Archivos de Categoría: Blog

Miguel de la Cuadra Salcedo ha pasado al reino de la luz

Miguel de la Cuadra Salcedo ha pasado hoy viernes 20 de mayo de 2016 al Reino de la Luz.

Siento pena y alegría a la vez. Pena, por no tenerlo en la tierra para oír su voz, sus historias acompañadas de gestos y miradas. Miguel de la Cuadra, era un audaz reportero, atleta y gran aventurero. Recuerdo cuando estreché su mano en una de las veces que vino a Bilbao hace ya muchos años (al igual que cuando era niño estreché la ruda mano de Félix Rodríguez de la Fuente, el amigo de los animales). Le recordé, entonces, su reportaje acerca de la ciudad de Auroville en el Estado de Tamil Nadu, India. Y que gracias a él yo visité el lugar años después. Afable y enérgico me volvió a hablar de su experiencia en India como una de las más bonitas.

Este vasco-navarro nacido en Madrid, como él decía, tenía una faceta como promotor cultural (Ruta Quetzal). Durante un tiempo formó equipo en La Actualidad Española con Félix Rodríguez de la Fuente y con César Pérez de Tudela. Entrevistó al Dalái Lama e Indira Gandhi, entre otros.

Siento alegría, ya que su evolución espiritual le llevará por nuevas “rutas de la seda etérica”, donde se ha de encontrar con nuevas vidas que el común de los mortales no alcanza ni si quiera a soñar. Juicioso y observador, Miguel, trasmite estas cualidades a quien lo contempla, aunque solo sea mirando una foto suya, y sobre todo en su natural rigidez y disciplina, la fuerza de voluntad y firmeza de carácter traspasa al observador. Una persona así, y tan laboriosa no puede fracasar nunca.

Me lo imagino siempre con las maletas preparadas:

“Viajar por vivenciar es Amar,

Quien no conoce Senderos.

Viajar por descubrir es Conocer,

Que solo se atreven los aventureros”.

Ese es mi cantar para ti admirado amigo Miguel de la cuadra Salcedo. Ah, y si por los planos invisibles al ojo humano te encontraras con Félix, dale un abrazo de mi parte y de todos los que os admiramos.

Leonardo Olazabal A.

Grupo ADA Roerich

81 Aniversario del Pacto Roerich en la Radio

Exposición Svetoslav Roerich en Gernika

Presentación del Canal Shangrilaum de Leonardo en YouTube

 

RAJA YOGA: La búsqueda de la verdad

RAJA YOGA por Leonardo Olazabal

Maestro Zen Karlfried Dürckheim 1BEn esta época de locura, crisis y mediocridad en todos los campos, quién se para a pensar en el mundo de la Supraconciencia o la superación espiritual. Para qué pensar en la libertad espiritual si estamos presos en un mundo material en el que nos tratan como conejillos de indias. Han abusado tanto del ciudadano que sólo nos han dejado un resquicio para pensar cómo llenar nuestro estómago vacío. Todo a nuestro alrededor se derrumba, los medios de comunicación nos mienten, y quienes nos gobiernan muestran con toda su desfachatez un gran reservorio de millones de euros guardados en paraísos fiscales o invertidos en grandes mansiones y lujosos coches. Los gobernantes no creen en la Cultura ni en la ética, solo piensan en ellos mismos. Así las cosas, el hombre ha creado a su alrededor una concha cristalizada de necesidades, fantasías y de un bienestar desmesurado, sin tener en cuenta para nada la luz de la

Sveti 1954 Yoguis

Reunión de Raja-yoguis de Svetoslav Roerich

vida y la ética del mundo. Recuerdo las enseñanzas acerca de las diferentes etapas de maduración en el Camino al despertar interior de Jacques Castermane: “Me sorprendió mucho cuando en cierta ocasión dijo que al regresar de un viaje a la India, el Maestro Zen Karlfried Dürckheim le contó la historia de que había ido a India para contactar con un sabio, con un Gran Yogui, con un Iluminado. Y su sorpresa fue que se encontró con un hombre viejo, y baldado por el reumatismo. Algo muy lejos de la imagen que tenía acerca de lo que es un Yogui. Él habló con este anciano y le dijo que el concepto de Occidente es ver que los Yoguis son fuertes y saludables. El anciano, con una bella sonrisa y mucha picardía en sus ojos, le contestó: “No te dejes llevar por las apariencias. Dios me ha privado de la vista y también del movimiento articular, pero me ha dado la paz interior”.

Enseguida comprendí que este hombre era libre de su yo corporal, egocéntrico, de todos esos valores relativos a los que en Occidente nos aferramos. En cambio su conciencia era lo verdaderamente real y extraordinario, se podía apreciar la irradiación y la transparencia del ser. Al regresar de India me dediqué a meditar en este sentido de la transparencia y en orientar la conciencia del cuerpo hacia la misma”.