Presentación de la obra “COMUNIDAD, para una Nueva Era”

(Entiéndase por Comunidad también a la Sociedad y a los diversos Grupos de Servicio)

Muchos son los llamados a la colaboración pero pocos son los que atienden a la llamada. Consecuentemente casi siempre cae todo el peso en la misma persona, ¡la que tiene una entrega total al Servicio Espiritual!

Hay que entender que el Plan o la obra de editar libros espirituales ha de ser financiada por aquellos que se encuentran en el Sendero, o que tienen una afinidad con él, no por foráneos que nada entienden sobre el tema. Como dice la obra que estamos presentando y que sale a la luz por primera vez en España:

 

       “La cooperación debe estar basada en reglas sensatas… Algunos sueñan con arrojarse a los pies de los Instructores, pero en cambio no se atreven a ir con Ellos a la batalla…Es necesario esforzarse hacia lo más elevado, hacia lo absoluto”…

            “A menudo habláis sobre las imperfecciones en los libros existentes. Yo voy más allá, los errores en los libros equivalen a un grave crimen. La falsedad en los libros debe estar penada como una grave calumnia. La falsedad de un orador es sancionada de acuerdo al número de sus oyentes. La falsedad de un autor debería estar penada de acuerdo con el número de copias vendidas de su libro. Llenar las bibliotecas de la gente con falsedades es una grave ofensa. Es necesario percibir el propósito verdadero del autor para estimar la calidad de sus errores. La ignorancia será la peor base”.

        

“El temor y la mezquindad ocupan el siguiente lugar. Ninguna de estas cualidades es adecuada para la comunidad. Llevar a cabo su eliminación en la nueva construcción es una necesidad. Las medidas que entrañan la prohibición, como es habitual, no son convenientes; pero un error descubierto debe ser eliminado del libro. La necesidad de tal eliminación, y de la reedición del libro, hará que el autor recobre el juicio. Cada ciudadano tiene el derecho de verificar un error. En verdad, no se deberían impedir nuevas opiniones y estructuras; pero los datos incorrectos no deben llevar al error; porque el conocimiento es la armadura de la comunidad, y la defensa del conocimiento es el deber de todos los miembros”.

 

“En el sendero, no descanséis bajo un árbol podrido”.

 

“Cuidado con aquellos que no tienen tiempo. Ellos inventan un centenar de pretextos para llenar las fisuras de un trabajo corrompido. No encuentran una hora para lo más urgente. En su estupidez están listos para volverse arrogantes y para negar aquello que les es más esencial. Son tan improductivos como los ladrones del tiempo ajeno”.

 

Reflexionemos en estas enseñanzas educativas de la Psicología Esotérica recogiendo cada frase como si de tesoros se tratara, poco a poco, perla a perla, estudiándolas e incorporándolas en nuestra conciencia.

                     ADA Roerich