La Asociación Radiónica (Reino Unido) creada en el año 1943 explica: Es un método de curación a distancia del paciente por medio de un instrumento especial, utilizando la facultad PSI del operador o facultativo radiónico.

¿Qué es la Radiónica?

La Asociación Radiónica (Reino Unido) creada en el año 1943 explica: Es un método de curación a distancia del paciente por medio de un instrumento especial, utilizando la facultad PSI del operador o facultativo radiónico. Un capacitado y competente radiónico puede descubrir la causa de la enfermedad en cualquier sistema viviente, ya sea un ser humano, una planta, un animal o incluso la misma tierra. Puede disponer de energías terapéuticas adecuadas para ayudar a restaurar la salud óptima en el paciente o equilibrar el subsuelo, hortalizas, plantas y árboles. La Radiónica la inició un distinguido médico americano, el Dr. Albert Abrams, de San Francisco (1863-1924), y ha sido desarrollada por numerosos investigadores y exponentes, incluyendo a Ruth Drown, George de la Warr, T. Galen Hieronymus, Malcolm Rae, David Tansley, entre otros muchos en todo el mundo.

 

PRINCIPIOS DE LA RADIÓNICA

La Radiónica es una rama de la Ciencia Mental, que busca identificar y tratar a distancia del paciente, cliente o especimen. Se utilizan unos instrumentos realizados para tal fin que son capaces de explorar el DIP: Diseño Informativo Primordial de todo objeto, persona o cosa de este mundo o de otro universo (según Leonardo Olazabal).

El instrumento radiónico, mediante la habilidad del operador, es capaz de sintonizar con los IDF: Campos de Información Intrínseca (según Don Paris), que están alrededor de todas las cosas, pudiéndose reprogramar dichos campos para obtener el equilibrio deseado. A partir de aquí, la Ley de Resonancia Biológica (campos mórficos) y el Principio Holográfico permiten el elevado arte de restituir al paciente del «Comando Informativo» que necesita para encarar la vida correctamente.

Para comprender qué es la Radiónica tenemos que entender que el hombre y todas las formas de vida comparten algo en común, un campo de fuerza, algo así como una matrix en la que todos estamos sumergidos. En la India, llaman a este nivel vibratorio, el nivel sutil de los Tattwas. Para nosotros es algo así como el “campo de energía magnética de la Tierra”. Además, cada forma de vida tiene su “propio campo electromagnético”, que cuando se halla lo suficientemente distorsionado, es motivo para contraer una enfermedad o desequilibrio en el organismo. Aceptando que “todo es energía”, la Radiónica considera que cada órgano, enfermedad y remedio tiene su propia frecuencia y vibración particular. Estos factores pueden expresarse en “valores numéricos”, que en la Radiónica clásica se conocen como “frecuencias” (rates); los instrumentos radiónicos llevan incorporados unos diales calibrados en los que se regulan tales “frecuencias” o vibración numérica (según Leonardo Olazabal), con el fin de diagnosticar y tratar.

Tomemos un ejemplo: contractura del tobillo izquierdo, le corresponde su “vibración numérica” 6622. Y la del tobillo izquierdo es 8891. Más el Comando u orden de Curar, Eliminar Contractura, Eliminar inflamación… El radiónico, al realizar sus análisis, utiliza el principio del zahorí, aplicando su facultad de “percepción extrasensorial” al problema de la detección de la enfermedad, de modo muy similar al que el zahorí detecta la localización de agua, petróleo y depósitos minerales. La forma particular de PSI utilizada en la Radiónica a menudo se denomina “la facultad radiestésica” (resonancia o pensamiento-forma) a través del cual el practicante, mediante una serie de preguntas formuladas mentalmente, obtiene información sobre la salud de su paciente, conectando con su campo etérico o mental. A las cuales –añade Leonardo Olazabal– la mente consciente pensante no tiene acceso directo, y por lo tanto no puede comprobar el grado de lesión real que hay en dicho tobillo. Para dicho “rastreo energético” no hace falta que el cliente esté presente. Con tan sólo una “muestra de cabello” se puede realizar la operación de Análisis y Tratamiento Radiónico. De ahí que la Radiónica sea una Terapia Holística a Distancia.

MAGNETO GEOMETRIC APPLICATIONS

Magneto Geometric Applications (Reino Unido) fabrica y suministra instrumentos radiónicos basados en los principios desarrollados por el fallecido Malcolm Rae. Hoy, Wendy Foster y Richard Belsham, representantes de MGA junto con Margaret Belsham –recientemente fallecida-, que trabajaron desde 1958 con Malcolm Rae, reproducen y presentan estos instrumentos radiónicos a todo el mundo.

EL CENTRO DE RADIÓNICA DARJEELING

El Centro de Radiónica Darjeeling (España) está dirigido por Leonardo Olazabal, el cual ha sido el primer y único introductor de los cursos oficiales de Radiónica en este país. Leonardo añade: “Tenemos que la Radiónica no es una medicina en el sentido clásico de tomar fármacos y ya está, sino una curación por “vibración multidimensional Célula-Mente”. Tampoco es una Medicina Alternativa, sino aliada de la medicina oficial. Es la Ciencia Psicoenergética y Mental, que busca diagnosticar y curar a distancia del paciente. Se utilizan unos instrumentos realizados para tal fin y se procede a la emisión de “patrones de energía” que representan los diferentes remedios, ya sean homeopáticos, de color, plantas u oligoementos, piedras o gemas, sales o flores, mantras o comandos. Y como ya se ha dicho, para hacer operativo el tratamiento radiónico es preciso que la persona que va a ser tratada, esté dispuesta a dejar una muestra de su cabello sujeta a una etiqueta de papel con su nombre. A partir de aquí, la Ley de Resonancia Biológica y el Principio Holográfico, permiten el elevado arte de curar o restituir al paciente de la “energía” que necesita para encarar la vida correctamente”. Verdaderamente, como Medicina Complementaria y Energética o Vibracional, es la más elevada Curación Espiritual, y mucho más científica que ciertos métodos que se han popularizado actualmente más por el fondo comercial que por el hecho de curar. Las terapias que se aplican a un paciente, no deben estar basadas solamente en un acto de fe, sino que hay que hacer lo posible por medir y cuantificar el grado de curación que se ha dispensado en un momento dado. Todo es mesurable, y la Radiestesia o El Arte del Péndulo, junto con la Kinesiología, lo hacen posible.

¿POR QUÉ LA PRÁCTICA DE LA RADIÓNICA?

Precisamos nuevas formas de curación sutil y profunda, que sin ser una alternativa, colaboren con las demás medicinas, sean oficiales o no, y que lleguen a la raíz misma del ser. Sin tener necesidad de agravar el mal con nuevos tóxicos y drogas, cada vez más potentes y dañinas. Con la Radiónica se pueden paliar los efectos yatrogénicos, aminorando los efectos sobre el Sistema Inmunológico. Tenemos que entender que sería más fácil, económico y saludable, trabajar primero tratando de influir en el campo sutil del paciente o matrix, así como en la red etérica de Nadis con sus correspondientes Centros Vitales que hay tras los órganos y plexos nerviosos del cuerpo humano. Con esto conseguiremos –si ello es posible– un equilibrio energético y funcional antes de que se convierta en una lesión orgánica grave.

¿A QUIÉN PUEDE INTERESAR?

A toda persona de Buena Voluntad que esté comprometida en algún sendero de realización y con la salud del planeta en todas sus facetas, la tierra, los animales y su psiquismo; y que comprenda la demanda de curación existente en el mundo. Médicos, Naturópatas, Homeópatas, Acupuntores, A.T.S., Fisioterapeutas, Farmacéuticos, Agricultores, Veterinarios, Yoguis o Sanadores Espirituales, así como a los propios enfermos.