Archivos de Categoría: Museo

XVI Aniversario del Museo Bandera de la Paz Nicolás Roerich

 

Museo en Shangri-La 1

El pasado 18 de mayo –Día de los Museos– se cumplieron 16 años de exposiciones de los lienzos (reproducciones rusas) de Nicolás y de Svetoslav en Ereño-Bedia.

Una institución privada consolidada dentro de la Asociación ADA. De hecho ADA no podría entenderse sin su pequeño museo con objetos de la época de los Roerich, instrumentos antiguos de Radiónica y Suisekis. Se trata de “un espacio para soñar”.

 

Museo en Shangri-La 2

Aquí, las tres esferas de la bandera de la paz, representan las tres líneas de acción de la Asociación ADA:

– Las exposiciones de los cuadros.

– La enseñanza del Agni Yoga.

– La experimentación con la Energía Psíquica a través de la Radiestesia y de la Radiónica.

Rodeado todo ello por el círculo de Darjeeling (nombre de su antiguo Centro de Yoga), ciudad del Himalaya sede de los

Leer más ...

LOS REYES MAGOS

En el día de la Cabalgata de los Reyes Magos, oí a un niño preguntar a su madre ¿quiénes eran los Reyes Magos? La madre tras balbucear un poco dijo fríamente: ¡Unos señores con barbas que traen regalos! El niño se quedó mirándola en silencio con cara de insatisfacción. Vamos, que con esa descripción muy bien podían ser tres papás Noel, tres Santa Claus, o tres piratas.

Para ese niño y papás que quieran saber un poco más, ahí va una pequeñita aportación al tema.

Se dice que cuando los Reyes Magos de Oriente fueron a verificar y cerciorarse por sí mismos de que un gran ser espiritual había nacido en la Tierra tal y como predecían los astros, el niño tenía ya 10 meses.

Los Reyes Magos, Jefes de distintas Escuelas de Sabiduría, lograron burlar a los espías de Herodes. Cargados sus asnos con dulces frutos secos, olivas y algunas telas, pasaron como comerciantes hasta llegar a Belén (Bethlehem, casa de pan en hebreo). Tras días de largos ocultamientos antes de llegar definitivamente a Belén, los tres Reyes Magos por fin fueron conducidos por unos túneles hasta la familia carnal del Cristo encarnado como niño.

Antes se deshicieron de sus vestidos rústicos de vendedores ambulantes, ayudados por sus escribanos y discípulos que hacían un total de siete. El Rey Mago Indostaní, se vistió de blanco y oro. El Rey Mago Persa de blanco y turquesa. Y el Rey Mago árabe de blanco y púrpura. Cada uno de ellos con su corona de estrellas y ornamentos a modo de graduaciones que representaban las distintas conquistas del espíritu a lo largo del Sendero del Conocimiento.

Leer más ...

Natacha Rambova y Svetoslav Roerich en los años 30 del pasado siglo

Pertenece a los archivos de Leonardo Olazabal

En el principio de los años 30, vivir en Nueva York era vivir con intensidad, con ilusión, aún coleando la crisis del 29, la Gran Depresión que se prolongaría toda la década.

Natacha Rambova decía: ¡Todo evoluciona tan deprisa! -Su viva mirada parecía estar viendo pequeños pero muy intensos vislumbres del futuro a la vez que saboreaba una taza de té junto a su amigo Svetoslav Roerich-.

La gente se reunía en los cafés, en los salones de baile y en los teatros de la ciudad. Una parte de la clase media, se interesaba por las nuevas tendencias artísticas y por los eventos espirituales y museísticos.

En el Museo Nicolás Roerich, situado en las primeras 3 plantas del Master Building de la calle Riverside Drive del nº 310, se forjaban las almas más puras de la época. Inaugurado en 1929, este edificio de estilo Art Decó cuenta con una historia increíble. Los pormenores han sido relatados en mi obra “CHINTAMANI”.

Además de varias salas dedicadas a las pinturas de Nicolás Roerich, y diversos objetos de arte oriental, procedente todo ello de la Expedición al Asia Central, había también talleres de escultura, salas de estudio, un pequeño teatro, una biblioteca, salones de conferencias, oficinas, auditorios y una cafetería-restaurante.

Una placa de mármol negro situada al ras del suelo y en una esquina, nos recuerda el año 1929 grabado junto con las letras -M y R- (Museo Roerich), y tres puntos, rodeado todo por un círculo en representación del Símbolo de la Paz Roerich. El 24 de Marzo de ese año se celebró el primer festival y se puso la que se conoce como la “Piedra Angular” en una esquina del edificio. Antes, tanto la Sra. Frances como la Sra. Sinna, colocaron una “cápsula del tiempo” que consistía en un cofre metálico con varios objetos simbólicos dentro, según las indicaciones de Roerich (ver mi obra CHINTAMANI).

Leer más ...

CÓDIGO DEONTOLÓGICO DEL SÍMBOLO/BANDERA DE LA PAZ

A tener en cuenta:

Código de Honor en la Presentación de la Bandera de la Paz y de la Cultura.

1. La Bandera de la Paz y de la Cultura sólo la pueden exhibir los Organismos Oficiales Roerich tales como Asociaciones, Museos, Academias Científicas, Comités, Institutos de las Artes o Fundaciones.

2. La misma se entrega a Instituciones, Ayuntamientos, Pueblos y Ciudades, Escuelas o cualquier otro Organismo que haya trabajado por la Paz, el Diálogo, la Cultura, el Embellecimiento y Protección de Edificios Históricos, Catedrales o del Paisajismo Natural. Nunca se entrega a un individuo en particular.

3. La Bandera de la Paz, Estandarte o su Símbolo nunca se expondrá cerca del suelo o unido a otros símbolos.

4. La Bandera de la Paz y de la Cultura Roerich, aun siendo un símbolo universal como la Cruz Roja, no se exhibirá en la calle, en manifestaciones, marchas o reuniones grupales. Al igual que nadie puede usar la Bandera de la Cruz Roja sin pertenecer de un modo oficial a su Organización, la Bandera de la Paz no debe ser usada a modo de una cruzada personal.

5. La Bandera de la Paz es apolítica y antisectaria.

6. El Espíritu de La Bandera de la Paz se circunscribe a la defensa de los edificios históricos, arqueológicos, catedrales, bibliotecas, archivos del arte y museos.

Leer más ...

82 ANIVERSARIO DEL PACTO ROERICH POR LA PAZ Y LA CULTURA

Un día como hoy, 15 de abril de 1935 se logró la creación del Pacto Roerich en EE.UU. Un tratado sobre la Protección de Instituciones Artísticas y Científicas. Desde entonces no ha habido más evolución, hasta que el Centro-Museo Internacional Roerich (de Svetoslav Roerich) en Rusia, logró elevar y recuperar la historia de este tratado en todo el mundo.

En una sociedad donde en muchos lugares no se vive, sino que se sobrevive, lo peor que puede pasar es que se ejerza la fuerza con razón o sin ella. La justicia, el reglamento, los observadores internacionales están para poner las cosas en su lugar.

Poco a poco quieren conseguir que en la sociedad no tenga cabida la filosofía, la poesía y la espiritualidad. Quienes practican la Paz, la Ética y la Belleza resultan repelentes para una mayoría materialista. También para ciertos chacales políticos y religiosos. Lo ocurrido en las guerras con los museos y ciudades arqueológicas llenas de historia produce caos y vergüenza.

8 de marzo Día de la Mujer

Leer más ...