El pasado 3 de abril el Centro de Leonardo y Petri cumplió 40 años. Inaugurado con el estreno de la Democracia en España en el año 1978 se cumplió un sueño en el joven Leonardo.

Fueron cientos –llegan al millar- las clases de Raja Yoga y de Agni Yoga dadas por el Instructor Leonardo en todo este tiempo. Ahora lleva unos años saboreando la paz que se desprende del silencio y del jardín Roerich en las montañas del País Vasco. Escribe artículos, libros y da charlas culturales sobre los temas que domina. En todo este tiempo ha atendido a personas que llegan hasta él pidiendo consejo, o bien para escucharle sobre los temas de sus libros. Se mantiene lejos de programas de TV o radio, y de muchos líderes que dicen una cosa y luego hacen otra. Los hay en todos los sitios, grupos, ONGs y escuelas espirituales. Es como esas personas que enarbolan la Bandera de la Paz y luego a hurtadillas siembran mentiras y espejismos por doquier. Se envuelven en un nimbo de luz y amor para llevarte, si pueden, a su nido de serpientes.

Leonardo advierte: