Archivos por Etiqueta: No-Violencia

Nuevo Año y nuevo Encuentro de Agni Yoga de la Asociación ADA Roerich

Shangri-La, un punto de encuentro sobre la Paz, la Cultura y la interespiritualidad.

Más que lluvioso fue el fin de semana del 13-14 de enero de 2018, primer encuentro anual de Agni Yoga. A pesar de la severa humedad y las contundentes precipitaciones, que cayeron esos días, se volvió a fraguar el habitual halo de calor fraternal y espiritual en el centro de las montañas en Ereño, la colina del Laurel.

La Colina de Laurel

El encuentro dispuesto en las dos tardes consecutivas del sábado y el domingo se ve esta vez nutrida y enriquecida por la visita de dos compañeras de Zaragoza, como de la visita de David, nuestro incansable viajero de Madrid, que traerá un interesante relato sobre sus experiencias obtenidas en su último recorrido por California. Todo esto no es más que un mero incentivo de lo que se va a conseguir proyectar en este renovado encuentro de fin de semana, en base a nuevas expectativas de conocimiento y vibración vivificadora para la conciencia grupal.

Es de costumbre empezar la toma de contacto del sábado bajo el disfrute aromático y gustativo de un té, en este caso con sabor a jazmín, y un café de entrañable sabor, que a pesar de su modalidad de descafeinado no rompe ninguna expectativa para los más expertos. Dichos néctares son acompañados por dulces de distintas variedades, siendo esta vez enriquecido por la presencia del tradicional roscón de Reyes. Son momentos de transición, necesarios para los asistentes de un espacio vital exterior en dirección a un estado de mayor centralidad fraternal y aquietamiento mental.

En el transcurso temporal de este convite, la temática empieza a ampliarse bajo distintas perspectivas, pero siempre abordada desde el respeto y la compostura que requiere el lugar, para posteriormente finalizado esta primera toma de contacto, proceder a tratar temas de mayor calado y profundidad espiritual, siempre marcadas por la síntesis y la diversidad, tal y como se ha singularizado en la Sala de Exposiciones de Leonardo Olazabal, conocida también como El rincón del escritor.

Temáticas tan diversas como todas aquellas que puedan tener cabida en el mundo espiritual, pero siempre caracterizadas y articuladas por su honestidad y rigor teórico. De ahí que el tono vibratorio que se va adquiriendo sea in crescendo con la prolongación temporal. En esta ocasión se dio un mayor protagonismo a nuestro amigo madrileño, que había recorrido durante casi un mes la región californiana, visitando centros espirituales y de carácter simbólico, que pocos viajeros se detienen a buscarlos, a excepción de aquellos que manifiestan un alma más despierta.

Nos explicó las peculiaridades y ubicaciones de estos lugares, como The Temple of People, la casa-retiro de Jidu Krishnamurti en Ojai, la biblioteca con sus innumerables libros y archivos en el Philosophical Research Society (Los Angeles) de Manly Palmer Hall, el Parque Rosacruz, así como otros tantos emplazamientos, caso del monte Shasta, las reservas naturales de Yosemite, el Cañón de Colorado, Death Valley, etc. Evidentemente, la muestra visual y explicativa se prolongó durante varias horas, lo que nos permitió conocer de una manera más cercana y profunda las riquezas naturales y espirituales de este estado norteamericano.

Si el domingo comenzaba tanto pluviométrica como gustativamente de la misma manera, este día adquirió una profusión mucho más interna al sumergirnos en la práctica de los cantos de kirtans, para proceder seguidamente con el puja del Arati, lo que generaba, desde una perspectiva causal, una cohesión grupal de mayor intensidad. No obstante, no dejaban de ser preámbulos para encontrar el momento de mayor vibración espiritual y proceder a una meditación grupal.

Igualmente, el siguiente paso se muestra tan intenso como los anteriores, donde la aportación individual adquiere un mayor protagonismo por la búsqueda y selección de un extracto literario obtenido de distintas fuentes, elegidas dentro de una coherencia colectiva y conexionadas por tratarse de referencias literarias de carácter espiritual y de profunda solidez intelectual, lo que nos permitió abordar un excelso abanico que recogía desde las “Cartas” y “Comunidad” de Helena Roerich, hasta otras propuestas igual de interesantes provenientes de Alice Bailey, Mabel Collins y Albert Sassi, entre otros.

  Fragmentos literarios seleccionados con meticulosa observación introspectiva y furor proyectivo en sus contenidos y esencias. En definitiva, sucesivos pasos de mayor profusión espiritual que consiguen consolidar una perceptiva y sentida Coherencia del Corazón por parte de todos los asistentes ante esta seriación de participación, estudio y meditación grupal.

El final del encuentro nos volvía a reunir nuevamente en torno a unos alimentos, donde muchos de los miembros aportan también sus habilidades culinarias, resaltando especialmente las samosas vegetarianas estilo India de Petri, entre otros muchos de sus exquisitos referentes.

Aunque la actividad grupal se centraliza en las tardes de sábado-domingo, esto no desmerece la labor continuada de Leonardo Olazabal, durante las mañanas al atender a los invitados, así como contestar y atender las numerosas llamadas telefónicas de carácter informativo y mencionar a otros colaboradores de la Obra y de la Luz de Orense, Málaga o Valencia.

Es de agradecer las visitas de nuestras amigas de Zaragoza, así como de David, realizando el esfuerzo por las horas de viaje que conllevan sus respectivos desplazamientos, por su respetuosa actitud de aportación literaria, reflexiva y su experiencia de lo vivido bajo la predisposición de aportar lo mejor de ellos en este encuentro de fin de semana. Igualmente, remarcar que todo este proceso no sería posible sin los verdaderos baluartes y protectores del Centro de las Montañas y Museo Bandera de la Paz Roerich en Bedia (Bizkaia), como son Leo y Petri, quienes tienen por máxima actuar juntos por un mundo nuevo y mejor.

Om Shanti.

Íñigo

LOS REYES MAGOS

En el día de la Cabalgata de los Reyes Magos, oí a un niño preguntar a su madre ¿quiénes eran los Reyes Magos? La madre tras balbucear un poco dijo fríamente: ¡Unos señores con barbas que traen regalos! El niño se quedó mirándola en silencio con cara de insatisfacción. Vamos, que con esa descripción muy bien podían ser tres papás Noel, tres Santa Claus, o tres piratas.

Para ese niño y papás que quieran saber un poco más, ahí va una pequeñita aportación al tema.

Se dice que cuando los Reyes Magos de Oriente fueron a verificar y cerciorarse por sí mismos de que un gran ser espiritual había nacido en la Tierra tal y como predecían los astros, el niño tenía ya 10 meses.

Los Reyes Magos, Jefes de distintas Escuelas de Sabiduría, lograron burlar a los espías de Herodes. Cargados sus asnos con dulces frutos secos, olivas y algunas telas, pasaron como comerciantes hasta llegar a Belén (Bethlehem, casa de pan en hebreo). Tras días de largos ocultamientos antes de llegar definitivamente a Belén, los tres Reyes Magos por fin fueron conducidos por unos túneles hasta la familia carnal del Cristo encarnado como niño.

Antes se deshicieron de sus vestidos rústicos de vendedores ambulantes, ayudados por sus escribanos y discípulos que hacían un total de siete. El Rey Mago Indostaní, se vistió de blanco y oro. El Rey Mago Persa de blanco y turquesa. Y el Rey Mago árabe de blanco y púrpura. Cada uno de ellos con su corona de estrellas y ornamentos a modo de graduaciones que representaban las distintas conquistas del espíritu a lo largo del Sendero del Conocimiento.

Para presentarse frente al Gran Ungido que había bajado a la Tierra, no eran necesarios ropajes con oro como el que refulgían en los templos, sino que las vestiduras eran de lino blanco en representación del alma, y el resto sencillos atributos de respeto como Maestros de Maestros que señalaban la procedencia de las Distintas Escuelas de Oriente.

Una vez frente a la cuna del niño enviado por Dios, los Tres Reyes y cuatro pajes, hincaron sus rodillas frente a la cuna, una canastilla de mimbre, para ver al niño y sus rasgos.

Lo que allí aconteció junto a Myrian, familiares y amigos como José de Arimatea y Nicodemo, es difícil de describir sin emocionarse y sin dejar por el camino los hechos más significativos que el hombre común no podría entender.

El anciano Maestro Persa Baltasar, vino a decir: “los trovadores del Irán, sueñan y cantan desde hace mil años con este acontecimiento”.

El Maestro Gaspar añadió: “en las grutas y selvas del Indostán donde habitara Buda aún permanece la Luz Increada y Eterna, esa luz es la que veo hoy aquí”.

Y Melchor dijo: “en mi arabia de piedra, bajaré como un águila hacia las tierras floridas de promisión soñada por Moisés, y ahora cuando levante el vuelo, arrastraré conmigo a todos los que quieran volar hacia lo invisible y desconocido”.

Acto seguido, observaron todos los signos que traía el pequeño cuerpecito del niño y que señalaban si tenía las condiciones propias para la encarnación del Avatar Divino. Los respectivos notarios de cada Escuela, consultando antiquísimas escrituras sagradas iban dando cuenta de los rasgos de los ojos, nariz, boca, frente, manos y pies. El mismo examen hecho a grandes lamas del Tíbet, a Krishna, Buda y Moisés.

Las palabras de los Magos toman aquí una solemnidad solo comprendida por la Virgen Madre. Todo promulgaba una gran verdad: ¡Un ser excepcional ha venido a la Tierra!

Los libros ocultistas y esotéricos de las diferentes escuelas de Iniciación del Mundo nos hablan del nacimiento de grandes instructores de la Humanidad. Pero en este caso El Mesías, llegó en el lugar y en el momento adecuado para una evolución que si ha de tener algún significado solo será comprendido éste, cuando él venga por segunda vez como así lo prometió. La raza humana en conjunto ha desarrollado una gran conciencia en los últimos 2000 años, pero no la suficiente como para convertir nuestra actual sociedad en un modelo de vida y de Conciencia Crística o Luminosa.

Lo absurdo, la baja conciencia, la estupidez y la violencia golpean cada día la conciencia humana aportando dolor y miseria. Se desmitifica y ridiculiza la adoración a los Reyes Magos, se re-inventan nuevos iconos desprovistos de Belleza Espiritual y se rinde culto a la falta de gusto y a la mediocridad. Olvidando que Libertad de expresión no es herir, ni ofender, ni avivar los odios. Se trata de curar y no de herir, por eso el mensaje del niño Jesús es claro y así lo manifiesta durante toda su vida: ¡YO SOY EL QUE CURA! Este es el verdadero lema de la NO-VIOLENCIA, lema de la Asociación ADA Roerich.

En el día de los Reyes Magos ensalzamos nuestras cualidades de Amor, Plenitud, Ética, Integridad, Unificación, Fraternidad, y Solidaridad, representadas por los regalos que hacemos hoy día en sustitución de las ofrendas de pan, ramas de olivo, una cestilla de frutas y mirra. Pero recordando que son estas características las que hacen al ser humano un individuo perfecto y no los objetos materiales.

No estoy hablando de algo imposible, esto es tan fácil como el cambiarte de zapatillas, solo tienes que decidir caminar en ese sentido, dando tan solo un saltito, solo eso…ya mismo ¡Ahora!

Los regalos de los Reyes Magos

La Mirra, es un incienso que junto con el áloe se deposita en el Altar del Perfume, purifica el aire y elimina las radiaciones naturales, las emociones negativas y los malos pensamientos que actúan como interferencias a la Luz. La resina de Mirra era utilizada en la curación de heridas y en aromaterapia por la medicina Ayurvédica. Esta solía quemarse, junto a las numerosas estatuas de vírgenes cubiertas por velos y flores blancas de azahar, pertenecientes a otro pasado histórico. Representa la Verdad. Los sentidos superiores y la Influencia Celestial.

El Oro representa la pureza del pensamiento, la luz de la conciencia, y la naturaleza de la Intuición. Es el Sol, la Unidad, y el calor de la Bondad. Nos invita a trabajar con las emociones más altas, y con el amor más elevado.

El Incienso, entendido como Luz Etérea, Belleza, Devoción sublime y eliminación de los espejismos mentales que distorsiona la vida. Señala un camino a recorrer, nuestro particular Galilea – Belén, pero siempre viendo cada cosa en su realidad, para que se convierta en un verdadero viaje de descubrimiento. ¿Quieres iniciar tú este viaje?