El Avatar Bhagavan Kalki de la India

-Un espejismo anunciado-

   Por Leonardo Olazabal

En el año 2000 cogí la maleta (no uso mochila) y con mi alumno y amigo Antonio me dirigí en dirección de la India. La razón de este 4º viaje era despedirme del Instructor Mundial de Yoga Sri T.V. Anantaram.

Su avanzada edad y su deseo de que conociera el Ashram del Avatar Bhagavan Kalki (de donde se decía que brotaba agua con una fuerza curativa de 18.000 Angstrom), hizo que me ponga rumbo a ese gran País. He de decir que las medidas radiestésicas de un agua de manantial de montaña saludable arrojan una medida de 9.000-10.000 Angstrom.

Las aguas de manantiales de Altai, Siberia o los Himalayas llegan a 12.000 Angstrom. El agua del grifo de la ciudad, desde el punto de vista energético o vital, ronda los límites normales de 6.500 Angstrom.

Al parecer, si tomabas el agua que se extraía del subsuelo por donde pisaba el Bhagavan Kalki (y hacías buenos donativos), la curación estaba asegurada. ¿Se trataba de otro canto más de sirena? ¿Un cuento más de la misteriosa India?

Para un guerrero espiritual como yo, que además de ser Profesor de Raja Yoga cultiva la habilidad de la Radiestesia o Arte Zahorí, ir al País del color, el incienso y las especias, con toda su diversidad espiritual era algo que se me antojaba muy atractivo.

Además iba a despedirme de mi Maestro Sri T. V. Anantaram, que ya anciano quería verme y tal vez  regresar con el cuerpo totalmente sanado. Incluso se me decía desde Sudamérica, quienes habían estado con Bhagavan, que se me iba a revelar mis vidas pasadas y el sentido de la presente. No me interesaba este punto, pero con semejante estrella en el horizonte ¿cómo no ir en su dirección?

La cabeza es sede del razonamiento y el corazón o el cuerpo es sede de las emociones. Ambos se tropezaban, en vez de ir juntos y en armonía, ya que la mente me decía una vez más ¡cuidado! mientras que las emociones me impelían a ver de nuevo y por última vez a mi Maestro de Raja Yoga, lo demás era secundario.

No me atraía para nada el tal nuevo Kalki, pero sí las aguas curativas. Yo tengo aguas de varios lugares espirituales del mundo, que se dicen significativos. Con la Radiónica podía estudiarla, multiplicarla y ayudar a los necesitados. Esto lo explicaré en mi próximo libro sobre el tema. India, el Rayo Azafrán, conocido en la Psicología Esotérica como el 4º Rayo, el de “La Armonía a través del Conflicto”.

Donde el arte, la belleza y la intuición se entremezclan con el canto, la danza y el conflicto, como esa pobreza que llena todos los rincones llevada no sin cierta solemnidad. Así las cosas, recelando de lo que me iba a encontrar, y agarrado al sentimiento de ver al Instructor que con su espíritu diligente, sabiduría y fina flexibilidad mental, bendijo unos años antes mi hogar y Centro de Yoga en Bilbao, partí para Madrás (hoy Chennai).

Desde esta gran ciudad en la que estuvimos con el Maestro apenas 1 hora, partimos casi sin saber a dónde, en un jeep repleto de gente y bártulos. El viaje duró 8-9 horas, con un calor sofocante, recorriendo carreteras y zonas semi-desérticas, engullendo uno tras otro, pueblos paupérrimos hasta que al final llegamos al sitio dorado.

He dicho sitio ¿dorado? Se me había prometido y descrito algo distinto a lo que ahora veía ¿Pero que es esto? El lugar se hallaba ubicado en medio de la nada y rodeado de una docena de gigantescas torres eléctricas con sus gruesos cables de alta tensión. Dos tiendas de lonas a modo de cuadras para el ganado por donde se paseaban tres perros con sarna, y donde se dormía en el suelo junto a otras 14 personas extranjeras, marcaban el final del trayecto.

Las mujeres lo hacían en otros lugares similares. Norteamericanos, sudamericanos e indios eran los más numerosos. Un habitáculo con un altar hindú muy cuidado donde se daba el Satsanga (enseñanza grupal) para unas 200 personas, cuatro árboles y unos muros con sucias paredes y letrinas en peor estado, que servían de duchas también, completaban el paraíso para aquellos que querían ver al nuevo Avatar. Avatar que vivía con su mujer e hijos en un lugar cómodo donde no faltaba de nada.

El citado Avatar y su consorte no nos recibió ese día. Y al día siguiente fueron otros oficiantes los que hablaron por él. Yo recogí varios frascos con el famoso agua de la primera Ciudad Dorada que iban a crear. A juzgar por las informaciones que se daban allí acerca de las grandes sumas de dinero y regalos de lujo que recibían, seguro que pronto lo conseguiría. Pero el titulo de Avatar de Kalki se lo tendría que quitar.

Los religiosos de india no podían permitirlo, ¿proclamarse el esperado Avatar Kalki sin serlo? ¡eso no se puede consentir!… y ¿lo del agua? Lo del agua milagrosa no era más que un camelo como pude comprobar in situ. No esperaban que yo fuera Radiestesista y cuando dije que el agua apenas llegaba a los 9.000 Angstrom y que el agua de manantial de mi caserío era de 9.500 Angstrom, es decir: ¡mejor que la de ese hipotético sagrado lugar! me miraron con ojos vidriosos que denotaban una cólera contenida.

Visto lo visto y oído la pobre y delirante charla sobre los males que aquejan al mundo dada a las seis de la madrugada, y para la cual nos habían levantado dos horas antes a golpe de sirena, decidí no pasar un día más en ese lugar. No fue fácil, había hablado demasiado (no me suelo callar ante el engaño o lo que me parece injusto) y no me dejaban usar el único teléfono público que había, por lo tanto no podía llamar a un taxi. Los vehículos que nos trajeron decían estar ocupados.

Sólo alegando que estaba enfermo,  (lo estaba después de ver aquél cúmulo de cosas) y dándoles una buena cantidad de dinero, nos dejaron marchar en un rickshaw o motocarro. Partimos hacia una estación de tren, bajo una tormenta de agua increíble tras la cual salió un esperanzador arco iris.

La tranquilidad devino poco a poco mientras ya en el tren (cuatro horas sentado y otras cuatro de pie) nos veíamos yendo hacia la ciudad de Madrás. Las horas pasaron mientras me preguntaba cómo es posible que existan tantas distorsiones metafísicas en la presentación de una supuesta verdad espiritual. ¿Podía yo estar equivocado? ¿Cómo decirle a mi Maestro de Yoga que no me gustó nada lo que allí vi y percibí?

Es decir: ¡El germen de un gran engaño! Engaño que no parecía percibir los buenos devotos. El relato que sigue fue emocionante ya que mi Maestro respetó mi decisión, no sin lamentar de que tendría que haber aguantado un poco más. ¡Yo he venido a verle a usted! le dije suavemente. Estuvimos con él unos días más, comíamos y paseábamos mientras Antonio le cogía de su brazo para facilitarle el equilibrio. Hablábamos de espiritualidad y yoga. Al poco falleció.

Doce años después me llega la noticia de India a cerca del tal Bhagavan Kalki, el “Kalki Avatar de pega” que dice:

India TV revela la verdad detrás del autoproclamado Bhagavan Kalki. Chennai, Jul 7 (2012).

  http://www.indiatvnews.com/news/india/india-tv-reveals-truth-behind-self-proclaimed-kalki-bhagavan–16892.html

KALKI AVATAR DE PEGA (traducción de Internet):

“Sri Kalki Bhagavan alias Vijay Kumar nació en el distrito de Arcot, Tamil Nadu, y en varias ocasiones también ha utilizado nombres como Mukteshwarand Sri Bhagavan.  

Trabajó como empleado de la Corporación de Seguro de Vida en la década de 1980 antes de convertirse en un administrador de una escuela en la aldea de Rajupeta en el Distrito de Chittoor de Andhra Pradesh.

 Bhagavan y Amma dice ser dos seres divinos o avatares. Ellos residen en la Ciudad de Oro, cerca de Chennai. Su misión declarada es llevar a toda la humanidad hacia la Era Dorada.  Kalki es el nombre dado a la décima encarnación de Vishnu quién aparecerá  en un caballo blanco, blandiendo una espada, como destructor de los impíos…  

Afirman que también van a iluminar a 64.000 personas en el mundo. Esta gente en un estado altamente iluminados de comunión transformaría el resto de la humanidad en el 2012. (Nada de eso ha ocurrido)  Según ellos, este estado de iluminación se ofrece a los solicitantes a través de un proceso conocido como deeksha (bendición), que es una transferencia de energía divina que se dice que es tan poderosa que tiene la capacidad de romper los conceptos y condicionamientos de nuestra mente.  

De acuerdo con un ex devoto del darshan de Amma padam los devotos han de pagar Rs 5000, y por un Darshan especial (visión auspiciosa o divina) Rs 25.000.  Las acusaciones de apropiación de tierras, drogas, aventuras sexuales corren por su ciudad dorada.  

El tal Kalki controla nueve empresas, una de ellas de Bienes Inmuebles, que es ejecutada por el hijo de Bhagavan que obtuvo cerca de 3.000 millones de rupias con la empresa.”

Para saber más: http://www.enlightened-spirituality.org/deeksha_oneness.html  Así las cosas y si esto resulta cierto, confirmo una vez más lo acertado de mi intuición, y me regocijo infinitamente de mi percepción, borrando ya totalmente aquella sensación de soledad que me invadió al principio por no ver lo que otros ovacionaban hasta el delirio.

Ni que decir tiene, como alguien dijera, que el pueblo indio que expresa un dialogo de amor entre las almas y Dios, no tiene nada que ver con este tipo de personas. Individuos capaces de construir su particular Disneyland o Ciudad Dorada para atraer a mucha gente sincera que terminarán por estrellarse, cual mariposas nocturnas, contra su falsa luz. Ahora, más que nunca La Profecía India sobre la corrupción actual tiene su lugar aquí:

“Cuando lleguen los días de oscuridad, en el que el mundo se sumerja en el materialismo más destructivo, donde la baja conciencia y los instintos más depravados tengan carta de una mal interpretada libertad; cuando los yoguis renunciantes, ascetas o faquires, del llamado Oriente (Este), sean vilipendiados, arrastrados y golpeados; y en el Occidente (Oeste) los pobres, mendigos o indigentes sean quemados y asesinados; cuando los ladrones ocupen el puesto de gobernantes y directivos; cuando la corrupción y la esclavitud humana sea moneda de cambio; cuando la juventud sea anestesiada por mentes perversas; cuando todo esto se comunique como un terremoto de un país a otro; cuando la humanidad pierda el fundamento de la verdadera enseñanza, entonces, y sólo entonces será el momento apropiado para que una Fuerza Sin-Nombre ¡aparezca! Ese Nuevo Poder, con un brillo sin precedentes, traerá la purificación necesaria. Una radiación que será asumida por toda la humanidad y será el comienzo de una verdadera civilización”.

Namasté.