Archivos de Categoría: Bandera de la Paz

El legado de Roerich

Busco la belleza a mi alrededor en forma constante.EL LEGADO DE ROERICH

Nuestra genuina pasión es el conocimiento
nuestra más sentida plegaria es la bondad
nuestro indeclinable compromiso la verdad
y la paz nuestro más preciado sacramento.

Queremos unir a los pueblos con premura
porque sólo así encontraremos la armonía
es bien importante promover la sabiduría
y por eso siempre fomentamos la cultura.

Somos custodios de un honroso testamento
pregoneros somos de un legado portentoso
con celo llevamos este mensaje majestuoso
para que la vida sea un delicado nutrimento.

Contiene nuestro emblema un círculo universal
en el cual se visualiza un significativo trinitario
fue Nicolás Roerich un gran maestro visionario
que supo descubrir la vida en forma magistral.

Ciencia, cultura y paz han sido la piedra angular
y por eso tres círculos se inscriben en su escudo
este trinitario es un símbolo sabio y concienzudo
con el cual pretendemos nuestra labor significar.

Muchas cosas sucedieron en su pujante caminar
cada sitio fue captado con el rigor de su pincel
este ferviente aventurero que junto a su corcel
las montañas y los valles recorrió sin descansar.

Intensos fríos en las cumbres él pudo soportar
y la misma muerte le llegó a viajeros y animales
la nariz sangrante era el terror en los glaciares
y severos males en los ojos atenuaban su mirar.

Pero siempre prevaleció la obsesión de continuar
porque muchos lugares en su viaje le aguardaban
en cada sitio los estoicos aventureros acampaban
y en comunión fraterna se disponían a descansar.

Copiosos vestigios rupestres él supo interpretar
y a su época trajo tantos recuerdos del pasado
rescatar lo antiguo fue el anhelo más venerado
para que ello en el futuro se pudiera proyectar.

Con su esposa Helena conformó pareja singular
y siempre en la odisea fundamentaron su destino
con recia vocación hicieron del tiempo su camino
y con amor idílico moldearon su forma de pensar.

Fue don Nicolás en su tiempo un hombre ejemplar
dedicado a investigar aquello arcaico y soterrado
sus luengas caminatas ejerció con fiel apostolado
y con su pluma ingentes anécdotas pudo compilar.

Él fue para el Asia un centinela honrado y secular
que sediento investigó los misterios más sagrados
vetustas ruinas y sacros templos fueron visitados
y por ásperos caminos con esmero pudo transitar.

Amplio acervo de especies vegetales supo acopiar
y sin duda fue su actitud bastante contemplativa
lograr el amor entre los hombres fue su rogativa
y en esa penosa tentativa nunca dejó de trabajar.

Unir a oriente y occidente fue su ansia principal
para que este mundo su destino pudiera conciliar
toda su vida Nicolás Roerich trabajó para lograr
el caro anhelo de ver cristalizado su álgido ideal.

Pero un día su corazón una enorme dicha exhala
cuando luego de trajinar por senderos azarosos
detuvo su marcha para mirar con ojos luminosos
el mayor de los milagros, el paraíso de Shambala.

Allí en el entorno discreto de ese mundo misterioso
donde moran felices hombres muy sabios y gentiles
hombres educados en el manejo de energías sutiles
hombres con un conocimiento celestial y prodigioso.

Shambala vive en algún lugar recóndito del Himalaya
y desde su sacro asentamiento al planeta determina
allí suceden milagros que el humano raso no imagina
allí el amor subordina al odio en una drástica batalla.

Pero igual Shambala existe en los mundos paralelos
porque la energía psíquica sube a otras dimensiones
las cosas de Dios contienen incontables bendiciones
nada sabemos de las almas que rondan en los cielos.

Por eso este legado hoy conserva toda su vigencia
y el viaje de Roerich ahora aclara nuestro destino
la ciencia, la cultura y la paz conforman el camino
para llegar a ese estado superior de la conciencia.

Mauricio Bernal Restrepo.
Bogotá, Colombia.

 

Bandera de la paz Roerich

Bandera de la Paz «…Las ideas no mueren, dormitan a veces, pero al despertarse son aún más fuertes de lo que eran antes de su sueño». No ha muerto la Bandera de la Paz. Se ha ocultado, mientras  se cometan atrocidades en la guerra. Pero llegará la hora, en que de nuevo se dirigirán conscientemente a la custodia de los valores culturales, a esta base verdadera del mundo. Y no solamente ondea la Bandera de la Paz sobre unos valores culturales. Ella ondea sobre el corazón humano, sobre aquel gran tesoro, donde esta creado el futuro renovado. El corazón humano ansía la paz, y, puede ser, que este mundo ya se acerca.

Leer más ...

La Paz que viene de Rusia

Mantenemos este artículo dado el interés que suscita entre todos aquellos que se interesan por las actividades Roerich y de la Bandera de la Paz en Rusia.
Los días 6, 7 y 8 de octubre, el Museo de Arte Oriental (Oriental Art Museum) celebró el 130 Aniversario del nacimiento del artista y Maestro de la Humanidad, Nicolás Roerich, así como el Centenario del nacimiento de su hijo Svetoslav Roerich. Diferentes conferencias y nuevas exposiciones con nuevas pinturas, fueron inauguradas con todo su esplendor. Seguidamente y en los días del 7 al 10 de octubre, el Centro-Museo Internacional de los Roerich (International Centre-Museum of the Roerich), celebraron con gran asistencia de público los mismos acontecimientos.

Leer más ...

Una Antigua Profecía de Oriente habla de la corrupción actual…

“Cuando lleguen los días de oscuridad, en el que el mundo se sumerja en el materialismo más destructivo, donde la baja conciencia y los instintos más depravados tengan carta de una mal interpretada libertad;

Leer más ...