso interno de un ser humano a lo largo de distintas existencias. Parte de un punto que lo va llevando por distintos caminos y encrucijadas, en ocasiones se encuentra sin salida y debe volver a retroceder al punto de partida, teniendo que tomar otra dirección. Así, con ensayo y error, va disciplinando su cuerpo controlando sus emociones y trabajando su mente.
      Debe integrar sus experiencias, si no lo hace actuará bajo las mismas pautas hasta que comprenda las enseñanzas que se le presentan y la manera de superarlas, dejando ir su naturaleza animal para ir convirtiéndose en un hombre.
      La travesía de la vida de un ser humano está llena de complicaciones, dolor, aflicción, tensión, con la única finalidad de despertar.
      Una vez que se ha despertado, es entonces cuando se entra en el sendero, pues éste está despejado y la triple personalidad está receptiva a una esfera superior de comprensión y consciencia. En ese momento, el ser humano está seguro de que la vida tiene en verdad un sentido último.
      Y entonces se entra en una nueva fase de la existencia humana.
      Un ser humano siempre está en eterno desarrollo, en eterna evolución, siendo digno de admiración y ternura.

                                                                                                   
                                                                                                                   19 de mayo 2010.
                                                                                                                    Luna creciente.
                                                                                                                    BEATRIZ