Archivos por Etiqueta: Diálogo y Paz

Verdad, Poesía, Arte, Humanismo y Unidad, por Antonio Camaró

El pintor Antonio Camaró ha sido nombrado recientemente Académico del Arte en Valencia por parte de la Academia Internacional de Ciencia, Tecnología, Educación y Humanidades, por su trayectoria en la defensa de los valores éticos y morales. http://www.europapress.es/cultura/noticia-antonio-camaro-nombrado-academico-arte-academia-internacional-ciencia-tecnologia-educacion-humanidades-20171207153940.html

Publicamos aquí un extracto de su conferencia, por estar en línea con nuestro trabajo de la Ética Viva de la familia de Nicolás Roerich, quienes creían firmemente en lograr la unidad dentro de la diversidad. Para ello crearon la Bandera de la Paz y de la Cultura que unifica lo más elevado y sagrado con nuestras actitudes más cotidianas iluminándolas.             Grupo ADA Roerich.

 

VERDAD, POESIA, ARTE, HUMANISMO Y UNIDAD Por Antonio Camaró Mi pintura es un mensaje, un mensaje ético, es una oda a la vida pero como he dicho a la vida ética. Mi pincel es mi voz, y mis colores mis palabras y pensamientos.

La búsqueda de la Belleza y de la Ética.

Para mí el mundo es como un jardín precioso, donde no deberían existir ni verjas ni fronteras, y de haberlas sería para no dar cabida ni entrada a los cortadores de sueños, porque he de confesarles a ustedes que de no haber sido un artista me hubiera encantado ser un SUEÑOCULTOR: Un sembrador de esperanzas y de sueños despiertos para vivir la vida pletóricamente.

PORQUE La vida hay que cuidarla, mimarla, enriquecerla y sobretodo amarla. Hay que amarla por encima de cualquier circunstancia por muy adversa que sea esta. LA VIDA ES UN DON DIVINO.

Por eso estamos obligados a crear jardines donde existan caminos sin piedras, ni zarzas sin intolerancias ni pobreza, porque lo único que genera todo esto es INTRANSIGENCIA Y VIOLENCIA.

Jardines DONDE HAYAN bellas flores y eternas primaveras. Las Flores ya por sí son bellas pero a la vez desprenden aromas invisibles, invisibles para muchos que embellecen y enaltecen al hombre recordándole lo que realmente es: UN SER PRECIOSO Y BELLO.

Pero por desgracia actualmente en vez de haber jardineros que dan vida nos encontramos con sembradores de muerte, que generan muertos vivos engendrando también sonámbulos que son incapaces de pensar por sí mismos…/…

Exégetas que confunden los caminos con la meta. Y las partes con el UNO, que interpretan de forma equivocada o a su conveniencia los textos sagrados y la historia.

Creando con ello sus dogmatismos, reglas y obstinaciones de miseria y hambre para el hombre.

En cambio los verdaderos jardineros conciben EUTOPÍAS que no es lo mismo que Utopías, hacen sociedades de iguales, al débil lo hacen fuerte y el fuerte ayuda al débil sociedades prosperas, donde no existen ni verdugos ni tiranos ni fanáticos sino todo lo contrario sembradores de valores para ennoblecer y perfeccionar nuestra hermosa y preciosa existencia.

Pero por desgracia la realidad actual es otra, tenemos sociedades esclavizadas por sistemas voraces y cuyo verbo generalizado es tener, tener, tener en vez del ser. En definitiva el verbo más querido actualmente es el poseer. POSEER a toda costa y de cualquier forma: HIPOTECAS, CREDITOS, RENTAS ETC, ETC…

CAPITALISMO ESPECULATIVO Y NO PRODUCTIVO. Debido a todo esto, hoy en día la gente no tiene valores se premia la hipocresía, la traición, la crematística, la usura y si vas en contra de toda esta sociedad pervertida se te culpa, se te condena o te dicen que eres un LOCO, un LOCO iluso: UN SOÑADOR.

La gente común no te deja soñar, pero para el soñador el SUEÑO es su alimento vital y como decía ARANGUREN los soñadores son los más despiertos, los más VIVOS.

LOS QUE nadan EN CONTRACORRIENTE y como él decía: Son justamente LOS SOÑADORES los que pueden transformar al mundo.

LOS SOÑADORES son los que tienen buen gusto y elegancia, pero la elegancia no solo consiste en saber vestir o en llevar un buen traje, sino en tener una alma limpia, eso SI QUE es ser elegante. SON los que tienen una conciencia, una conciencia comprometida, una mente limpia, clara y diáfana. Los que no quieren hacer daño a NADIE.

PERO LOS ELEGANTES SON MUY ENVIDIADOS por los fanáticos y dogmáticos, QUE NO QUIEREN NI HABLAR NI MUCHO MENOS ESCUCHAR A LO DIFERENTE.

Para mí la fórmula de acabar con todo dogmatismo y fanatismo es por medio del diálogo, realizando bellos encuentros entre unos y otros y mi anhelo personal seria el que fuéramos cada vez más y más DIALOGANTES. Y que tuviéramos todos la misma sensibilidad y compromiso para acabar con toda la barbarie…/…

La vida para mí hay que vivirla con la firmeza de la razón, con el coraje de la convicción y con el sentido de la coherencia, limpiando el alma y el corazón bajo el amor: HACIA UNO MISMO Y LOS DEMÁS, siguiendo el lema tan conocido ya por todos nosotros NO HAGAS EL DAÑO QUE NO TE GUSTARÍA QUE TE HICIERAN A TI.

La ausencia del amor para mí es el pecado, el amor con posesión es mentira. El amor es darse, es entregarse con pasión pero sin dominio ni pertenencia, es ser coherente con el pensar, decir y hacer. Es estar unido al cielo que es la virtud y a la tierra que es la energía, en realidad es el hombre completo, es el hombre holístico, cuerpo mente y espíritu, donde debe existir como he dicho anteriormente, el diálogo entre todos, ciencia y espíritu: con la ciencia evolucionamos, sin espíritu estamos muertos y como decía KROPOTKIN, con el apoyo mutuo creamos sociedades solidarias.

Todo lo que ciega a las mentes hay que huir de ello. Y lo que nos hace estúpidos y feos hay que alejarse e irse corriendo.

Por tanto debemos ser cómplices del amor, poder llevar la alegría y como decían los antiguos el BUEN VIVIR, EL BUEN VIVIR ENTRE TODOS: LA HUMANIDAD, QUE ES UNA.

Tenemos que poder contemplar la tierra desde el cielo y traer AL CIELO aquí y ahora, porque si no la tierra cada vez la hacemos más pequeña. LA ESTROPEAMOS creando mundos miserables, por esos maquiavélicos jardineros con sus ideas equivocadas, egoístas y tiránicas que quieren que vivamos en un mundo de miedo y horror.

Cumpliendo sus leyes que nos esclavizan, por eso os digo que no podemos ser esclavos ni de nosotros mismos ni de ellos, ni vivir por tanto una vida de esclavos. SENTIRME LIBRE ES SENTIRME LÍMPIO PARA HACER EL BIEN.

Ser una vida útil es como he dicho antes, ser coherente entre el decir, pensar y hacer. PARA HACER ese bien, pero entre el decir y el hacer hay un trecho, es el camino verdadero que hay que recorrer, que podríamos definirlo en tres palabras, que es la misma AMOR, AMOR Y AMOR.

Pero para que todo esto ocurra debe haber bienestar y justicia, igualdad de oportunidades entre todos y acabar con las desigualdades entre pobres y ricos. Que todos tengamos derechos a la sanidad, al trabajo educación y cultura.

En definitiva tenemos que ser ÉTICOS.

ÉTICA viene del griego Ethos, que significa carácter y costumbres.

El carácter y las costumbres, nos las vamos formando a lo largo de la vida. Es la asignatura más importante del ser humano, lógicamente para formarse un buen carácter porque sería de estúpidos generarse un mal carácter.

La ética tiene como centro la atención de las acciones humanas y aquellos aspectos de las mismas que se relacionan con el bien, la virtud, el deber, la felicidad y la vida realizada…/…

El hombre ético es para mí el hombre universal, es el hombre trascendido, que tras su recorrido de conocerse a sí mismo, comprende al otro y busca los puntos de encuentro entre los hombres y las distintas cosmovisiones del mundo: LO COMÚN para el bien de la humanidad, el diálogo y la paz del mundo (LA DIVINA COMEDIA UNIVERSAL DE DANTE).

Es el hombre que tiene una apertura universal tanto intelectual como vital que nos inspira y nutre para crear una buena sociedad desde las distintas tradiciones, sin distancia alguna entre ellas, si no comprendiéndolas desde la unidad de la totalidad.

ES EL ANTÍDOTO DEL FANATISMO que busca la conciliación de los opuestos. Desafiando sus propios límites y estructuras integrando la esencia de todas las creencias en su corazón alcanzando la realización espiritual, eso para mí es el hombre universal.

Es el hombre que es capaz de contemplar todas las creencias como manifestaciones y posibilidades del ser y sabe que todas ellas participan de una verdad última, que les da sentido, que las configura a la vida misma.

Ese hombre es capaz de contemplar al ser desde una multitud de ópticas. ÓPTICAS que no se contradicen si no que se complementan porque todas las ópticas proceden del mismo ser, de la misma unidad que las genera. TODAS SON EXPRESIONES DE ESE AMOR GRANDIOSO QUE ES BELLO Y HACE DE TODO BELLEZA.Y ESA BELLEZA EN DEFINITIVA ES LO QUE SALVA AL MUNDO. El que se ocupa de su propia intimidad, conoce la intimidad del otro no solo con una mirada cerrada, si no con los ojos bien abiertos para poder ver la hermosura de todos los amaneceres y lo bello que es el prójimo. AMOR. AMOR, AMOR, que es la verdadera libertad. Lo que nos une y no nos separa es la verdadera esencia.

El hombre ético sabe que una mano recibe y la otra da, que la cabeza se rinde al misterio de lo desconocido y él se muestra disponible a recibir más realidad del SER, mientras que su cuerpo gira de derecha a izquierda haciendo caminos siempre hacia el corazón, que es el centro de lo que verdaderamente uno es. Para el somos planetas que giramos en el universo, pájaros que nos elevamos liberándonos del ego, para poder llegar a ser bellas flores de ese jardín maravilloso y que podamos desprender aromas que generen vida y vida en abundancia para dejar este mundo mejor que como lo encontramos.

El amor verdadero lleva muchas veces sacrificio, es el ágape, es el misterio, es el silencio. Pero la esencia del silencio suele ser más elocuente que las palabras y para que vean que no estoy loco, lo voy a repetir tres veces, la vida a pesar de todo a pesar de todo y a pesar de todo, está llena de privilegios y es un gran privilegio el haber estado esta tarde con ustedes.

ANTONIO CAMARÓ RESPIRANDO NUEVOS AIRES DE PAZ Y ARTE ÉTICO

Cuando exponían en el museo Nicolás Roerich de Nueva York los vascos Ignacio Zuluaga y Ramón Zubiaurre (y su hermano Valentín), así como el valenciano José Segrelles, corrían los años 30. Una época donde las naciones se miraban en el espejo del sueño americano. Ha pasado mucho tiempo desde entonces. Lo nuevo se vuelve viejo y lo viejo da paso a lo nuevo en un ciclo sin fin. Y ¿qué es lo que permanece? ¿los suspiros? ¿las imágenes? ¿la conciencia?

Lo que permanece es el pensamiento, en la palabra escrita, en la música, en el trazo del pincel. Hay una carga psíquica, que se libera al leer, al escuchar una música, o al contemplar una obra pictórica. Una obra de arte es capaz, en medio de la desolación de una ciudad en guerra, de traer belleza a su entorno. Y lo mismo un buen libro y la música.

Sí, no importa cuán degradado esté el aire de una ciudad, o cuán fétida y apestada esté nuestra sociedad. El arte y la cultura universal repele los miasmas creados por las mentes oscuras. De ahí, que los no-éticos salidos de las cloacas, que pretenden dominar un País, lo primero que eliminan es la Cultura. ¡Defendamos la Cultura y el Diálogo! ¡Defendamos la Paz y la Belleza! Ello implica ser individuos éticos. Todos y cada uno de nosotros y nosotras debemos de convertirnos en ¡embajadores de la paz!

UNA NUEVA AURORA

Se hace necesario una gran luz, que se propague como un meteoro. Hay que buscar a aquellas personas que mantienen un mismo ideal, el del ¡amor por la humanidad! Y unirse a ellos y a ellas colaborando en sus proyectos, desde la transparencia y la sencillez, lejos de intelectos emponzoñados por el barro de su propio ego.

Sí, escultores, arquitectos, ingenieros, paisajistas, pintores, diseñadores y otros tantos más comienzan a trabajar con sosiego en pos del ideal de Belleza y Paz en todo el mundo.

Nuevas energías dibujan nuevas tendencias en estos tiempos y se abren paso en medio de la confusión. Nuestra decisión de querer hacer las cosas con ética atrae esbozos armoniosos que siluetean ambientes luminosos y saludables. Se trata de hacer lo correcto generando un nuevo aura y una atmósfera energética más saludable para nuestros nietos y futuras generaciones.

¿ES UNA FLECHA O UN PINCEL?

He aquí un pincel que vuela como una flecha hacia el horizonte de una nueva aurora. Ávido de expresar este deseo de consumar la Paz y la Belleza un artista se abre paso junto a su pintura y sus conferencias. Un espíritu justo, un alma recta, que tiñe sus pinceles desde la boca misma de sus tubos de colores para llevar la pureza al lienzo. Espontáneo y meditativo su corazón es un volcán imantado por las cumbres nevadas donde se encuentran nuestros Maestros anónimos, que a veces en su compasión nos envían las más preciosas señales.

Hablo del artista valenciano Antonio Camaró, conocido como “el artista de la paz y de la concordia”.

El Maestro ruso de las montañas y del color Nicolás Roerich solía decir: Donde hay Cultura hay Paz, y donde hay Paz hay Cultura.

Igualmente su hijo Svetoslav entendió el trabajo de su padre Nicolás a la hora de entrelazar los colores con la armonía de la Madre Naturaleza. Especializado como pintor retratista en sus principios sorprendía a la hora de reflejar la imagen espiritual y emocional de la persona retratada. Toda la familia Roerich se involucró en la actividad artística, científica, pedagógica, filosófica y de actividad pública teniendo como base las ideas de la vida ética. A ellos se unieron renombrados pensadores de su época como Romain Rolland, George Bernand Shaw, Rabindranath Tagore, Albert Einstein.

Antonio Camaró, conocedor de distintos sistemas filosóficos, ha sabido expresar este mismo ideal. En poco tiempo, este artista internacional está consiguiendo fijar una gran creación que ha de producir un pensamiento ético perdurable en la conciencia colectiva. Muy pronto será capaz de capturar en una pieza de arte la respuesta emocional tan ansiada por el público.

¡Estemos atentos!

Leonardo Olazabal Amaral

Nota de la Asociación ADA Roerich: Antonio Camaró y Leonardo Olazabal colaboran juntos desde nuestro Museo-Galería bandera de la Paz Roerich por expandir una Conciencia Ética desde el Arte, la Filosofía y la Cultura.