Me preguntáis sobre cuál es el Camino para trabajar como un Grupo de Estudios de Agni Yoga. Bien, podéis empezar con un triángulo de 3 personas. Más tarde con 7 personas se forma una Asociación Cultural No-Lucrativa de Ética Viva y por lo tanto lo que yo llamo una Estrella Agni, que puede adherirse a un Centro Agni más antiguo que ya exista en su País. Con el aumento de grupos se formarán triángulos que cubrirán toda la Nación, formando de esta manera un caleidoscopio de colores y luz que será una bendición para todo el mundo.

Recordad que tanto Nicolás, como Helena, y sus hijos Juri y Sveti tuvieron muchas dificultades ya que se dedicaron en vida a:

Forjar el Alma, allanar el camino, eliminar el espejismo. Bregar con las luchas, tormentas, oscuridad y envidias. Producir brillo, amor, belleza, perseverancia y sabiduría. Guiar los ojos hacia el cielo y los pies hacia la verdad. Proyectar conciencia, bondad y espiritualidad. Promover la expansión de la conciencia hacia la Paz, la Protección de los edificios emblemáticos, el paisajismo y la educación de los niños, desarrollando en ellos la creatividad y la belleza. Alentar a descubrir los misterios del Cosmos y los Fundamentos de la Enseñanza de la Vida, junto al desarrollo espiritual en el ser humano. Ésta es una pequeña síntesis de todo lo enseñado por Helena Roerich y su familia con su ejemplo de vida y actividad espiritual para todos, sean seguidores o no de su filosofía.

leonardo-foto-del-icr-2015-art Las puertas de entrada a un Centro de Agni Yoga son grandes, y las de salida aún más grandes. Esta es la primera norma en mi Asociación Darjeeling de Agni Yoga. La segunda norma es el silencio. Dicho está: CON MANOS HUMANAS… (se abrirá la puerta del templo) CON PIES HUMANOS… (se realizará el Servicio). Solo así el pistilo quedará polinizado con la Enseñanza. Tras la fecundación la propagación será inmediata y de forma natural surgirá el Templo del Maestro. Esto es lo que siempre digo frente al cuadro de Roerich titulado “Señales de Cristo”.

En un Centro Agni, no hay reglas, ejercicios o técnicas de ningún tipo. Hay tan solo, lecturas de las obras Agni (que comienzan con “Hojas del jardín de Morya”). Las pautas son: Vivir el silencio, la Reflexión Inmediata, las veladas musicales.

Hay también: Reuniones temáticas de Ciencia, Cultura, Arte y Filosofía. Encuentros y seminarios de Agni Yoga. Trabajo de publicaciones, traducciones, noticias en la red, documentales. Excursiones y Exposiciones Roerich y de nuevos talentos juveniles en la línea de la Ética Viva. Vivir la armonía de comer los alimentos en fraternidad grupal. La curación por la visualización y la plegaria. Lluvia de Ideas. Investigación Psíquica Superior.

La labor se extiende en dar a conocer La Bandera de la Paz y de la Cultura Roerich. Junto a las veladas literarias, se proyectan vídeos y películas sobre temas de Belleza, Descubrimiento, Vidas ejemplares de Hombres y Mujeres Notables.

El estudio y respeto por las Enseñanzas de otras Escuelas Tradicionales de Sabiduría Eterna, tienden lazos de unión entre Oriente y Occidente dándose conocimientos acerca de las Leyes del Kybalión, la Ley Cósmica Universal, del Karma, de la Jerarquía, de los Siete Planos de la Existencia, del Biocampo.

Podemos resumir los Valores de un Grupo de Agni Yoga con las palabras de:

Servicio desinteresado, Estudio, Responsabilidad, Entrega,

Respeto y Sentido de Continuidad.

Instructor Leonardo, Presidente de la Asociación Darjeeling de Agni-Yoga (ADA).