INVITACIÓN AL ARTE
75 ANIVERSARIO DEL MASTER BUILDING
– CIUDAD DE NUEVA YORK –

En el año 1929, un sueño se hizo realidad. La primera piedra angular fue colocada en lo que luego se convertiría en el rascacielos de 24 pisos más original de la ciudad de Nueva York. Se trataba del primer edificio con ventanas en los ángulos del mismo, proporcionando luz a sus apartamentos y unas magníficas vistas exteriores. Además, contaban con un baño privado y espacioso, algo inusual en los hoteles-apartamentos de la época. Una placa de mármol negro nos recuerda que el edificio estaba dedicado al artista, a las artes y a la paz. El Edificio “El Maestro”, mira al bello parque y largo paseo Riverside.
Gracias a los esfuerzos de la Sra. Mildred Speiser –inquilina e historiadora– pudimos saber todo lo relacionado con tan emblemático edificio.
La visión y objetivo fue posible gracias al impulso de un grupo entusiasta de personas. Especialmente por el Sr. Louis L. Horch y el Profesor Nicolás Roerich. Hay que decir que el Sr. Louis L. Horch fue el principal mentor económico del edificio, llevando a cabo un cuidadoso y exitoso programa para el edificio de estilo “Art Decó”.
El edificio fue un centro neurálgico, donde se encontraban los principales representantes de la comunidad artística de Nueva York. Era eso mismo: ¡La Primera Comunidad del Mundo Moderno en la línea de un verdadero Ashram! Su objetivo era fomentar la belleza en el mundo, ya que la belleza es un poder real. Fue un punto de encuentro y atracción para los artistas de la época, y nada parecido se ha vuelto a hacer desde entonces.
Leonardo Olazabal Amaral
(Más información: ADA Roerich, y en los libros de Ediciones S.R.).

– Nicolás Roerich impulsó el Pacto Roerich y el diseño de la Bandera de la Paz, con el propósito de defender todos los tesoros culturales y artísticos.
– El Pacto Roerich fue firmado por el Presidente Roosevelt y representantes de 21 países.
– Roerich fue nominado como candidato al Premio Nobel de la Paz en dos ocasiones.
– Su mujer Helena trabajó de una manera muy estrecha con él y le influyó decisivamente en todos estos proyectos. Ambos tuvieron conocidos seguidores, como Frances R. Grant, activista por los derechos humanos, periodista; Maurice Lichtmann, Presidenta de la Asociación de Mujeres del Museo Roerich; y Sina Lichtmann, Presidenta del Museo Roerich desde 1949 hasta 1983.
– Destaca el edificio por el trabajo de los arquitectos, dedicando espacios para el estudio de las artes, con biblioteca, teatro, orquesta de baile, salas de exposiciones, cafetería, restaurante, hotel, etc. Igualmente, se dispuso de apartamentos para estudiantes y profesores. Así era el rascacielos M.B.