Breve e interesante descripción del sabio y polígrafo español Dr. Mario Roso de Luna sobre el encuentro con un hombre notable, un Adepto, en las afueras de Madrid.

Enrique F. Orfila me habló mucho de él, y quiero iniciar el año nuevo 2018 con este interesante relato. Confío en que os deleite. ADA Roerich.

OBRAS SON PERSONAS HECHAS REALIDAD HISTÓRICA

¿Un Cherenzi, un Bodhisatva o un Mahatma?

Mago de la Fuerza Espiritual; Maestro de Sapiencia; Verbo de Sagacidad; Creador de Culturas; Genio Rector de Civilizaciones; Investigador de un Renacimiento Espiritual Moderno… Todo eso es ese hombre Divino, que nadie puede ver con verdadera sinceridad sin aprender a amar de veras y reconocer en él a un verdadero genio tutelar de carácter providencial, de extrañas realidades místicas y supracósmicas.

Lo conozco, he departido con él durante horas y horas, en la intimidad, que es cuando el hombre no puede engañar, y le he oído tratar de todos los problemas y en torno a la capacidad conceptual del hombre, que equivale a la expresión de la inteligencia en SÍ y POR SÍ, lo cual no puede dejar lugar a dudas ni a falsas apreciaciones en una mente que, como la mía, está acostumbrada a hurgar la naturaleza con un sentido riguroso de la precisión a la vez que de la belleza y de la sublimidad.

He visto en él todas las cualidades que quisiera ver en un genuino Maestro de Sabiduría, en un Arhat, en un auténtico Buda o Cristo. Más aún, lo he visto siempre promover, promulgar, señalar y aún inspirar nuevos valores en lo recóndito del ser. Toda su enseñanza, en efecto, gira en torno a la expresión de Valores netos de la seidad, que se encuentran en el ser tan sólo en condiciones potenciales, y se debe invocar y forzar o asumir caracteres externos por medio de la valuación de los múltiples y diversos trances de la vida. Por eso, cuando habla, podría decirse que pontifica, pues asevera como función de VERBO que exalta, exterioriza y expresa vitales y fundamentales Valores que hacen surgir de lo íntimo del ser, donde yacen estas cualidades de la Conciencia Universal, en forma de vivencias trascendentales.