La falta de una medida de “racionalidad” en los escritos místicos

 Por Leonardo Olazabal A. (Escritor)

 Mi punto de vista.   Vi una carta en internet hace muchos años del Dr. J. Becerra de Puerto Rico (que al parecer dirige un centro de estudios de Beltrán Anglada), aireado por una observación que hice en su momento y que me hace mucha gente aquí en España. En mi artículo yo me refería a lo extraño que resultaba que el Sr. Vicente B. Anglada no citara en sus libros a los Roerich, iniciadores de la enseñanza del Agni-Yoga. Y también a la actitud fanática de algunos de los seguidores del Sr. Anglada.   ¡Cuidado!  No es fácil conversar con los distintos grupos de distintas Escuelas Esotéricas…son muy emocionales y no aceptan críticas o comentarios para la reflexión. Hay muchas cosas que se saben de los líderes espirituales del siglo pasado pero que por temor no se comentan.  

En cualquier caso son enseñanzas para parvularios como debió decir en algún momento el propio Sr. Anglada acerca del Agni Yoga de los Roerich (?)…¡Pero lo son todas las dadas en el siglo pasado! ¡Un comienzo de siglo de gran delirio espiritista, ahora disfrazado de Canalizaciones! ¡Incluso la del Sr. Beltran!, lo que no invalida su mensaje benévolo  o su enseñanza, claro está.

Son parte de los “cuentos” de origen teosófico-espiritista, que se usaron para despertar la conciencia dormida de la humanidad, y que han servido de mucho tras el trauma de las dos grandes  Guerras Mundiales, desde luego que sí, pero con un porcentaje muy alto de Espejismo.  

Espejismo que son solo halagos  para nuestra mente pueril que busca lo misterioso y por ello abraza todo aquello que es indemostrable.

Y esos Espejismos y Mitos hay que naturalizarlos, bajarlos a la tierra antes de que acaben convirtiéndose en lo que no son, como ya está ocurriendo.  

Yo os digo: Si esto te lo dijera el Maestro que más admiras ¿te lo creerías? Pues Ellos así lo dicen: La veneración excesiva a los ídolos destruyen los cimientos del Nuevo Templo.  

A mí, me gusta el trabajo y esfuerzo realizado por el Sr. Anglada y la de otros Instructores, por allanar el sendero espiritual, pero no la estupidez de unos cuantos de sus seguidores, y lo mismo puedo decir de algunos agni-yoguis, teósofos y adoradores de Gurús modernos.  

Todos estamos en el Sendero, pero las personalidades y creencias se pueden convertir en peligrosos dogmas de fe. Por eso hoy más que nunca hay que evitar el glamour esotérico, esas brumosas penumbras emocionales y mentales, que cubren a muchos estudiantes de las diferentes escuelas místicas.  

La tarea que tenemos por delante, es que grupos de observadores entrenados (de distintas escuelas) con gran intuición e iluminados por la luz de su alma, trabajen para resolver el problema actual de disipar el espejismo mundial.

Esto facilitará la 3ª Gran Enseñanza que se dará a partir del 2025 y tendrá su máxima expresión en el último cuarto de siglo. ¡Hito éste, altamente esperado que culminará la enseñanza dada en los dos siglos anteriores!   No espero que se entienda mi punto de vista por todo el mundo, ya que es necesario que brille la luz en el punto de poder entre los omóplatos. Por eso no contestaré la mediocridad y estrechez de miras de aquéllos que acogen con rabia toda contradicción y que no caminan por el Sendero como auténticos Buscadores de la Verdad.  

Lo mejor de todo esto es que una Escuela o movimiento determinado ya no es la depositaria del Saber, ahora existe Internet…y el estudio espiritual es más factible.

¿No será esta Síntesis el comienzo de la 3ª Gran Enseñanza de la que habla Alice A. Bailey? Por cierto, la enseñanza de la Escuela Arcana me resulta la más enriquecedora y la que pone a todos en su sitio.  

Es hora de trabajar, de investigar, de traducir y sobre todo de reducir esas sensibilidades embotadas de emociones infantiles y sentidos colapsados por espejismos con la forma de los cantos de sirena de la New Age.  

Como dijera el Dr. G. W. Carey: “La Ley Cósmica no se ve afectada en absoluto por las afirmaciones negativas de individuos ignorantes”.  

Que nadie se de por ofendido. La sutileza de expresión aquí empleada puede parecer a primera vista extraña o irrespetuosa, pero no lo es. En realidad es la fuerza del pensamiento entrelazado en sus líneas lo que repercutirá en el plano mental a disipar el espejismo dado en el mundo.

 

¡Salud espiritual!