India, el loto sagrado y resplandeciente, acogió entre sus radiaciones divinas a la familia Roerich. Nicolás, Helena y sus hijos Yuri (George) y Svetoslav, incorporándose poco después la que sería la mujer de este último, la Sra. Devika Rani, cuya digna presencia era reverenciada en toda India. Los Himalayas (Darjeeling, Kalimpong y Kulu) fueron su hogar, su jardín y su laboratorio de trabajo. En este espacio sagrado, la totalidad de los Roerich desarrollaron al máximo sus cualidades artísticas, filosóficas y científicas, mientras que el lado espiritual de cada uno de ellos, resplandecía como las auroras boreales, mezclándose con los altos efluvios y rayos cósmicos que sólo en un lugar como en los Himalayas se pueden dar.

Ellos mismos fueron un depósito de conocimiento vertido desde los ashramas superiores, para traer al mundo una nueva psicología espiritual, ¡la de la Síntesis! Kulu y después Kalimpong fueron dos grandes columnas de fuego por las que se podía ascender al Infinito y luego bajar trayendo la “Memoria de las Edades”, depositada allí por los antiguos Rishis y Yoguis, y anclarlo en lo Supramental.
El Agni-Yoga recoge los valores del Universo y de sus Jerarquías Creadoras. Le llaman el Yoga desconocido del Fuego, por sus distintas manifestaciones en función de cada Plano Cósmico. No están sino unos pocos preparados para comprenderlo. Pasarán muchas generaciones antes de que pueda entreverse su completa aplicación. Pero no importa, el hecho es que Nicolás y Helena nos dejaron muchas señales en su camino. Una de ellas, ¡sus lienzos! Pinturas que evocan en nosotros el pensamiento abstracto, una comunicación más allá de las palabras, donde los símbolos cobran vida y una identidad vibratoria reconocible. Otras, sus artículos y escritos.

Nicolás Roerich escribió varios artículos mientras estaba en Mongolia en el año 1935, y se hallan recogidos en el libro Invencible. En uno de ellos, titulado “Profecías”, hace una reflexión que nos debiera hacer pensar, sobre todo a la juventud de hoy día en cualquier lugar del mundo. Dice así:

Dentro de cien años, Marte y Venus serán habitados.

Esta profecía “científica” fue publicada no hace mucho tiempo por los periódicos. Copiamos ésta literalmente tal como lo leemos:

Un día de trabajo de dos horas, la abolición de la vejez y en su lugar una vida completa vivida especialmente en el intervalo de los 22 hasta los 35 años; el envío de agua a Marte y también el suministro de oxígeno a Venus harán de ellos habitables.

Tales profecías para el próximo siglo se han hecho por una sociedad química americana con motivo de la celebración de un aniversario especial en ese país. Diez mil académicos estuvieron presentes en esta celebración. Estas previsiones fueron hechas por el Dr. Thomas Midgley, químico y vicepresidente de la Ethyl Gasoline Corporation.

El Dr. Midgley dice que dentro de cien años las causas de los resfriados, la gripe, la tuberculosis, y probablemente también el cáncer y muchas otras enfermedades que ahora son consideradas como peligrosas serán erradicadas.

En la casa sintética del futuro siglo usted se deshará de la ropa de cama por ser innecesarias, el calor de su apartamento será instantáneo con sólo pulsar un botón, y echará sus ropas sucias al cesto de la basura, porque los productos de celulosa serán tan baratos que no valdrá la pena lavar.

Con el descubrimiento de ciertas hormonas, la indigestión será desconocida, y la toma de una sola píldora le dará alivio a todas las molestias.
El sueño será tranquilo y las pesadillas desaparecerán. Habrá pastillas para dormir que sólo produzcan sueños agradables, o pastillas de otro tipo que le librarán de la necesidad de sueño por completo.

La profesión de la ingeniería espera de la química un combustible que se liberará de las consideraciones que lo han discapacitado hasta ahora. La invención de un combustible hará posible la comunicación interplanetaria.

El mundo será más saludable. La mejor salud que se encuentre hará posible el desarrollo de las condiciones de vida y las preocupaciones intelectuales que actualmente no solucionan los problemas científicos, se resolverán en un solo día.

La agricultura se convertirá en una ciencia exacta a través del uso de fertilizantes sintéticos y hormonas de gran alcance para la producción de la cosecha. Esto también significa una reserva de carne mucho más grande y más rápida. Los pollos crecerán hasta el tamaño de los cerdos, los cerdos hasta el tamaño de las vacas y las vacas alcanzarán el tamaño de mastodontes y, sin embargo para alcanzar ese crecimiento no tienen que ser alimentados más de lo que se hace en la actualidad.”

Una vez más, señalamos que estas previsiones se han tomado de un informe científico publicado en los periódicos. Muchas atractivas profecías conducen a particulares reflexiones. Así, por ejemplo, un científico que sepa que se encuentran más vitaminas en los vegetales que en la carne, concluye su informe con algo presumiblemente mucho más atractivo para él, tal como la cría de pollos monstruosos, tan grandes como los cerdos. Igual de divertido es el hecho de que un científico esté preocupado por llevar a Marte y a Venus las condiciones terrenales de habitabilidad. Por alguna razón él limita su pensamiento por el deseo de someter a los otros planetas con las condiciones de la Tierra, tal vez la menor de sus hermanas.

Es muy probable que esto haya ocurrido con el científico más de una vez, mientras él sueña con someter a los otros planetas a las condiciones terrestres, y que los seres que hablan extensamente de los otros planetas piensen al mismo tiempo probablemente en cómo dar sus mejores condiciones en la Tierra. ¿No será vanidoso suponer que los habitantes de otros planetas deban ir sobre la tierra con chaquetas y gorras? ¿Es posible para la grandeza del horizonte invocar pensamientos llenos de vanidad terrenal?
En efecto, sería hermoso si las profecías de la química aprendidas en relación con la erradicación de las enfermedades terrenales se cumplieran dentro de cien años. Por supuesto, ¿que podría ser mejor? Pero lamentablemente no es por la química, ni por la profesión de ingeniería, que haya éxito en esta dirección. La verdadera profilaxis no consiste en la ingestión de tabletas de química, sino sobre todo en la mejora de las condiciones de salud en el modo de vida. Es posible tragar todo tipo de pastillas e incluso vegetales en condiciones extraordinariamente sucias y descuidadas. Uno puede pensar en descubrimientos en la ingeniería y, sin embargo mancillarlos con negligencia, mentira y odio humano.

¿Por qué debe la gente violar su gran regalo de la salud dándose un sueño artificial, viéndose obligados a fijar el modelo de los sueños, como si fueran fumadores de opio? Por supuesto, todos los adictos a la morfina y la heroína, y los adictos a drogas similares, y los borrachos, del mismo modo en lugar de llevar una vida sana y reflexiva, tratan de lograr por la fuerza un estado ilusorio. En la actualidad todos los gobiernos del mundo están comenzando a lidiar con el mal de las drogas. En consecuencia, no por medio de comprimidos a la fuerza, sino precisamente por un estilo de vida saludable es posible alcanzar sanamente el reconfortante sueño. Sin duda, la gente duerme, no para cumplir sueños, sino para algo mucho más esencial.

Propagar la vida a la fuerza es tan monstruoso como son los pollos del tamaño de los cerdos. En este apego forzado de uno mismo como costra material, se expresa una falta de voluntad para pensar de manera más amplia.

Si la gente mirara con más frecuencia al horizonte sin límites y reflexionara sobre la relación de la Tierra con el Infinito, no estaría pensando en pastillas químicas. El poder del pensamiento, el poder de la energía psíquica les indicará caminos completamente diferentes, y en los que no serán necesarios forzados sueños y visiones.”

Dicho esto, vemos que Nicolás Roerich, estaba dedicado tanto a un propósito superior, como al bien común. Si no se cultiva la mente y la conciencia espiritual, de poco sirven los adelantos científicos. Estos tan sólo nos harán más engreídos y así estaremos abocados a no respetarnos, y provocar con ello un conflicto de dimensiones mundiales y luego ya será tarde. Aprendamos mediante el amor, no mediante el dolor, y más ahora que nos acercamos a los iluminadores años 2012-14.