La pintura Lo más Sagrado –El Tesoro de la Montaña del Profesor Nicolás Roerich

Nicolás Roerich tenía claro que la Enseñanza de la Belleza y de la Integridad eran necesarias tras los horrores de la Primera Guerra Mundial y más tarde de la Segunda. La humanidad necesitaba resurgir de las cenizas (duramente golpeada por dirigentes perversos) a través de la Cultura de Paz. ¿Cómo hacer algo así cuando todo ha sido destruido y el sufrimiento es la nube negra de cada día?

Lo más sagrado y los cristales de cuarzo de la Nueva Era.

Nicolás y su mujer Helena, además de sus hijos Juri (George) y Sveti (Svetoslav), creían firmemente que el camino consistía en proteger el patrimonio cultural, filosófico y espiritual del mundo, y darlo a conocer a través de sus espléndidas pinturas, sus libros de viaje, la enseñanza de la Ética Viva, y más tarde con la Bandera de la Paz.

De la pintura El tesoro de la montaña.

En los años 80 -mi mujer y yo- nos comprometimos en dar a conocer y difundir su extensa obra. En todo este tiempo hemos tenido numerosos encuentros notables con sus discípulos, sus libros, prendas, objetos de distintas expediciones, joyas y colecciones personales Roerich, que han supuesto un hito de contenida emoción y de despertar interior. Muchas de éstas cosas las hemos expuesto en nuestros charlas y en nuestro pequeño museo privado Roerich que el próximo año 2020 cerraremos definitivamente por jubilación.

Voy a señalar uno de estos momentos memorables. Con motivo de uno de los viajes a Rusia, donde además de ver y tocar los lienzos originales de Nicolás y de su hijo Svetoslav para calibrar sus energías cualitativas bajo el formato de la Radiestesia, tuvimos la oportunidad de conocer a un grupo de Agni Yoga que eran documentalistas. Ellos habían recorrido un tramo del famoso viaje Roerich al Asia Central para hallar –en una expedición sin precedentes- la cueva que sirvió de inspiración para la realización del lienzo Sacred –Treasure of Mountain de 1933.

Esta pintura muestra una cueva formada por minerales de cristal de cuarzo. Aquí Roerich recreó un encuentro con los Adeptos de Sabiduría. Los expedicionarios rusos se trajeron una muestra para así activar una Galería con magníficas litografías y reproducciones en lienzo de los cuadros de Nicolás y Svetoslav Roerich.

De la pintura El tesoro de la montaña.

En las fotos se puede ver el cristal de cuarzo procedente de esa cueva. Tocarlo fue todo un honor ya que es un pequeño vórtice cristalino de energía cuya vibración etérica se expande al mundo desde un importante centro de Agni Yoga en Samara, Rusia.

Leonardo Olazabal