Archivos de Categoría: India

RAJA YOGA: La búsqueda de la verdad

RAJA YOGA por Leonardo Olazabal

Maestro Zen Karlfried Dürckheim 1BEn esta época de locura, crisis y mediocridad en todos los campos, quién se para a pensar en el mundo de la Supraconciencia o la superación espiritual. Para qué pensar en la libertad espiritual si estamos presos en un mundo material en el que nos tratan como conejillos de indias. Han abusado tanto del ciudadano que sólo nos han dejado un resquicio para pensar cómo llenar nuestro estómago vacío. Todo a nuestro alrededor se derrumba, los medios de comunicación nos mienten, y quienes nos gobiernan muestran con toda su desfachatez un gran reservorio de millones de euros guardados en paraísos fiscales o invertidos en grandes mansiones y lujosos coches. Los gobernantes no creen en la Cultura ni en la ética, solo piensan en ellos mismos. Así las cosas, el hombre ha creado a su alrededor una concha cristalizada de necesidades, fantasías y de un bienestar desmesurado, sin tener en cuenta para nada la luz de la

Sveti 1954 Yoguis

Reunión de Raja-yoguis de Svetoslav Roerich

vida y la ética del mundo. Recuerdo las enseñanzas acerca de las diferentes etapas de maduración en el Camino al despertar interior de Jacques Castermane: “Me sorprendió mucho cuando en cierta ocasión dijo que al regresar de un viaje a la India, el Maestro Zen Karlfried Dürckheim le contó la historia de que había ido a India para contactar con un sabio, con un Gran Yogui, con un Iluminado. Y su sorpresa fue que se encontró con un hombre viejo, y baldado por el reumatismo. Algo muy lejos de la imagen que tenía acerca de lo que es un Yogui. Él habló con este anciano y le dijo que el concepto de Occidente es ver que los Yoguis son fuertes y saludables. El anciano, con una bella sonrisa y mucha picardía en sus ojos, le contestó: “No te dejes llevar por las apariencias. Dios me ha privado de la vista y también del movimiento articular, pero me ha dado la paz interior”.

Enseguida comprendí que este hombre era libre de su yo corporal, egocéntrico, de todos esos valores relativos a los que en Occidente nos aferramos. En cambio su conciencia era lo verdaderamente real y extraordinario, se podía apreciar la irradiación y la transparencia del ser. Al regresar de India me dediqué a meditar en este sentido de la transparencia y en orientar la conciencia del cuerpo hacia la misma”.

Viaje al Museo Asiático de Biarritz

Mi mujer Petri y yo, decidimos viajar a Francia para visitar el “Musée Asiatica” en Biarritz.

Museo Asiático de Biarritz

Museo Asiático de Biarritz

 Durante muchos años habíamos oído hablar de una interesante colección de arte antiguo de India, Nepal, Tíbet, China, Tailandia y Pakistán albergada en dos galerías, una situada en el subsuelo y la otra en la planta baja.

Abierto en el año 1999 por Michel Postel, fundador y director junto con su esposa (conservadora de este Museo) Xintian Zhu, no han parado de recibir elogios por su trabajo y dedicación a lo largo de todos estos años. Escritores, Artistas, Embajadores y representantes de la Cultura, así como un público curioso, han contemplado en silencio piezas únicas en el mundo, siendo algunas muy valiosas. No en vano su colección del Himalaya es considerada la mejor de Europa.

Leer más ...

Secretos revelados de Leonardo

Kalimpong Ram Lal Tapa 1 Picasa

Sr. Ram Lal Tapa

 

Leonardo Olazabal saca a la luz, después de más de 22 años, su encuentro con un hombre mayor que cuando era niño vivió bajo la protección de Helena Roerich en la “Casa Crookety” de Kalimpong (Norte de India).

-Experiencias Transcendentales de mi viaje a India en el año 1992-

Estoy recabando información sobre la vida de los Roerich en esta región de los Himalayas. Tras varias horas de búsqueda, mi Guía Anil me presenta a un jardinero muy tímido, que afirma no sólo haber conocido a Helena Roerich, sino que también me hace una revelación inesperada…

Preciso tres traductores que se van turnando. La conversación transcurre mientras él no deja de trabajar en el jardín de un pequeño lugar turístico para las gentes de India.

Leonardo.– ¿Recuerda cuándo se incineró el cuerpo de Helena?

Ram.– Fue hace 38 años (37). No hay ninguna inscripción en el Chorten.

Leonardo.– ¿Cómo se llama Vd.?

Ram.– Ram Lal Tapa. Tardó una hora y media en cremar el cuerpo.

Leonardo.– ¿Y asistieron muchos occidentales?

Leer más ...

Un té con Svetoslav Roerich

Beatriz He pedido a mi amiga Beatriz que me escribiera unas letras a cerca de su encuentro humano y espiritual con Svetoslav Roerich allá en Bangalore, India. Y aquí está. Es para mi un honor presentarlo hoy Día del Maestro y del Agni-Yoga. Leonardo.

Una de las grandes pasiones de mi vida ha sido todo lo que tiene que ver con la familia Roerich, eso me llevó a investigar, viajar y seguir en algunas ocasiones sus propios pasos. Nunca pude imaginarme que con los años tendría la oportunidad de estar con uno de los componentes de esta familia pionera en tantas cosas y a la que daría el título de Grandes Benefactores de la Humanidad por todo el legado que nos han dejado. Así que cuando la vida me presentó la oportunidad de estar con Svetoslav no lo dudé en ningún momento. Tenía una mezcla de alegría y nerviosismo, miles de preguntas se agolpaban en mi mente, no quería perderme nada de esta vivencia, pero cuando a las 5 de la tarde entraba en la habitación del hotel Asok de Bangalore donde se encontraba Svetoslav, todas las preguntas se me habían olvidado.

Nos recibió con una sonrisa amplia y después de hacer las presentaciones me preguntó si quería tomar algo; contesté que un estaba bien. ¿Tienes hambre? Hay tarta de chocolate… Debí poner una cara de sorpresa, llevaba días en India y precisamente comer no había sido lo mejor que había hecho, pero tarta de chocolate… para mí eran palabras mayores, así que él muy educadamente le pidió al camarero que me trajera un trozo que degusté mientras compartía con él y Devika Rani unos momentos de nuestras vidas.

Leer más ...

EL MAESTRO

El sagrado cofre G-Picasa No es un maestro ese personaje a quien das vida con la imaginación. Es tu debilidad, la necesidad de sentirte protegido, amparado, comprendido, halagado, quien crea esa figura mítica que luego superpones en un cuerpo de carne y hueso. Es como un encantamiento, una fantasía de tu mente romántica con la que tratas de proteger tu indigencia.

No es un maestro: es un dios lo que tú necesitas. No estás preparado aún para enfrentarte a la responsabilidad de tu propia vida. ¿Comprendes, ahora, la respuesta masiva de los gurús deificados? Los temores ancestrales, la inmadurez espiritual, las emociones primarias y la ausencia de discriminación impiden que seas dueño de tu propia vida.

Por eso “creas” un refugio inexpugnable, una fuente de amor y misericordia que comprenda y perdone tus debilidades. Para que no resulte demasiado abstracto, le dotas de un nombre y una forma para que quede definitivamente vinculado a ti, le proclamas gurú, le entronas en tu corazón y vuelcas en él tu neurosis. Bueno, ya tienes lo que quieres, pero no es un maestro.

Un maestro es esa persona que sabe desenmascararte con una mirada, que machaca implacablemente tu ego, castiga mucho más que halaga, que tiene el poder de hacerte sentir pequeño y miserable, y grande y audaz, que te mantiene siempre en el límite de tus posibilidades, que no te concede tregua, que te deja –sin abandonarte- en las situaciones más difíciles, que no pacta jamás, que no se aviene a pesar del tiempo y del contacto, a la familiaridad de la amistad, que se escurre como un pez cuando crees haber conseguido su favor, que estalla como un león cuando adoptas una actitud soberbia y no cesa en su intensidad hasta verte sonrojado. No te engañes, amigo.

Un auténtico maestro enseña poco. Lo que hace es dejar que aprendas a su lado. Le importa la actitud. Sabe muy bien que sin la actitud adecuada no hay avance. Por eso castiga tu arrogancia, tu holgazanería, tu inventado afán de buscar excusas para cubrir tus faltas, tu autosuficiencia, tu excesiva familiaridad, tu falta de respeto. ¿Quién es él, puedes aducir para arrogarse esas funciones? Tu maestro. Alguien que tiene la misión de mejorarte y que, por eso, te hace llorar. Sírvele, hónrale y respétale. Eres muy afortunado de tener a alguien que te guíe en la vida.

SWAMI SIVANANDA