ICR: 7 de marzo de 2017.

En la actualidad en Moscú representantes de las agencias policiales por iniciativa del Ministerio de Cultura de la Federación de Rusia están llevando a cabo la mayor confiscación del patrimonio de los Roerich en el Centro Internacional de los Roerich. “En este momento el edificio del Centro – en Myalyi Znamenskyi Str. 3/5 [en Moscú] – está siendo bloqueado por representantes de la agencia policial. La unidad armada de Misiones Especiales nos ha quitado las llaves, están llevando a cabo búsquedas e incautaciones”- dijo el primer vicepresidente del Centro Internacional de los Roerich Alexander Stetsenko.

Hoy mismo se les ha quitado los teléfonos a los líderes del Centro Internacional de los Roerich y se encuentran aislados del mundo exterior. La puerta de entrada del museo ha sido forzada. Las pinturas están siendo descolgadas.

Los Roerich son una reconocida familia de grandes artistas rusos, eruditos, filósofos, figuras públicas. La herencia de Roerich fue trasladada por Svetoslav Roerich (1904-1993) – un ciudadano de India – a la organización no-gubernamental de Moscú “El Centro Internacional de los Roerich” (ICR), fundada por él.

El Centro Internacional de los Roerich, en base a la herencia trasladada por Svetoslav Roerich y de acuerdo a su voluntad, estableció un museo de clase mundial – el museo no-gubernamental llamado después de Nicolás Roerich, que está situado en el corazón mismo de Moscú, en la mansión Lopoukhin. Lo conservado en el museo no-gubernamental del Centro Internacional de la herencia de Roerich consiste en la colección más grande del mundo relacionada con las pinturas de Roerich, con un archivo único, con colecciones raras de pequeño arte plástico recogido por Roerich durante su expedición por el Asia central (1924-1928), con una biblioteca conmemorativa, el fondo conmemorativo del museo y otros artículos raros del museo.

El valor del patrimonio del Centro Internacional de los Roerich es enorme. Las pinturas de Nicolás Roerich (1984-1947) invariablemente se encuentran entre los lotes más caros de las subastas de arte ruso de las principales casas de subastas.

El museo no-gubernamental Nicolás Roerich del Centro Internacional de los Roerich es el museo no-gubernamental más grande de Rusia y el centro más grande de la cultura independiente en el país. Desde hace algunos años, los dirigentes del Ministerio de Cultura de la Federación de Rusia hacen todo lo posible para apropiarse del patrimonio dado por Svetoslav Roerich al Centro Internacional de los Roerich (ICR), así como para quitar al ICR los locales del museo, la mansión Lopoukhin – y así aniquilar el museo no-gubernamental Nicolás Roerich del ICR. Como han fracasado a la hora de apropiarse del patrimonio mediante decisión judicial, ahora han iniciado medidas coercitivas con organismos encargados de hacer cumplir la ley.

El Centro Internacional de los Roerich fue nominado en 2016 para el Premio Nobel de la Paz. Ha recibido varios premios y reconocimientos europeos y rusos por sus destacados logros en el campo de la museología y la conservación del patrimonio cultural, en particular Lyudmila Shaposhnikova, Directora General del Museo Nicolás Roerich del ICR, que ha sido galardonada con el Premio de la Unión Europea al Patrimonio Cultural “Europa Nostra” (en 2010) (http://www.europanostra.org/awards/31/) por la restauración científica de la antigua mansión Lopoukhin en Moscú, donde se aloja desde 1990 el museo no-gubernamental del ICR. La restauración de la mansión Lopoukhin fue ejecutada enteramente con los esfuerzos del ICR, gracias a donaciones del gran público, sin un solo centavo del gobierno.

La amplia actividad cultural, educativa, científica, editorial y de exposiciones realizadas por el Centro Internacional de los Roerich y su Museo ha ganado no sólo renombre, sino también un merecido reconocimiento cultural internacional; ha sido elogiado por el Secretario General de la ONU Ban Ki-Moon y la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova.

Consideramos que la incautación de la herencia Roerich del Centro Internacional de los Roerich en Moscú ha sido llevada a cabo por la fuerza con representantes de los organismos encargados de hacer cumplir la ley, siendo una violación sin precedentes de los derechos de la sociedad civil y bajo medidas coercitivas por parte de las autoridades gubernamentales, que contradicen los principios y normas aceptadas y establecidas democráticamente.