SONY DSC

Crónicas desde Moscú

Llegamos mi esposa y yo a Moscú el día 7 (cumpleaños de Vladimir Putin) con motivo de las Jornadas Internacionales del Centro-Museo Roerich. En la mañana del día 8 de octubre (víspera del cumpleaños de Nicolás Roerich) me disponía a desayunar junto a la ventana que mira al Kremlin. Ensimismado con las vistas y soñando con el día que me esperaba en el Museo, abrí un periódico de los tres que te dejan en la mesa. Se trataba del “The Moscow Times”. Pronto leí una noticia que me produjo un desazón interior. La crónica es de Anna Dolgov y dice así:

Un proyecto planea transportar 35.000 toneladas de residuos radioactivos a la cercana ciudad de Irkutsk. Los residentes y medioambientalistas locales han apelado al Presidente ruso Vladimir Putin para parar el plan de construcción de un depósito de procesamiento de residuos radioactivos cerca del lago Baikal, en la parte oriental de Siberia, ya que las voces críticas al proyecto dicen que podría dañar un ecosistema único.

Los efectos colaterales de un accidente potencial en el depósito, pone con claras dudas el hecho de que se construya dicha planta en el pueblo de Shiryayeva en la región de Irkutsk, lo que podría significar la devastación del medio ambiente de esta zona, según ha comentado un profesor de Física llamado Sergei Korenblit, de la Universidad Estatal de Irkutsk. La petición dirigida a Putin mediante la plataforma Change.org para parar la construcción de este depósito ya ha conseguido más de 34.430 firmas hasta el miércoles por la tarde. Y necesita unas 600 firmas más.

El proyecto para procesar los residuos tiene pensado transportar más de 35.000 toneladas de residuos metálicos radioactivos desde la planta de uranio enriquecido en Angarsk a Shiryayeva, de acuerdo a un informe del grupo de vigilancia independiente Bellona.

El pueblo está localizado a unos 35 kilómetros de Irkutsk, centro industrial y académico regional, y a 100 km. de la zona del Baikal. Los residuos serían transportados desde la Planta Química de Electrolisis de Angarsk por camiones sobre un puente en Irkutsk, un intento que genera “riesgos potenciales” a la ciudad, según se comenta en la petición de Change.org. “Es mejor evitar a la industria peligrosa que más tarde tener que estar durante muchos años intentando cerrarla”, tal y como se puede leer en la petición. “El lago Baikal ya ha estado expuesto a través de la industria papelera y de la celulosa, que ha contaminado el lago para los siguientes años venideros.”

Otro aspecto significativo de este tema para poder parar este plan es si la planta en Shiyayeva sólo procesará los residuos de la planta de Angarsk, como se propone desde el proyecto institucional, o se convertirá en un lugar para procesar materiales radioactivos traídos desde otras regiones y posiblemente desde el extranjero. Los sectores críticos tienenMoscú 8 octubre Baikal 1 Art miedo de que la elección pueda ser eventualmente determinada con el objetivo de obtener grandes beneficios por parte de las compañías involucradas en el procesamiento de los residuos, comenta Korenblit.

En una sesión de audiencia pública mantenida en Shiyayeva este verano, se votó en contra de la construcción y se pidió que el procesamiento de los residuos se haga en la planta de Angarsk, que es donde se producen los residuos. Pero la portavoz del Ministro de Medioambiente Regional, Olga Kirilova, dijo que la sesión mantenida en Shiyayeva debe quedar invalidada, porque el tema debería haber sido discutido por la región de Irkutsk, tal y como se comenta en la petición de Change.org. De hecho, la construcción está programada según se ha planificado.

La capacidad proyectada para el depósito permitiría almacenar unas 2.000 toneladas por año, lo que significa que el procesamiento de las 32.000 toneladas traídas de Angarsk, que es lo que se espera que se traiga, tardaría unos 17 años, mientras a la vez se van esperando más residuos desde la planta de Angarsk para que sean depositados, según informa Bellona.

Después de ganar una elección en el último mes, el gobernador regional de Irkutsk Sergei Levchenko dijo que cancelaría la construcción y cerraría la Planta Química de Electrolisis de Angarsk, convirtiéndola en un almacén para los residuos que se han acumulado allí mismo, según informa el periódico digital regional NewsBabr.

Pero la dirección de la Planta de Angarsk no está de acuerdo, diciendo que el gobernador se ha excedido en su autoridad y que cualquier decisión para cerrar un depósito federal debe ser realizada sólo por el Presidente de Rusia, informa el NewsBabr. El director de RosRAO, filial de Irkutsk, agencia para la gestión de la radioactividad que encabeza la construcción planeada, ha hecho saber este verano que el proyecto ha sido generado “para el bien de la región de Irkutsk”, según informa Bellona. “Estos son nuestros residuos y tienen que ser reprocesados aquí”, según ha comentado el director general de RosRAO, Anatoly Pavlov. “Nuestro país ha puesto el tema para deshacerse de los residuos. Afortunadamente, la región de Irkutsk tiene una empresa, que es RosRAO.” Pero los partidarios de la construcción han fracasado a la hora de demostrar porque el procesamiento de los residuos no puede continuar en la planta de Angarsk, la cual ha estado gestionando sus residuos durante una década, de acuerdo a Korenblit, que tomó parte en la audiencia.

El lago Baikal es el lago de agua dulce más grande del mundo por volumen y también el más profundo del mundo, el más limpio y el más antiguo, con casi 25 millones de años. El lago tiene una profundidad máxima de 1642 metros y mantiene una quinta parte de la superficie no helada de agua dulce del mundo. Pero el lago, un lugar del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, ha sufrido sustanciales daños medioambientales desde que la industria papelera y de la celulosa se instaló en sus orillas en 1966. La creciente contaminación está reduciendo el lago a una ciénaga con la extensión de especies invasivas de algas que se desarrollan sobre los residuos líquidos, incluyendo fuel y excrementos, los cuales son derramados al lago en cantidades de cientos de toneladas cada año, según hallazgos obtenidos durante el año pasado por el colectivo Ola Medioambiental del Baikal. “The Moscow Times”. Esta noticia nos dejó perplejos una vez más. Hace tiempo se difundió la noticia de residuos radiactivos en el Tíbet y en los Himalayas, lo que afectaría a toda la India. Ahora el lago sagrado de Baikal.

Es una manera sibilina o salvaje de aniquilar el planeta y toda forma de vida en él. En las conferencias del Centro Roerich ruso de otros años he escuchado diversas llamadas de alerta en esta línea que afectaban a otros lugares. ¿Qué se ha conseguido? ¡nada!

Así las cosas, pronto tendremos que hacer una llamada de socorro para levantar pirámides a escala de la de Kéops, que parece que se come la radiactividad, o bien llamamos a los radiónicos auténticos que con sus instrumentos tipo SE-5 1000 o El Quantec, eliminen toda contaminación ambiental, tanto del agua como de los bosques y ciudades. Quizás esto tarde en producirse, tanto como la asimilación de una Ética Viva y una Conciencia Luminosa por parte de Gobernantes, políticos, empresarios y otros…Sí, pasarán 200 años antes de que esto ocurra.

Bebida del Baikal

Bebida del Baikal

 El propio cosmonauta y héroe nacional Serguei Avdeyev, al que tuve el honor de estrechar su mano, insiste de que “Hay que empezar a preocuparse por toda la basura espacial que orbita alrededor de la Tierra”. ¿Y esto cómo se soluciona? Mientras pienso en ello, he decidido tomar un chupito de Agua orgánica del Lago Baikal, eso sí, después de testar las vibraciones saludables con el Micrómetro y el péndulo egipcio del Sr. Belizal. Todo estaba bien…y con buen sabor. ¿Sería la última botella sana del Baikal?

Leonardo Olazabal A.