Archivos por Etiqueta: Albert Sassi

Rutas Espirituales y Encuentros Literarios – Agni Yoga y Albert Sassi

“Toda la creación gime a una, y está con dolores de parto hasta ahora, aguardando la manifestación de los hijos de Dios”.      Alice A. Bailey.

En el antiguo Egipto los neófitos tenían que pasar a través del miedo, peligros y tentaciones artificialmente creados y sólo un pequeño número de ellos eran capaces de pasar la prueba. En nuestros días todas las pruebas artificiales se han abolido y el discípulo debe ser capaz de enfrentar las dificultades y los obstáculos en la vida diaria. Y por supuesto sus motivos internos son tomados en cuenta siempre, junto con su atención, su valor, discernimiento, cautela, honestidad y devoción. Y de la misma manera, como en la antigüedad, sólo unos pocos tienen éxito hasta el final.

Tanto la miseria como la felicidad están dentro de nosotros. Los Grandes Maestros están siempre listos a extender la Mano para Ayudar pero uno debe saber como aceptarla. Recuerda la forma que se expresa la Enseñanza respecto de aquellos que están rogando por la Elevada Ayuda pero que no son capaces de aceptarla…/…

“Mi manantial permanece más allá de tu vista y tú no te volviste a mirar Mis flores. Tú incrustaste tu camino con egoísmo y encontraste tiempo sólo para proteger tus apreciadas suelas de las espinas que tu mismo sembraste. Mi ayuda voló como pájaro espantado. Mi mensajero se apresuró en regresar. Mi ayuda fue rechazada. Pero el viajero continúa estúpidamente llamando por ayuda y dirige su atención hacia el sitio de su futura destrucción. Por lo tanto, siempre Aconsejamos estar alerta, ser flexible, tener una mente abierta. De otra manera uno no puede llevarse bien con la realidad.”       Agni Yoga

CARTAS DESDE LA INDIA

Por Albert Sassi

Kotagiri, 3 de marzo de 1962 “Masters’ Garden”

Querido Amigo,

Retomo para usted la Enseñanza profunda, esta Enseñanza que transmite más sobre el plano del Alma, de alma a alma, que con palabras. Y desde este punto de vista puedo responderle a su pregunta formulada en su última carta. He aquí:

En el plano del Alma formamos un GRUPO. Nos corresponde a cada uno de nosotros el desarrollar estas antenas, gracias a las cuales descubriremos esas Afinidades electivas –como las denominó GOETHE– que unen por medio de vínculos espirituales y sustanciales a los Seres asociados a una misma Tarea, ¡a un mismo Trabajo!

¡La DISTANCIA no cuenta para las Almas! ¡En los momentos de SILENCIO le percibo muy bien, y le felicito por su Aspiración intensa.

LA HUMANIDAD. –la Gran Huérfana– en esta Unión, esta Armonía, esta perfecta Afinidad, y en la Pureza y la Fuerza de este lazo puede servirse…/…

¡Sí, hay aquí en Masters’ Garden un SILENCIO que está hecho de Plenitud y de Presencia!

La batalla debe ser librada y recobrada sin cesar, como lo dice tan bien LUZ EN EL SENDERO. Pero después de este recogimiento supremo, el CONTACTO maravilloso con el Instructor fue restablecido…

Durante tres días nos dolían todos los músculos. E. tuvo que guardar cama durante un día entero.

Los dos primeros libros, el de la ALEGRÍA y esta primera parte del LIBRO DEL CONOCIMIENTO son verdaderamente la continuación de los libros dictados a Helena ROERICH. ¡Es la misma Voz Interior, y para aquéllos que tienen oídos para oír SU VOZ, la del Instructor de los Hombres y los Dioses!

¡Es un privilegio y a la vez un acto de responsabilidad abrumadora el recibir tan directamente tal Enseñanza!

Con respecto a la salud de E. su corazón se ha readaptado a la altitud y sobre todo a la Tensión Espiritual que existe ya (en las montañas azules). Hemos tenido varias visitas. Todos han sentido la Fuerza y existen nuevos proyectos de los cuales se te hablará más tarde.

Muy cordialmente tuyo,

Albert Sassi

Nuevo Año y nuevo Encuentro de Agni Yoga de la Asociación ADA Roerich

Shangri-La, un punto de encuentro sobre la Paz, la Cultura y la interespiritualidad.

Más que lluvioso fue el fin de semana del 13-14 de enero de 2018, primer encuentro anual de Agni Yoga. A pesar de la severa humedad y las contundentes precipitaciones, que cayeron esos días, se volvió a fraguar el habitual halo de calor fraternal y espiritual en el centro de las montañas en Ereño, la colina del Laurel.

La Colina de Laurel

El encuentro dispuesto en las dos tardes consecutivas del sábado y el domingo se ve esta vez nutrida y enriquecida por la visita de dos compañeras de Zaragoza, como de la visita de David, nuestro incansable viajero de Madrid, que traerá un interesante relato sobre sus experiencias obtenidas en su último recorrido por California. Todo esto no es más que un mero incentivo de lo que se va a conseguir proyectar en este renovado encuentro de fin de semana, en base a nuevas expectativas de conocimiento y vibración vivificadora para la conciencia grupal.

Es de costumbre empezar la toma de contacto del sábado bajo el disfrute aromático y gustativo de un té, en este caso con sabor a jazmín, y un café de entrañable sabor, que a pesar de su modalidad de descafeinado no rompe ninguna expectativa para los más expertos. Dichos néctares son acompañados por dulces de distintas variedades, siendo esta vez enriquecido por la presencia del tradicional roscón de Reyes. Son momentos de transición, necesarios para los asistentes de un espacio vital exterior en dirección a un estado de mayor centralidad fraternal y aquietamiento mental.

En el transcurso temporal de este convite, la temática empieza a ampliarse bajo distintas perspectivas, pero siempre abordada desde el respeto y la compostura que requiere el lugar, para posteriormente finalizado esta primera toma de contacto, proceder a tratar temas de mayor calado y profundidad espiritual, siempre marcadas por la síntesis y la diversidad, tal y como se ha singularizado en la Sala de Exposiciones de Leonardo Olazabal, conocida también como El rincón del escritor.

Temáticas tan diversas como todas aquellas que puedan tener cabida en el mundo espiritual, pero siempre caracterizadas y articuladas por su honestidad y rigor teórico. De ahí que el tono vibratorio que se va adquiriendo sea in crescendo con la prolongación temporal. En esta ocasión se dio un mayor protagonismo a nuestro amigo madrileño, que había recorrido durante casi un mes la región californiana, visitando centros espirituales y de carácter simbólico, que pocos viajeros se detienen a buscarlos, a excepción de aquellos que manifiestan un alma más despierta.

Nos explicó las peculiaridades y ubicaciones de estos lugares, como The Temple of People, la casa-retiro de Jidu Krishnamurti en Ojai, la biblioteca con sus innumerables libros y archivos en el Philosophical Research Society (Los Angeles) de Manly Palmer Hall, el Parque Rosacruz, así como otros tantos emplazamientos, caso del monte Shasta, las reservas naturales de Yosemite, el Cañón de Colorado, Death Valley, etc. Evidentemente, la muestra visual y explicativa se prolongó durante varias horas, lo que nos permitió conocer de una manera más cercana y profunda las riquezas naturales y espirituales de este estado norteamericano.

Si el domingo comenzaba tanto pluviométrica como gustativamente de la misma manera, este día adquirió una profusión mucho más interna al sumergirnos en la práctica de los cantos de kirtans, para proceder seguidamente con el puja del Arati, lo que generaba, desde una perspectiva causal, una cohesión grupal de mayor intensidad. No obstante, no dejaban de ser preámbulos para encontrar el momento de mayor vibración espiritual y proceder a una meditación grupal.

Igualmente, el siguiente paso se muestra tan intenso como los anteriores, donde la aportación individual adquiere un mayor protagonismo por la búsqueda y selección de un extracto literario obtenido de distintas fuentes, elegidas dentro de una coherencia colectiva y conexionadas por tratarse de referencias literarias de carácter espiritual y de profunda solidez intelectual, lo que nos permitió abordar un excelso abanico que recogía desde las “Cartas” y “Comunidad” de Helena Roerich, hasta otras propuestas igual de interesantes provenientes de Alice Bailey, Mabel Collins y Albert Sassi, entre otros.

  Fragmentos literarios seleccionados con meticulosa observación introspectiva y furor proyectivo en sus contenidos y esencias. En definitiva, sucesivos pasos de mayor profusión espiritual que consiguen consolidar una perceptiva y sentida Coherencia del Corazón por parte de todos los asistentes ante esta seriación de participación, estudio y meditación grupal.

El final del encuentro nos volvía a reunir nuevamente en torno a unos alimentos, donde muchos de los miembros aportan también sus habilidades culinarias, resaltando especialmente las samosas vegetarianas estilo India de Petri, entre otros muchos de sus exquisitos referentes.

Aunque la actividad grupal se centraliza en las tardes de sábado-domingo, esto no desmerece la labor continuada de Leonardo Olazabal, durante las mañanas al atender a los invitados, así como contestar y atender las numerosas llamadas telefónicas de carácter informativo y mencionar a otros colaboradores de la Obra y de la Luz de Orense, Málaga o Valencia.

Es de agradecer las visitas de nuestras amigas de Zaragoza, así como de David, realizando el esfuerzo por las horas de viaje que conllevan sus respectivos desplazamientos, por su respetuosa actitud de aportación literaria, reflexiva y su experiencia de lo vivido bajo la predisposición de aportar lo mejor de ellos en este encuentro de fin de semana. Igualmente, remarcar que todo este proceso no sería posible sin los verdaderos baluartes y protectores del Centro de las Montañas y Museo Bandera de la Paz Roerich en Bedia (Bizkaia), como son Leo y Petri, quienes tienen por máxima actuar juntos por un mundo nuevo y mejor.

Om Shanti.

Íñigo