Son tiempos de crisis personales y sociales. Precisamente las entrantes nuevas energías están agitando la podredumbre escondida y lo retrógrado.

Ya sé que estamos viviendo una mala época, parece que la ética se derrumba por todos los lados, y que la gente cada vez está más desquiciada…eso es verdad. Pero también es necesario que ocurra esto. Los discípulos/as del mundo con su nueva conciencia agitan toda esta falsa vanidad, egos y hechizos. Son los nuevos médicos del Alma. Hombres y mujeres de buena voluntad que con su aportación diaria logran limpiar, erradicar y curar para volver al ser humano al Sendero de Paz al que siempre perteneció. Por supuesto, al ser seres de luz, la gente y los vecinos los atacan, temerosos y a la vez envidiosos de su luz. Es la conciencia ordinaria que no soporta la belleza y los buenos modales.

EREÑO _ BEDIA

Hemos venido a esta tierra, como tantas veces antes, en pasadas civilizaciones. Hemos tenido tantas familias y amigos como granos de arena hay en una playa. Y ninguna época ha sido fácil.

Venimos aquí a vivir una vida nueva…y todo se va enredando de tal manera que nos dañamos una y otra vez. Preguntas al cielo y te responde que estás aquí para romper cadenas, para liberarte de la esclavitud, para traer la dicha a tus semejantes y a ti mismo, y cuando lo haces parece que todo va bien, ya tienes la llave de tu destino, hasta que en una vuelta más alta de la espiral surge otro escollo, otro morador del Umbral, otra situación que tensa aún más la cuerda…Buscas la dulzura de la voz del Maestro y no aparece. Lloras en silencio, al amparo de la oscuridad de la noche, sola, solo… Dios ama a los que padecen, piensas mientras te quedas dormido, y con renovadas fuerzas al día siguiente vas a seguir trabajando, vas a seguir luchando, con plena libertad trabajas por tus nobles ideales, eres un alma solar, un guerrero espiritual, un compañero del Nazareno.

Pero hay gente que no puede sufrir tanto y en la desesperación de su miseria se suicida o bien se ve abocado a cometer un delito, dañando aún más su vida esperando que en el fondo de esa oscuridad se halle algo que le ayude de verdad.

Hay tantas muertes de las que las noticias no hablan… Hablar de serena esperanza y de un futuro de amor y paz se hace francamente difícil en esas situaciones. Sobre todo cuando ya no se cree en nada. Tal vez y digo solo tal vez, ciertas fuerzas tratan de obligarte a retroceder a niveles de vida inferiores. Pero no hay que permitirlo ¡no! Hay que sacar fuerzas y abrir nuevas ventanas que hay en nuestro interior. Un aire fresco está ahí aguardando que lo inhales. Si me preguntas de dónde procede yo te diré que de tu Divinidad Interior, de tu Maestro Interno y si me apuras del Maestro Jesús, el Nazareno. Llámale y pídele ayuda, él te espera con los brazos abiertos, y te dice: ¡respira mi nombre y vencerás!

Hoy día el movimiento espiritual en el Mundo es el más grande que jamás se haya conocido en la historia de las civilizaciones.

Así que el hermoso ideal de iluminar al ser humano y a toda la Naturaleza está más vigente que nunca y personas como vosotros/as y nosotros/as lo hacemos posible cada día aportando nuestro pequeño pero significativo grano de arena.

Miremos a las estrellas, recojamos su energía psíquica y llevémosla a nuestro Corazón, donde se curarán todas las heridas.

Leonardo,

Instructor de Raja Yoga

En la luna llena de Géminis