Archivos por Etiqueta: Leonardo Olazabal Amaral

ANTONIO CAMARÓ RESPIRANDO NUEVOS AIRES DE PAZ Y ARTE ÉTICO

Cuando exponían en el museo Nicolás Roerich de Nueva York los vascos Ignacio Zuluaga y Ramón Zubiaurre (y su hermano Valentín), así como el valenciano José Segrelles, corrían los años 30. Una época donde las naciones se miraban en el espejo del sueño americano. Ha pasado mucho tiempo desde entonces. Lo nuevo se vuelve viejo y lo viejo da paso a lo nuevo en un ciclo sin fin. Y ¿qué es lo que permanece? ¿los suspiros? ¿las imágenes? ¿la conciencia?

Lo que permanece es el pensamiento, en la palabra escrita, en la música, en el trazo del pincel. Hay una carga psíquica, que se libera al leer, al escuchar una música, o al contemplar una obra pictórica. Una obra de arte es capaz, en medio de la desolación de una ciudad en guerra, de traer belleza a su entorno. Y lo mismo un buen libro y la música.

Sí, no importa cuán degradado esté el aire de una ciudad, o cuán fétida y apestada esté nuestra sociedad. El arte y la cultura universal repele los miasmas creados por las mentes oscuras. De ahí, que los no-éticos salidos de las cloacas, que pretenden dominar un País, lo primero que eliminan es la Cultura. ¡Defendamos la Cultura y el Diálogo! ¡Defendamos la Paz y la Belleza! Ello implica ser individuos éticos. Todos y cada uno de nosotros y nosotras debemos de convertirnos en ¡embajadores de la paz!

UNA NUEVA AURORA

Se hace necesario una gran luz, que se propague como un meteoro. Hay que buscar a aquellas personas que mantienen un mismo ideal, el del ¡amor por la humanidad! Y unirse a ellos y a ellas colaborando en sus proyectos, desde la transparencia y la sencillez, lejos de intelectos emponzoñados por el barro de su propio ego.

Sí, escultores, arquitectos, ingenieros, paisajistas, pintores, diseñadores y otros tantos más comienzan a trabajar con sosiego en pos del ideal de Belleza y Paz en todo el mundo.

Nuevas energías dibujan nuevas tendencias en estos tiempos y se abren paso en medio de la confusión. Nuestra decisión de querer hacer las cosas con ética atrae esbozos armoniosos que siluetean ambientes luminosos y saludables. Se trata de hacer lo correcto generando un nuevo aura y una atmósfera energética más saludable para nuestros nietos y futuras generaciones.

¿ES UNA FLECHA O UN PINCEL?

He aquí un pincel que vuela como una flecha hacia el horizonte de una nueva aurora. Ávido de expresar este deseo de consumar la Paz y la Belleza un artista se abre paso junto a su pintura y sus conferencias. Un espíritu justo, un alma recta, que tiñe sus pinceles desde la boca misma de sus tubos de colores para llevar la pureza al lienzo. Espontáneo y meditativo su corazón es un volcán imantado por las cumbres nevadas donde se encuentran nuestros Maestros anónimos, que a veces en su compasión nos envían las más preciosas señales.

Hablo del artista valenciano Antonio Camaró, conocido como “el artista de la paz y de la concordia”.

El Maestro ruso de las montañas y del color Nicolás Roerich solía decir: Donde hay Cultura hay Paz, y donde hay Paz hay Cultura.

Igualmente su hijo Svetoslav entendió el trabajo de su padre Nicolás a la hora de entrelazar los colores con la armonía de la Madre Naturaleza. Especializado como pintor retratista en sus principios sorprendía a la hora de reflejar la imagen espiritual y emocional de la persona retratada. Toda la familia Roerich se involucró en la actividad artística, científica, pedagógica, filosófica y de actividad pública teniendo como base las ideas de la vida ética. A ellos se unieron renombrados pensadores de su época como Romain Rolland, George Bernand Shaw, Rabindranath Tagore, Albert Einstein.

Antonio Camaró, conocedor de distintos sistemas filosóficos, ha sabido expresar este mismo ideal. En poco tiempo, este artista internacional está consiguiendo fijar una gran creación que ha de producir un pensamiento ético perdurable en la conciencia colectiva. Muy pronto será capaz de capturar en una pieza de arte la respuesta emocional tan ansiada por el público.

¡Estemos atentos!

Leonardo Olazabal Amaral

Nota de la Asociación ADA Roerich: Antonio Camaró y Leonardo Olazabal colaboran juntos desde nuestro Museo-Galería bandera de la Paz Roerich por expandir una Conciencia Ética desde el Arte, la Filosofía y la Cultura.

CÓDIGO DEONTOLÓGICO DEL SÍMBOLO/BANDERA DE LA PAZ

A tener en cuenta:

Código de Honor en la Presentación de la Bandera de la Paz y de la Cultura.

1. La Bandera de la Paz y de la Cultura sólo la pueden exhibir los Organismos Oficiales Roerich tales como Asociaciones, Museos, Academias Científicas, Comités, Institutos de las Artes o Fundaciones.

2. La misma se entrega a Instituciones, Ayuntamientos, Pueblos y Ciudades, Escuelas o cualquier otro Organismo que haya trabajado por la Paz, el Diálogo, la Cultura, el Embellecimiento y Protección de Edificios Históricos, Catedrales o del Paisajismo Natural. Nunca se entrega a un individuo en particular.

3. La Bandera de la Paz, Estandarte o su Símbolo nunca se expondrá cerca del suelo o unido a otros símbolos.

4. La Bandera de la Paz y de la Cultura Roerich, aun siendo un símbolo universal como la Cruz Roja, no se exhibirá en la calle, en manifestaciones, marchas o reuniones grupales. Al igual que nadie puede usar la Bandera de la Cruz Roja sin pertenecer de un modo oficial a su Organización, la Bandera de la Paz no debe ser usada a modo de una cruzada personal.

5. La Bandera de la Paz es apolítica y antisectaria.

6. El Espíritu de La Bandera de la Paz se circunscribe a la defensa de los edificios históricos, arqueológicos, catedrales, bibliotecas, archivos del arte y museos.

7. Su desarrollo como una llamada de atención en tiempos de guerra o paz, se muestra como una herramienta educativa en las escuelas y colegios donde los niños y las niñas toman conciencia de su significado. La Ética, el respeto y una educación del alma en torno a la belleza espiritual, es donde más a gusto se encuentra su símbolo. Su color rojo-pichón sobre un fondo blanco nos habla de una Acción Noble. Su simbología trinitaria expresa lo mejor de la Ciencia, de la Filosofía y de la Religión, unidas por el círculo de la Cultura. También vemos en él, el Pasado, el Presente y el Futuro unidos por la Eternidad. Nicolás Roerich apuntó que no hacía falta más añadidos, pero que al ser un símbolo hallado en numerosas culturas antiguas y en todos los continentes, cada País puede darle sobre el significado anterior la relevancia que necesite.

Más de 400 Grupos u Organismos se encargan en el Mundo por velar y protejer la Bandera de la Paz Roerich.

8. Igualmente, cada País se compromete a respetar al Centro más antiguo de la Bandera de la Paz, así como cada provincia y ciudad dentro de cada Nación, evitando la perturbación del trabajo que ya esté realizándose en tal sentido. La colaboración, el respeto y la buena voluntad ha de guiar las relaciones y el diálogo.

 

Bajo este signo se unirán la belleza, el conocimiento, el arte y todas las naciones.

     -Organizaciones Internacionales Agni & Bandera de la Paz-

 

Museo Bandera de la Paz N. Roerich

Leonardo Olazabal Amaral

Presidente Fundador de ADA Roerich

Símbolo Registrado en España, nº M 2685666