Asaltan con la policía antidisturbios el Centro Museo de los Roerich en Moscú y se incautan cerca de 200 pinturas y dibujos (pendiente de ver) por un valor de decenas de millones de euros. Cuando nos informen lo daremos a conocer.

El Ministerio de Cultura y el Museo Estatal de Arte Oriental, parece ser que están detrás de este expolio. No sería de extrañar que la finca de los Lopukhins con sus dos edificios donde se encuentra el Museo Roerich se la quede el Museo vecino.

Esta claro que el Ministerio de Cultura Ruso no acepta ninguna de las ideas filosóficas o culturales de Nicholas Roerich, a decir de los trabajadores del Museo. Mientras que otros piensan que esto ha sido con la ayuda de servicios de inteligencia occidentales.

Seres de rostro acerado y de gran poder tejen sus hilos negros para apropiarse del legado Cultural de los Roerich y en particular de las 900 pinturas que tiene el Museo ICR.

Otros grupos Roerich se frotan las manos viendo como cae el centro que más publicaciones y conferencias internacionales ha realizado sobre los hallazgos de la familia Roerich. Y es que de la discordia nacen los males humanos. Aún quedan muchas décadas para llevar a cabo un crecimiento de la Conciencia que impidan atropellos, con más o menos razón, como éste.

Lo mismo ocurrió con el Master Building de Nueva York donde el dueño del edificio, con más o menos razón también, saco con nocturnidad y alevosía algo más de 1.000 pinturas propiedad de los Roerich y las vendió por todo América poco después de que se aprobase el llamado Pacto Roerich.

El futuro se tiñe de incertidumbres, pero la pintura de Nicolás Roerich y su filosofía de la belleza seguirán brillando más que nunca.