Mi mujer Petri y yo, decidimos viajar a Francia para visitar el “Musée Asiatica” en Biarritz.

Museo Asiático de Biarritz

Museo Asiático de Biarritz

 Durante muchos años habíamos oído hablar de una interesante colección de arte antiguo de India, Nepal, Tíbet, China, Tailandia y Pakistán albergada en dos galerías, una situada en el subsuelo y la otra en la planta baja.

Abierto en el año 1999 por Michel Postel, fundador y director junto con su esposa (conservadora de este Museo) Xintian Zhu, no han parado de recibir elogios por su trabajo y dedicación a lo largo de todos estos años. Escritores, Artistas, Embajadores y representantes de la Cultura, así como un público curioso, han contemplado en silencio piezas únicas en el mundo, siendo algunas muy valiosas. No en vano su colección del Himalaya es considerada la mejor de Europa.

Museo Asiático de Biarritz

Museo Asiático de Biarritz

 Desde los años 50 se dedicó a coleccionar muchas obras de arte, más por evitar que se perdieran que por el hecho de desearlas. En sus primeros viajes a un lado y otro del Himalaya veía que muchas de estas joyas artísticas y espirituales se vendían ¡al peso en Delhi!

 Michel es un amante de los libros en general pero en especial de los antiguos. Ha estudiado textos budistas, tratados históricos de las diversas Deidades –le encanta la iconografía oriental-, los códices de medicinas naturales como los textos Ayurvédicos. Igualmente conoce bien los Vedas y en particular “El Bhagavad Gita”. Colecciona estos libros, monedas y sellos de India en particular.

Museo Asiático de Biarritz

Museo Asiático de Biarritz

 Michel Postel ha contribuido a salvar un patrimonio considerable de Tíbet-China, India, donando piezas a museos como el Museo de Arte de Filadelfia y el Museo Guimet de París.

“Los comerciantes de arte antiguo son vigilados por la Interpol para evitar espolios a través del mundo”, afirma Michel.

El Museo Asiatica sufrió un robo con violencia realizado por tres hombres que luego huyeron en un vehículo Mercedes.

Varias piezas de Jade antiguo (y piezas muy raras) fueron robadas. Tan solo una de estas piezas y de similar factura había alcanzado en una casa de subastas el precio de un millón de dólares. Parece evidente que un encargo les dirigió hacia esas piezas del Museo Asiatica. Esta historia la conocimos al día siguiente de regresar de Francia, mirando en Internet.

El caso es que tras subir varias calles empinadas de Biarritz y preguntar a varias personas, llegamos a la plaza donde se encuentra el Museo ASIATICA. Se hizo de rogar, pero cuando por fin nos situamos delante de su entrada principal, un pequeño ¡oohh! se nos escapó de la boca. Entramos y una señora muy amable nos dijo cómo teníamos que visitar la Exposición. Estábamos Petri y yo solos. Era como estar en un entrañable hogar. Al entrar en la primera sala comenzaron a encenderse más luces de las que había y una suave música de India acarició nuestros oídos. Era como si de repente estuviéramos allí mismo, en uno de los museos de arte antiguo que visitamos en nuestros viajes al País de los colores de azafrán y de hermosos saris.

Contemplamos cada una de las piezas llamándonos más la atención las que bien conocíamos… ¡Mira aquí Leo…! ¡Mira aquí Petri…!

Museo Asiático de Biarritz

Museo Asiático de Biarritz

 Al finalizar el recorrido, nos encontramos con una colección de sellos conmemorativos entre los que se encontraba la medalla de Nicolás Roerich con motivo de la creación del Museo Roerich en el Master Building de Nueva York en el año 1929, y otro, que vio primero Petri, sobre una pintura de Nehru pintada por Svetoslav Roerich en India. Dos hechos que venían a coincidir con dos extraordinarios eventos relacionados con ello y sobre los que estábamos trabajando. Sin duda, para nosotros fue un guiño del Universo y de los Gurus anónimos del Himalaya.

El caso es que al salir, vemos un señor sentado en una silla que nos envía una cordial sonrisa a la vez que nos observa. Yo me dirijo a la señora que está tras el mostrador y le damos las gracias por lo que hemos visto allí. Le pregunté cómo se llamaba el dueño de este Museo… Y con una nueva sonrisa me dijo señalando ¡lo tienes ahí!

Michel Postel Fundador del Museo Asiático de Biarritz, Francia

Michel Postel Fundador del Museo Asiático de Biarritz, Francia

 El hombre mayor que nos observaba se puso raudo de pie y se acercó hasta nosotros para presentarse… así lo hicimos. Hablamos de lo que había visto y de que era un honor conocerle ya que vivió en India, un País que amamos, y le dijimos que nos parecía increíble todo su trabajo.

Petri me hizo una foto con Michel y tras despedirnos, comenzamos a bajar las calles de Biarritz casi como flotando –esa extraña y sutil sensación que ocurre cuando estas feliz por el logro mental y espiritual obtenido-. Nos parecía increíble que conociera la Pintura de Nicolás Roerich, que visitara la casita de los Roerich, entonces abandonada en El Himachal Pradesh. Que nos preguntara acerca de adónde han ido a parar las Pinturas expuestas en el Museo de Patna, particularmente los Tankas tibetanos de Roerich (investigaremos este tema). Que tuviera la obra de George Roerich titulada “Los Anales Azules” de 1949.

Michel Postel, ¡Mil gracias! Y NAMASKAR.

http://www.museeasiatica.com/spanish.htm