“Toda la creación gime a una, y está con dolores de parto hasta ahora, aguardando la manifestación de los hijos de Dios”.      Alice A. Bailey.

En el antiguo Egipto los neófitos tenían que pasar a través del miedo, peligros y tentaciones artificialmente creados y sólo un pequeño número de ellos eran capaces de pasar la prueba. En nuestros días todas las pruebas artificiales se han abolido y el discípulo debe ser capaz de enfrentar las dificultades y los obstáculos en la vida diaria. Y por supuesto sus motivos internos son tomados en cuenta siempre, junto con su atención, su valor, discernimiento, cautela, honestidad y devoción. Y de la misma manera, como en la antigüedad, sólo unos pocos tienen éxito hasta el final.

Tanto la miseria como la felicidad están dentro de nosotros. Los Grandes Maestros están siempre listos a extender la Mano para Ayudar pero uno debe saber como aceptarla. Recuerda la forma que se expresa la Enseñanza respecto de aquellos que están rogando por la Elevada Ayuda pero que no son capaces de aceptarla…/…