Archivos de Categoría: Bandera de la Paz

Nuevo Año y nuevo Encuentro de Agni Yoga de la Asociación ADA Roerich

Shangri-La, un punto de encuentro sobre la Paz, la Cultura y la interespiritualidad.

Más que lluvioso fue el fin de semana del 13-14 de enero de 2018, primer encuentro anual de Agni Yoga. A pesar de la severa humedad y las contundentes precipitaciones, que cayeron esos días, se volvió a fraguar el habitual halo de calor fraternal y espiritual en el centro de las montañas en Ereño, la colina del Laurel.

La Colina de Laurel

El encuentro dispuesto en las dos tardes consecutivas del sábado y el domingo se ve esta vez nutrida y enriquecida por la visita de dos compañeras de Zaragoza, como de la visita de David, nuestro incansable viajero de Madrid, que traerá un interesante relato sobre sus experiencias obtenidas en su último recorrido por California. Todo esto no es más que un mero incentivo de lo que se va a conseguir proyectar en este renovado encuentro de fin de semana, en base a nuevas expectativas de conocimiento y vibración vivificadora para la conciencia grupal.

Es de costumbre empezar la toma de contacto del sábado bajo el disfrute aromático y gustativo de un té, en este caso con sabor a jazmín, y un café de entrañable sabor, que a pesar de su modalidad de descafeinado no rompe ninguna expectativa para los más expertos. Dichos néctares son acompañados por dulces de distintas variedades, siendo esta vez enriquecido por la presencia del tradicional roscón de Reyes. Son momentos de transición, necesarios para los asistentes de un espacio vital exterior en dirección a un estado de mayor centralidad fraternal y aquietamiento mental.

En el transcurso temporal de este convite, la temática empieza a ampliarse bajo distintas perspectivas, pero siempre abordada desde el respeto y la compostura que requiere el lugar, para posteriormente finalizado esta primera toma de contacto, proceder a tratar temas de mayor calado y profundidad espiritual, siempre marcadas por la síntesis y la diversidad, tal y como se ha singularizado en la Sala de Exposiciones de Leonardo Olazabal, conocida también como El rincón del escritor.

Temáticas tan diversas como todas aquellas que puedan tener cabida en el mundo espiritual, pero siempre caracterizadas y articuladas por su honestidad y rigor teórico. De ahí que el tono vibratorio que se va adquiriendo sea in crescendo con la prolongación temporal. En esta ocasión se dio un mayor protagonismo a nuestro amigo madrileño, que había recorrido durante casi un mes la región californiana, visitando centros espirituales y de carácter simbólico, que pocos viajeros se detienen a buscarlos, a excepción de aquellos que manifiestan un alma más despierta.

Nos explicó las peculiaridades y ubicaciones de estos lugares, como The Temple of People, la casa-retiro de Jidu Krishnamurti en Ojai, la biblioteca con sus innumerables libros y archivos en el Philosophical Research Society (Los Angeles) de Manly Palmer Hall, el Parque Rosacruz, así como otros tantos emplazamientos, caso del monte Shasta, las reservas naturales de Yosemite, el Cañón de Colorado, Death Valley, etc. Evidentemente, la muestra visual y explicativa se prolongó durante varias horas, lo que nos permitió conocer de una manera más cercana y profunda las riquezas naturales y espirituales de este estado norteamericano.

Si el domingo comenzaba tanto pluviométrica como gustativamente de la misma manera, este día adquirió una profusión mucho más interna al sumergirnos en la práctica de los cantos de kirtans, para proceder seguidamente con el puja del Arati, lo que generaba, desde una perspectiva causal, una cohesión grupal de mayor intensidad. No obstante, no dejaban de ser preámbulos para encontrar el momento de mayor vibración espiritual y proceder a una meditación grupal.

Igualmente, el siguiente paso se muestra tan intenso como los anteriores, donde la aportación individual adquiere un mayor protagonismo por la búsqueda y selección de un extracto literario obtenido de distintas fuentes, elegidas dentro de una coherencia colectiva y conexionadas por tratarse de referencias literarias de carácter espiritual y de profunda solidez intelectual, lo que nos permitió abordar un excelso abanico que recogía desde las “Cartas” y “Comunidad” de Helena Roerich, hasta otras propuestas igual de interesantes provenientes de Alice Bailey, Mabel Collins y Albert Sassi, entre otros.

  Fragmentos literarios seleccionados con meticulosa observación introspectiva y furor proyectivo en sus contenidos y esencias. En definitiva, sucesivos pasos de mayor profusión espiritual que consiguen consolidar una perceptiva y sentida Coherencia del Corazón por parte de todos los asistentes ante esta seriación de participación, estudio y meditación grupal.

El final del encuentro nos volvía a reunir nuevamente en torno a unos alimentos, donde muchos de los miembros aportan también sus habilidades culinarias, resaltando especialmente las samosas vegetarianas estilo India de Petri, entre otros muchos de sus exquisitos referentes.

Aunque la actividad grupal se centraliza en las tardes de sábado-domingo, esto no desmerece la labor continuada de Leonardo Olazabal, durante las mañanas al atender a los invitados, así como contestar y atender las numerosas llamadas telefónicas de carácter informativo y mencionar a otros colaboradores de la Obra y de la Luz de Orense, Málaga o Valencia.

Es de agradecer las visitas de nuestras amigas de Zaragoza, así como de David, realizando el esfuerzo por las horas de viaje que conllevan sus respectivos desplazamientos, por su respetuosa actitud de aportación literaria, reflexiva y su experiencia de lo vivido bajo la predisposición de aportar lo mejor de ellos en este encuentro de fin de semana. Igualmente, remarcar que todo este proceso no sería posible sin los verdaderos baluartes y protectores del Centro de las Montañas y Museo Bandera de la Paz Roerich en Bedia (Bizkaia), como son Leo y Petri, quienes tienen por máxima actuar juntos por un mundo nuevo y mejor.

Om Shanti.

Íñigo

LOS REYES MAGOS

En el día de la Cabalgata de los Reyes Magos, oí a un niño preguntar a su madre ¿quiénes eran los Reyes Magos? La madre tras balbucear un poco dijo fríamente: ¡Unos señores con barbas que traen regalos! El niño se quedó mirándola en silencio con cara de insatisfacción. Vamos, que con esa descripción muy bien podían ser tres papás Noel, tres Santa Claus, o tres piratas.

Para ese niño y papás que quieran saber un poco más, ahí va una pequeñita aportación al tema.

Se dice que cuando los Reyes Magos de Oriente fueron a verificar y cerciorarse por sí mismos de que un gran ser espiritual había nacido en la Tierra tal y como predecían los astros, el niño tenía ya 10 meses.

Los Reyes Magos, Jefes de distintas Escuelas de Sabiduría, lograron burlar a los espías de Herodes. Cargados sus asnos con dulces frutos secos, olivas y algunas telas, pasaron como comerciantes hasta llegar a Belén (Bethlehem, casa de pan en hebreo). Tras días de largos ocultamientos antes de llegar definitivamente a Belén, los tres Reyes Magos por fin fueron conducidos por unos túneles hasta la familia carnal del Cristo encarnado como niño.

Antes se deshicieron de sus vestidos rústicos de vendedores ambulantes, ayudados por sus escribanos y discípulos que hacían un total de siete. El Rey Mago Indostaní, se vistió de blanco y oro. El Rey Mago Persa de blanco y turquesa. Y el Rey Mago árabe de blanco y púrpura. Cada uno de ellos con su corona de estrellas y ornamentos a modo de graduaciones que representaban las distintas conquistas del espíritu a lo largo del Sendero del Conocimiento.

Para presentarse frente al Gran Ungido que había bajado a la Tierra, no eran necesarios ropajes con oro como el que refulgían en los templos, sino que las vestiduras eran de lino blanco en representación del alma, y el resto sencillos atributos de respeto como Maestros de Maestros que señalaban la procedencia de las Distintas Escuelas de Oriente.

Una vez frente a la cuna del niño enviado por Dios, los Tres Reyes y cuatro pajes, hincaron sus rodillas frente a la cuna, una canastilla de mimbre, para ver al niño y sus rasgos.

Lo que allí aconteció junto a Myrian, familiares y amigos como José de Arimatea y Nicodemo, es difícil de describir sin emocionarse y sin dejar por el camino los hechos más significativos que el hombre común no podría entender.

El anciano Maestro Persa Baltasar, vino a decir: “los trovadores del Irán, sueñan y cantan desde hace mil años con este acontecimiento”.

El Maestro Gaspar añadió: “en las grutas y selvas del Indostán donde habitara Buda aún permanece la Luz Increada y Eterna, esa luz es la que veo hoy aquí”.

Y Melchor dijo: “en mi arabia de piedra, bajaré como un águila hacia las tierras floridas de promisión soñada por Moisés, y ahora cuando levante el vuelo, arrastraré conmigo a todos los que quieran volar hacia lo invisible y desconocido”.

Acto seguido, observaron todos los signos que traía el pequeño cuerpecito del niño y que señalaban si tenía las condiciones propias para la encarnación del Avatar Divino. Los respectivos notarios de cada Escuela, consultando antiquísimas escrituras sagradas iban dando cuenta de los rasgos de los ojos, nariz, boca, frente, manos y pies. El mismo examen hecho a grandes lamas del Tíbet, a Krishna, Buda y Moisés.

Las palabras de los Magos toman aquí una solemnidad solo comprendida por la Virgen Madre. Todo promulgaba una gran verdad: ¡Un ser excepcional ha venido a la Tierra!

Los libros ocultistas y esotéricos de las diferentes escuelas de Iniciación del Mundo nos hablan del nacimiento de grandes instructores de la Humanidad. Pero en este caso El Mesías, llegó en el lugar y en el momento adecuado para una evolución que si ha de tener algún significado solo será comprendido éste, cuando él venga por segunda vez como así lo prometió. La raza humana en conjunto ha desarrollado una gran conciencia en los últimos 2000 años, pero no la suficiente como para convertir nuestra actual sociedad en un modelo de vida y de Conciencia Crística o Luminosa.

Lo absurdo, la baja conciencia, la estupidez y la violencia golpean cada día la conciencia humana aportando dolor y miseria. Se desmitifica y ridiculiza la adoración a los Reyes Magos, se re-inventan nuevos iconos desprovistos de Belleza Espiritual y se rinde culto a la falta de gusto y a la mediocridad. Olvidando que Libertad de expresión no es herir, ni ofender, ni avivar los odios. Se trata de curar y no de herir, por eso el mensaje del niño Jesús es claro y así lo manifiesta durante toda su vida: ¡YO SOY EL QUE CURA! Este es el verdadero lema de la NO-VIOLENCIA, lema de la Asociación ADA Roerich.

En el día de los Reyes Magos ensalzamos nuestras cualidades de Amor, Plenitud, Ética, Integridad, Unificación, Fraternidad, y Solidaridad, representadas por los regalos que hacemos hoy día en sustitución de las ofrendas de pan, ramas de olivo, una cestilla de frutas y mirra. Pero recordando que son estas características las que hacen al ser humano un individuo perfecto y no los objetos materiales.

No estoy hablando de algo imposible, esto es tan fácil como el cambiarte de zapatillas, solo tienes que decidir caminar en ese sentido, dando tan solo un saltito, solo eso…ya mismo ¡Ahora!

Los regalos de los Reyes Magos

La Mirra, es un incienso que junto con el áloe se deposita en el Altar del Perfume, purifica el aire y elimina las radiaciones naturales, las emociones negativas y los malos pensamientos que actúan como interferencias a la Luz. La resina de Mirra era utilizada en la curación de heridas y en aromaterapia por la medicina Ayurvédica. Esta solía quemarse, junto a las numerosas estatuas de vírgenes cubiertas por velos y flores blancas de azahar, pertenecientes a otro pasado histórico. Representa la Verdad. Los sentidos superiores y la Influencia Celestial.

El Oro representa la pureza del pensamiento, la luz de la conciencia, y la naturaleza de la Intuición. Es el Sol, la Unidad, y el calor de la Bondad. Nos invita a trabajar con las emociones más altas, y con el amor más elevado.

El Incienso, entendido como Luz Etérea, Belleza, Devoción sublime y eliminación de los espejismos mentales que distorsiona la vida. Señala un camino a recorrer, nuestro particular Galilea – Belén, pero siempre viendo cada cosa en su realidad, para que se convierta en un verdadero viaje de descubrimiento. ¿Quieres iniciar tú este viaje?

ANTONIO CAMARÓ RESPIRANDO NUEVOS AIRES DE PAZ Y ARTE ÉTICO

Cuando exponían en el museo Nicolás Roerich de Nueva York los vascos Ignacio Zuluaga y Ramón Zubiaurre (y su hermano Valentín), así como el valenciano José Segrelles, corrían los años 30. Una época donde las naciones se miraban en el espejo del sueño americano. Ha pasado mucho tiempo desde entonces. Lo nuevo se vuelve viejo y lo viejo da paso a lo nuevo en un ciclo sin fin. Y ¿qué es lo que permanece? ¿los suspiros? ¿las imágenes? ¿la conciencia?

Lo que permanece es el pensamiento, en la palabra escrita, en la música, en el trazo del pincel. Hay una carga psíquica, que se libera al leer, al escuchar una música, o al contemplar una obra pictórica. Una obra de arte es capaz, en medio de la desolación de una ciudad en guerra, de traer belleza a su entorno. Y lo mismo un buen libro y la música.

Sí, no importa cuán degradado esté el aire de una ciudad, o cuán fétida y apestada esté nuestra sociedad. El arte y la cultura universal repele los miasmas creados por las mentes oscuras. De ahí, que los no-éticos salidos de las cloacas, que pretenden dominar un País, lo primero que eliminan es la Cultura. ¡Defendamos la Cultura y el Diálogo! ¡Defendamos la Paz y la Belleza! Ello implica ser individuos éticos. Todos y cada uno de nosotros y nosotras debemos de convertirnos en ¡embajadores de la paz!

UNA NUEVA AURORA

Se hace necesario una gran luz, que se propague como un meteoro. Hay que buscar a aquellas personas que mantienen un mismo ideal, el del ¡amor por la humanidad! Y unirse a ellos y a ellas colaborando en sus proyectos, desde la transparencia y la sencillez, lejos de intelectos emponzoñados por el barro de su propio ego.

Sí, escultores, arquitectos, ingenieros, paisajistas, pintores, diseñadores y otros tantos más comienzan a trabajar con sosiego en pos del ideal de Belleza y Paz en todo el mundo.

Nuevas energías dibujan nuevas tendencias en estos tiempos y se abren paso en medio de la confusión. Nuestra decisión de querer hacer las cosas con ética atrae esbozos armoniosos que siluetean ambientes luminosos y saludables. Se trata de hacer lo correcto generando un nuevo aura y una atmósfera energética más saludable para nuestros nietos y futuras generaciones.

¿ES UNA FLECHA O UN PINCEL?

He aquí un pincel que vuela como una flecha hacia el horizonte de una nueva aurora. Ávido de expresar este deseo de consumar la Paz y la Belleza un artista se abre paso junto a su pintura y sus conferencias. Un espíritu justo, un alma recta, que tiñe sus pinceles desde la boca misma de sus tubos de colores para llevar la pureza al lienzo. Espontáneo y meditativo su corazón es un volcán imantado por las cumbres nevadas donde se encuentran nuestros Maestros anónimos, que a veces en su compasión nos envían las más preciosas señales.

Hablo del artista valenciano Antonio Camaró, conocido como “el artista de la paz y de la concordia”.

El Maestro ruso de las montañas y del color Nicolás Roerich solía decir: Donde hay Cultura hay Paz, y donde hay Paz hay Cultura.

Igualmente su hijo Svetoslav entendió el trabajo de su padre Nicolás a la hora de entrelazar los colores con la armonía de la Madre Naturaleza. Especializado como pintor retratista en sus principios sorprendía a la hora de reflejar la imagen espiritual y emocional de la persona retratada. Toda la familia Roerich se involucró en la actividad artística, científica, pedagógica, filosófica y de actividad pública teniendo como base las ideas de la vida ética. A ellos se unieron renombrados pensadores de su época como Romain Rolland, George Bernand Shaw, Rabindranath Tagore, Albert Einstein.

Antonio Camaró, conocedor de distintos sistemas filosóficos, ha sabido expresar este mismo ideal. En poco tiempo, este artista internacional está consiguiendo fijar una gran creación que ha de producir un pensamiento ético perdurable en la conciencia colectiva. Muy pronto será capaz de capturar en una pieza de arte la respuesta emocional tan ansiada por el público.

¡Estemos atentos!

Leonardo Olazabal Amaral

Nota de la Asociación ADA Roerich: Antonio Camaró y Leonardo Olazabal colaboran juntos desde nuestro Museo-Galería bandera de la Paz Roerich por expandir una Conciencia Ética desde el Arte, la Filosofía y la Cultura.

CÓDIGO DEONTOLÓGICO DEL SÍMBOLO/BANDERA DE LA PAZ

A tener en cuenta:

Código de Honor en la Presentación de la Bandera de la Paz y de la Cultura.

1. La Bandera de la Paz y de la Cultura sólo la pueden exhibir los Organismos Oficiales Roerich tales como Asociaciones, Museos, Academias Científicas, Comités, Institutos de las Artes o Fundaciones.

2. La misma se entrega a Instituciones, Ayuntamientos, Pueblos y Ciudades, Escuelas o cualquier otro Organismo que haya trabajado por la Paz, el Diálogo, la Cultura, el Embellecimiento y Protección de Edificios Históricos, Catedrales o del Paisajismo Natural. Nunca se entrega a un individuo en particular.

3. La Bandera de la Paz, Estandarte o su Símbolo nunca se expondrá cerca del suelo o unido a otros símbolos.

4. La Bandera de la Paz y de la Cultura Roerich, aun siendo un símbolo universal como la Cruz Roja, no se exhibirá en la calle, en manifestaciones, marchas o reuniones grupales. Al igual que nadie puede usar la Bandera de la Cruz Roja sin pertenecer de un modo oficial a su Organización, la Bandera de la Paz no debe ser usada a modo de una cruzada personal.

5. La Bandera de la Paz es apolítica y antisectaria.

6. El Espíritu de La Bandera de la Paz se circunscribe a la defensa de los edificios históricos, arqueológicos, catedrales, bibliotecas, archivos del arte y museos.

7. Su desarrollo como una llamada de atención en tiempos de guerra o paz, se muestra como una herramienta educativa en las escuelas y colegios donde los niños y las niñas toman conciencia de su significado. La Ética, el respeto y una educación del alma en torno a la belleza espiritual, es donde más a gusto se encuentra su símbolo. Su color rojo-pichón sobre un fondo blanco nos habla de una Acción Noble. Su simbología trinitaria expresa lo mejor de la Ciencia, de la Filosofía y de la Religión, unidas por el círculo de la Cultura. También vemos en él, el Pasado, el Presente y el Futuro unidos por la Eternidad. Nicolás Roerich apuntó que no hacía falta más añadidos, pero que al ser un símbolo hallado en numerosas culturas antiguas y en todos los continentes, cada País puede darle sobre el significado anterior la relevancia que necesite.

Más de 400 Grupos u Organismos se encargan en el Mundo por velar y protejer la Bandera de la Paz Roerich.

8. Igualmente, cada País se compromete a respetar al Centro más antiguo de la Bandera de la Paz, así como cada provincia y ciudad dentro de cada Nación, evitando la perturbación del trabajo que ya esté realizándose en tal sentido. La colaboración, el respeto y la buena voluntad ha de guiar las relaciones y el diálogo.

 

Bajo este signo se unirán la belleza, el conocimiento, el arte y todas las naciones.

     -Organizaciones Internacionales Agni & Bandera de la Paz-

 

Museo Bandera de la Paz N. Roerich

Leonardo Olazabal Amaral

Presidente Fundador de ADA Roerich

Símbolo Registrado en España, nº M 2685666

AGNI YOGA Y AUTOENGAÑO en referencia a los escritos o presentaciones en internet sobre los Roerich

Instructor de Raja Yoga

Cuando te acercas a la vida de un personaje espiritual o místico pareciera que ya todo está dicho. Pero hay que tener cuidado. No se trata de hacer un retrato sólo cariñoso y amable, obviando defectos y errores, lo que por otra parte les hace más humanos. Además esto les protege de que personas muy emocionales y sensibleros lancen reseñas equivocadas sobre sus vidas. O escriban y hablen sin demasiado fundamento. Guiarse sólo por el corazón o por una entidad espiritual que te habla, es algo intangible e indemostrable donde sólo participa un jugador, y hace que éste sea siempre el ganador del diálogo. ¿Quién le va a rebatir algo que no se ve? Uno debe callar cuando se trata de particulares experiencias espirituales, y hablar sólo si se le pregunta sobre ello.

En los últimos años se está generando una mitomanía hacia los Roerich a todas luces inadecuada. El propio Nicolás Roerich no se veía a sí mismo como un místico, sino como un científico del arte, de la arqueología y de la cultura, que investigaba el misticismo oriental y las migraciones culturales en Asia.

Hablar sin saber y sin conocer el verdadero ADN espiritual e histórico de un personaje o acontecimiento es faltar a la verdad.

Suena bastante poético venerar a personas que brillaron con soberana altura, incluso es inevitable resonar con ellas -como ahora se dice- y que me parece una palabra del todo inadecuada. Porque resonar es cosa de dos, no de uno. Pero eso pasa con todo en función de nuestro despertar de Conciencia. Es decir, se puede desarrollar una afinidad, sin caer en el autoengaño. Hay un dicho que dice: “No quieras conocer a tus héroes de cerca, no sea que te defrauden”.

En los últimos 25 años en Rusia se han publicado más de 200 libros y revistas sobre los Roerich (los cuatro miembros) con un aporte documental inédito extraordinario. Los académicos tienen acceso ahora a documentos que antes no se permitía por razones ideológicas.

Los nuevos descubrimientos han pasado rigurosos y exhaustivos controles de investigación aportando una nueva óptica a la vida de la familia Roerich. Pero claro, ¡están en idioma ruso! Y esta información y estudios se desconoce en el resto del mundo.

La Filosofía del Agni Yoga o Filosofía de la Realidad Cósmica, fue presentada mucho antes que los Roerich por el Maestro Sri Aurobindo con la Enseñanza de su Yoga Integral del Fuego, sólo alcanzable por un proceso de supramentalización. “Una vida Ética es una vida yoguicoesotérica”, -decía.

“La paz es nutrida cada día en el transcurso de la vida, si luchas entonces desaparece, (esto es bien conocido en el arte del Aikido.- Nota de Leonardo). Alcanza la Supramente y descubrirás un estado admirable, una mente en perfecta paz. Entonces el conocimiento intelectual se convierte en espiritual. No necesitas ya atiborrarte de axiomas e ideas. No abrumes a tu cerebro con miles de cosas, ya no las necesitas”. Estas palabras mágicas salen del Ashram y de la mirada de Sri Aurobindo. Un Maestro muy adelantado evolutivamente de lo que estaban Nicolás y Helena Roerich. Sin embargo con estos últimos se construyen historias de “Arte pictórico reverencial” en internet, con un protagonismo que ellos no quisieron nunca para sí mismos.

Cuando te entregas a la Gracia Divina y cae una gota de Luz en tu cáliz, lo que hay que saber se sabe. Añade el Maestro Sri Aurobindo, venerado con el máximo de los respetos por Nicolás, Helena, y los hijos de éstos George y Svetoslav. Incluso Nicolás solía decir: Leer nuestros libros cerca de un Swami, de un gran ser, como Sri Aurobindo, ¡los entenderéis mejor!

En las enseñanzas del libro Comunidad y en los libros superiores que componen la colección sobre La Ética Viva, se nos previene sobre la publicación de falsas premisas, y sobre la adoración enfermiza. Esto no les gustaba nada a los Roerich, ni a sus amistades o discípulas/os de la época que lo evitaban a toda costa, como ya he dicho.

Crear un espejismo en torno a los Roerich no sale barato. El karma muerde rápido o lentamente, ¡pero muerde! Esto está ocurriendo con algunos grupos extraños que se hacen llamar Bandera de la Paz en Rusia, donde hay más de 200 agrupaciones sobre Ética Viva, Agni Yoga, Cultura y Filosofía Roerich, Bandera de la Paz y otros.

Vemos, leemos y oímos, en esa gran ventana que es Internet, tonterías como que la expedición al Corazón de Asia, duró 5 años…¡mentira! Que sufrieron sin parar… ¡otra mentira! Ya que no siempre fue así. Y otras tantas vaguedades más.

Durante la expedición los Roerich vivieron y descansaron en pueblos y ciudades durante meses. Viajaron en trenes, camiones y coches, entre otros. Contaban con una amplia servidumbre compuesta de docenas de personas, hasta llegar a cien en algunos de los tramos o en las exploraciones más difíciles, y el mismo número de animales entre caballos y dromedarios. Había gente con formación militar, médicos, ingenieros, cartógrafos, cocineros y sus ayudantes, exploradores, fusileros nativos, intendencia y logística. Diversos grupos se encargaban de diferentes tareas. Unos de todo el material de tiendas, cuerdas, herramientas, forraje. Otros, se encargaban de embalar las piezas más pesadas y enviarlas a América desde ciudades importantes de la ruta, como una biblioteca tibetana que cubriría más tarde la pared de uno de los salones del museo neoyorquino. A esto, se unirían cientos de pinturas y tankas budistas, artesanía local, estatuas y bustos en bronce. Cofres y baúles llenos de ropa nativa, joyas y diversos objetos, además de manuscritos antiguos, dorjes, campanas, dzis (me considero afortunado de haber tenido muchos de estos objetos entre mis manos), completaban los tesoros museísticos adquiridos.

Sólo hay que leer los diarios de los expedicionarios que acompañaron a los Roerich en algunos de los tramos de la expedición, como el del médico N.K. Ryabinin, “Tíbet Dethroned”. Fue tal la miseria con que se encontraron en muchos de los lugares por los que pasaron que bautizaron al Tíbet como “destronado” o lo que es lo mismo “carente de toda preponderancia”. Este doctor, además de vigilar la salud de los viajeros, y de hacer de secretario y tesorero, hizo posible que los Roerich y acompañantes superaran el estrés de los pasos de montaña, (nada de esto se sabía hasta que yo lo revelo ahora). Por eso hay que enfocar la atención en las vivencias reales de todos los acompañantes y no sólo de los Roerich, si se quiere mantener el rigor histórico de esta magnífica expedición.

Al finalizar la misma –financiada enteramente por los Roerich con los lienzos que vendía– según decía Helena, se instalaron en Kullu, Himalayas, en el Norte de India, no muy lejos del Gangotri, y de Rishikesh, lugares sagrados para los yoguis y sadhus de toda la India. Allí lo primero que hicieron es crear “El Instituto para la investigación medicinal Urusvati”. Aquí se ve el alcance fundamentalmente científico y no místico de la entera familia Roerich. Véase algunas puntualizaciones en un abanico más amplio:

https://translate.google.es/translate?hl=es&sl=en&u=http://en.icr.su/protection/heritage/Stetsenko_cae.php&prev=search

(La Expedición al Asia Central de Nicholas Roerich – Realidad y Ficción)

En mis constantes viajes a Rusia he tenido el honor de ser invitado para escuchar los puntos de vista de las Academias de Ciencia, biógrafos reconocidos, estudiosos del Agni Yoga y de la Ética Viva, investigadores de exploraciones arqueológicas en Asia, y filósofos en el marco de unas culturales jornadas internacionales.

Nadie se atreve hoy día a interpretar en serio y a producir un claro discernimiento en estos asuntos, aunque ello suponga cierto desconcierto en los asuntos espirituales de matiz teosófico o de la New Age. No hay gente preparada y con la suficiente visión para hacerlo.

En el pasado, personas de dudosa reputación, crearon conceptos como las razas raíces y las rondas planetarias, en un fin de semana de delirante espiritismo. Cuando el Instructor del Mundo Jiddhu Krishnamurti dijo: ¡se acabó esta pantomima! Inmediatamente quisieron crear otra figura: ¡la Madre del Mundo! Y la candidata era Rukmini Devi, pero… se sabían cosas que no la hacían merecedora de tal proclamación. Así que pensaron en otras estrategias. En éste punto entraron Nicolás y Helena Roerich. Conocieron a Annie Besant y ésta les hizo el diplomilla de teósofos. Ver mi libro: “Conversaciones esotéricas con un teósofo zen”. Más tarde todo fue a menos. La Gran Depresión de 1929 y el posterior conflicto militar global conocido como la Segunda Guerra Mundial dio al traste con todo lo imaginado por los Roerich.

A decir de algunos investigadores biógrafos e iniciados muy adelantados en el conocimiento de los diversos movimientos y enseñanzas esotéricas del mundo, Helena Roerich cumplía muy bien ese papel: la Madre del Agni Yoga, la Que Guía, la Tara Blanca, y otros títulos adjudicados según se dice por su Maestro Anónimo del Himalaya. Es curioso que Alice A. Bailey nunca habló de proclamaciones semejantes otorgados por su Maestro-Guía. El caso es que los Roerich reinventaron una nueva teosofía para luego desmarcarse y crear una nueva corriente de pensamiento que ya existía en la India, ¡la de la Síntesis! el ¡Agni Yoga! Una contribución al mundo occidental excelente sin duda, pero no la única.

Alice A. Bailey por un lado y Elisabeth Warnon (véase mi edición “Cartas desde la India de Albert Sassi) por otro, presentaron también las enseñanzas de la Jerarquía, cada una a su manera, pero todas al parecer de la misma fuente. De hecho la gran iniciadora de los misterios fue H.P. Blavatsky, y tras ella vinieron las demás. Enseñanzas presentadas para una etapa determinada del sendero y de la vida, pero que más tarde habría que desprenderse de ellas para seguir creciendo en un infinito amor por la Vida y el Cosmos. Aún así, los llamados libros azules o índigo de Alice A. Bailey, resultan un trabajo exquisito y esclarecedor para la humanidad que ha de servir sin duda para los próximos 600 años.

Claro que, si no se profundiza en los orígenes e historia personal de estos movimientos no se llevará ningún susto o chasco ¡evidentemente! Véase otros movimientos que vinieron después copiando a las mujeres mencionadas.

Lo que quiero decir es que desde el momento que usted habla sin estudios y sin una verdadera formación interior, guiado sólo por sus emociones, y pone en el altar todo lo que cae en sus manos, usted en ese momento ¡ya lo ha destruido!

¡Cuidado con los grillos de los contactados! Salvo honrosas excepciones, todos adolecen de un intelecto iluminado ¿Entienden? Pronunciar sólo mantras no le va a llevar a la otra orilla, dicen los Rishis.

Aporten rigor histórico, estudios, conceptos verdaderos, reflexión, método, humor, y sin añadir artificios personales, llegando a mostrar su capacidad para la irreverencia y la inconveniencia si es necesario, y sólo entonces serán escuchados por un público adelantado en el sendero de la vida.

Como dicen los nuevos ingenieros de las tecnologías futuras:

“Usted no sabe realmente quién es su enemigo que lucha desde la oscuridad. Y ningún general ciego ha ganado nunca una batalla o guerra. Por eso mismo infórmese bien.”

¿A que parece una cita del Agni Yoga?

Luna llena de Wesak 2017

Leonardo Olazabal Amaral

Presidente de la Asociación Darjeeling de Agni Yoga.

Director del Museo privado “Bandera de la Paz Roerich”

Profesor de Raja Yoga y Radiónica