Tras un breve silencio se procede a la primera lectura:

Libro COMUNIDAD

60.- Mucho se puede perdonar a aquél que incluso en la oscuridad ha preservado el concepto del Instructor. El Instructor eleva la dignidad del espíritu. Nosotros asemejamos el concepto del Instructor a una lámpara en la oscuridad. Por consiguiente, al Instructor se le puede llamar un faro de responsabilidad. Los lazos de la Enseñanza son como una cuerda salvadora en la montaña. El Instructor se revela desde el momento de ignición del espíritu. Desde ese momento, el Instructor es inseparable del discípulo. Nosotros no vemos el final de la cadena de Instructores, y la conciencia impregnada con el Instructor, eleva la consecución del discípulo como un aroma precioso. El lazo del discípulo con el Instructor forma un vínculo de protección en la cadena de unión. Dentro de este baluarte, el desierto florece. La comprensión principal será la del hecho de que el trabajo puede ser relajación. Muchas diversiones deberán ser abolidas. Primordialmente, se debe comprender que los productos de la ciencia y del arte son para la educación, no para la diversión. Muchos esparcimientos habrán de ser destruidos como viveros de vulgaridad. La vanguardia de la cultura debe barrer las guaridas de tontos que pasan el tiempo sobre una jarra de cerveza.

leonardo-libro-tibetano-antiguo-art  Comentario de Leonardo:

-Son muchos los estudiantes del Sendero, hombres y mujeres, que dispersos en los cinco continentes se enfrentan a todo tipo de obstáculos. Los mismos obstáculos conectados sutilmente para obtener un aprendizaje y la ignición o fuego que les ha de llevar a los pies del Maestro. En el peor de los casos la cuerda salvadora de la Enseñanza acude a aquellos/as que necesitan ver un Mundo Nuevo. Cuando la Ética Viva se instala en el interior, la luz del Antakarana es percibida por los ojos del Maestro. Entonces se produce una conexión de oro que vibra con la meditación. El Ashram, como “depósito de pensamiento” de la Jerarquía, muestra el Servicio a realizar, y propone un trabajo tranquilo pero firme y responsable, lejos de los tontos entretenimientos cotidianos llevados acabo por el común de los mortales-.

 

Libro JERARQUÍA

196.- Se os preguntará cómo ha de definirse la entrada en la senda del Servicio. Ciertamente, el primer signo será la renunciación al pasado y un decidido esfuerzo hacia el futuro. El segundo signo será la realización del Maestro en el propio corazón. Y no porque esto sea necesario así, sino porque es imposible de otro modo. El tercer signo será el rechazo de todo temor, porque siendo uno armado por el Señor, es invulnerable. El cuarto signo será el de la no condenación, porque todo el que se esfuerza hacia el futuro no tiene tiempo para ocuparse con los rechazos de ayer. El quinto signo será la completa ocupación del tiempo en la labor por el futuro. El sexto signo será la alegría del Servicio y el propio y total sacrificio por el bien del mundo. El séptimo consistirá en el esfuerzo espiritual hacia los mundos lejanos como hacia un sendero predestinado. De acuerdo con estos signos discerniréis al espíritu dispuesto y manifestado para entrar en el Servicio. Ese espíritu comprenderá en dónde esgrimir la espada en defensa del Señor y su palabra procederá de lo íntimo de su corazón. 197.- … Uno puede sojuzgar muchas cabezas mediante la manifestación habitual y rutinaria del hablar. Pero semejantes charlas resultan ininteligibles en los mundos superiores. Los hábitos y costumbres terrenas resuenan como el ladrido de un perro. Ningún magneto atraerá tales residuos, y el fuego no puede quemar sin combustible. Empero, discernamos entre la trivialidad de las costumbres y la labor cotidiana, porque mucha gente gusta de buscar contradicciones donde no existen. Tómese nota de esta gente; no logran éxito porque sus pensamientos están con el ayer. No nos encadenemos con nada del pasado. Asimismo, búsquense amigos, no de acuerdo con el ayer, y aprendan de una vez cómo probar sus corazones.

Comentario de Leonardo:

Todos los escritos que han sido canalizados a través de la clariaudiencia, -el siddhi o facultad de captar sonidos, voces o música no percibidos por el oído normal-, deben de examinarse con cuidado. A veces no tienen sentido, o resultan muy emocionales y niñatos. Otros, como los que aquí presentamos como Agni Yoga, tienen una prosa que el lector que se adentra por primera vez no entiende. No obstante muchas de las enseñanzas dadas son como bombas llenas de innumerables perlas de sabiduría. Sin duda muy útiles y adaptables a las distintas profesiones y caracteres. He visto en Rusia a científicos astrónomos coger ideas del Agni Yoga acerca del Cosmos y desarrollarlas. Y lo mismo a Profesores de la Educación, Psicólogos y estudiantes espirituales entre otros. Por otro lado, lo que podamos decir nosotros los humanos aquí en la tierra, no es más que un ininteligible murmullo para los Maestros en el Plano Espiritual, ¡ay, de aquellos/as que dicen hablar con los Maestros! o como dice este escrito: “Los hábitos y costumbres terrenas resuenan como el ladrido de un perro”, ese es todo el efecto que producimos en las Esferas de Los Adeptos. ¿Nos es para reflexionar?