Archivos por Etiqueta: Alice A. Bailey

Rutas Espirituales y Encuentros Literarios – Agni Yoga y Albert Sassi

“Toda la creación gime a una, y está con dolores de parto hasta ahora, aguardando la manifestación de los hijos de Dios”.      Alice A. Bailey.

En el antiguo Egipto los neófitos tenían que pasar a través del miedo, peligros y tentaciones artificialmente creados y sólo un pequeño número de ellos eran capaces de pasar la prueba. En nuestros días todas las pruebas artificiales se han abolido y el discípulo debe ser capaz de enfrentar las dificultades y los obstáculos en la vida diaria. Y por supuesto sus motivos internos son tomados en cuenta siempre, junto con su atención, su valor, discernimiento, cautela, honestidad y devoción. Y de la misma manera, como en la antigüedad, sólo unos pocos tienen éxito hasta el final.

Tanto la miseria como la felicidad están dentro de nosotros. Los Grandes Maestros están siempre listos a extender la Mano para Ayudar pero uno debe saber como aceptarla. Recuerda la forma que se expresa la Enseñanza respecto de aquellos que están rogando por la Elevada Ayuda pero que no son capaces de aceptarla…/…

“Mi manantial permanece más allá de tu vista y tú no te volviste a mirar Mis flores. Tú incrustaste tu camino con egoísmo y encontraste tiempo sólo para proteger tus apreciadas suelas de las espinas que tu mismo sembraste. Mi ayuda voló como pájaro espantado. Mi mensajero se apresuró en regresar. Mi ayuda fue rechazada. Pero el viajero continúa estúpidamente llamando por ayuda y dirige su atención hacia el sitio de su futura destrucción. Por lo tanto, siempre Aconsejamos estar alerta, ser flexible, tener una mente abierta. De otra manera uno no puede llevarse bien con la realidad.”       Agni Yoga

CARTAS DESDE LA INDIA

Por Albert Sassi

Kotagiri, 3 de marzo de 1962 “Masters’ Garden”

Querido Amigo,

Retomo para usted la Enseñanza profunda, esta Enseñanza que transmite más sobre el plano del Alma, de alma a alma, que con palabras. Y desde este punto de vista puedo responderle a su pregunta formulada en su última carta. He aquí:

En el plano del Alma formamos un GRUPO. Nos corresponde a cada uno de nosotros el desarrollar estas antenas, gracias a las cuales descubriremos esas Afinidades electivas –como las denominó GOETHE– que unen por medio de vínculos espirituales y sustanciales a los Seres asociados a una misma Tarea, ¡a un mismo Trabajo!

¡La DISTANCIA no cuenta para las Almas! ¡En los momentos de SILENCIO le percibo muy bien, y le felicito por su Aspiración intensa.

LA HUMANIDAD. –la Gran Huérfana– en esta Unión, esta Armonía, esta perfecta Afinidad, y en la Pureza y la Fuerza de este lazo puede servirse…/…

¡Sí, hay aquí en Masters’ Garden un SILENCIO que está hecho de Plenitud y de Presencia!

La batalla debe ser librada y recobrada sin cesar, como lo dice tan bien LUZ EN EL SENDERO. Pero después de este recogimiento supremo, el CONTACTO maravilloso con el Instructor fue restablecido…

Durante tres días nos dolían todos los músculos. E. tuvo que guardar cama durante un día entero.

Los dos primeros libros, el de la ALEGRÍA y esta primera parte del LIBRO DEL CONOCIMIENTO son verdaderamente la continuación de los libros dictados a Helena ROERICH. ¡Es la misma Voz Interior, y para aquéllos que tienen oídos para oír SU VOZ, la del Instructor de los Hombres y los Dioses!

¡Es un privilegio y a la vez un acto de responsabilidad abrumadora el recibir tan directamente tal Enseñanza!

Con respecto a la salud de E. su corazón se ha readaptado a la altitud y sobre todo a la Tensión Espiritual que existe ya (en las montañas azules). Hemos tenido varias visitas. Todos han sentido la Fuerza y existen nuevos proyectos de los cuales se te hablará más tarde.

Muy cordialmente tuyo,

Albert Sassi

La obligación kármica del discípulo/a de hoy día

¿Existen obligaciones kármicas en la vida actual del hombre, que lo imposibilitan para actuar como discípulo? A este respecto hay que tener muy en cuenta que un hombre puede llegar a ser discípulo y merecer la atención de un Maestro sólo cuando su vida vale algo en el mundo de los hombres, cuando ejerce influencia en su esfera y cuando moldea y actúa sobre las mentes y los corazones de otros hombres. Si no es así, el Maestro pierde tiempo en ocuparse personalmente de él, porque puede ser ayudado en forma  apropiada, de otra manera, por ejemplo, podrá extraer mucho conocimiento de libros e instructores,  que sólo es de carácter teórico y no práctico y adquirir mucha experiencia bajo la guía de su propio ego, el  Maestro en su corazón.

Tres mujeres extraordinarias

Alice A. Bailey en el Museo Roerich de España

El hombre es un discípulo cuando puede ser utilizado para desarrollar el plan de la Jerarquía y también influido para materializar esos esfuerzos planificados que permitirán a la humanidad dar los pasos necesarios hacia adelante. Esto implica (en su vida en el plano físico),  tiempo, reflexión, circunstancias propicias y otras consideraciones, que posiblemente el hombre haya alcanzado la etapa desde el punto de vista de su carácter, en que merece el reconocimiento de un Maestro, y sin embargo, tener obligaciones y deberes que  cumplir,  que  obstaculizarían  su  servicio  activo  en  determinada  vida.  El  maestro  debe considerar esto como también lo hace el ego del hombre.

Alice A. Bailey – “El camino del discípulo”, pp. 181-182