La estrella de cinco puntas / Guerra de símbolos: La Cruz de Lorraine (Lorena)

Por RAI

LA ESTRELLA DE CINCO PUNTAS

      Pasó mucho tiempo después. Nuestros amigos se movieron por toda Francia. Las obras nuevas ya se habían realizado en el interior del pequeño hotel París, cuyo cartel se había quitado de la pared. También se habían reforzado los muros externos y hermosos rosales florecían aquí y allí.

En España la Legión Cóndor alemana experimentaba dejando caer cientos y cientos de bombas sobre pueblos y ciudades simplemente para medir sus efectos, ya que sus municipios carecían de importancia estratégica. Algo espeluznante.

Como se sabe, los alemanes buscaban por todo el mundo objetos de poder oculto, para aumentar con ellos la fuerza de su bestia, y extender el genocidio bajo la falsa idea de crear una raza nueva y un orden mundial único. España tampoco se libraba de ésta búsqueda. Su fijación consistía en la posibilidad de descubrir el lugar donde se ocultaba la reliquia del Santo GRIAL.

El 22 de junio de 1940 los alemanes llegaron a París.

Para que la ciudad no fuera castigada por la maquinaria de la guerra, el Gobierno francés decretó a París ciudad abierta, tan solo ocho días antes. El gobierno francés pensaba que la mejor táctica contra el enemigo es que éste no te perciba como tal. No había otro camino. Pero los alemanes no son tontos. Ahora la venganza tomaría alas poco a poco. Para empezar se mandó buscar el mismo vagón de ferrocarril en donde 22 años antes los alemanes firmaron su rendición, y ahora es en éste donde se firmaba la capitulación francesa.

Los invasores desfilarían por los Campos Elíseos hasta el Arco de Triunfo orgullosos de su poderío, marcando el paso con firmeza pero de forma lenta, saboreando el momento o quizás para no parecer un tanto abrumadores.

¿Destruir la torre Eiffel o no destruirla? Se preguntaban. Por fortuna se limitaron a colocar una gran pancarta en la que se podía leer “Alemania es victoriosa en todos los frentes”, y una gigantesca bandera con la esvástica.

Con el ruido del paso de las botas aún sonando en el aire, el grupo de amigos en torno a Juliette, se reunía ahora en forma clandestina en su cenáculo particular, como cuando Jesucristo y sus apóstoles celebraron la última cena.

Tras los saludos y comentarios propios del momento, la médium Juliette volvió a provocarse un trance, y permaneció en silencio 15 minutos. Esta vez no habló. Volvió en sí tras unas respiraciones profundas, y con ademanes suaves rechazó la copa de anís que le acercó la señora Colette.

–Traigo buenas noticias… entre las muy malas.

Todos se miraron y sonrieron con una forzada mueca.

–Sí, no sé si es un destino forzado, pero como ya sabéis el ejército Alemán ya está en París tras ocupar Polonia, los Países Bajos y Bélgica, ahora se extiende como la niebla por una gran parte del suelo francés. Las campiñas se llenan de monstruosas maquinarias de guerra y de miles de soldados entrenados para matar, y esto es algo que va más allá de la pestilencia de las ratas, los piojos y la viruela.

    [Más de 30.000 civiles perderían sus vidas tan solo en el suelo francés al finalizar el año 1940]
     [80 millones de personas morirían en lo que se llamó la Segunda Guerra Mundial]

 

–¡Por Dios! –exclamó Colette levantándose. Y rauda se dirigió a un cajón de la estantería de libros y sacó un botellín de agua bendita. Mojándose los dedos índice y corazón de su mano derecha trazó una estrella de cinco puntas en el aire y en dirección de la puerta, a la vez que pedía protección–: Esto lo hago para que ningún oído o criatura astral entre en este lugar. ¡Oh Dios, Padre Creador y Señor de todo lo bueno, protege este hogar y a todos nosotros!

Todos pronunciaron “Amén”. Excepto Armand que dijo: –¡Amenti!

Los allí presentes se le quedaron mirando.

–Sí, sí –añadió él–. Que obtengamos la bendición de la sabiduría de los Salones de Amen-ti oculta bajo la arena de Egipto. Es un decir –concluyó sonriendo.

–Amén, Amen-ti, ¡curioso! –dijo Henri.

La médium prosiguió:

–Dentro de cuatro otoños Francia volverá a ser libre.

–Dios mío ¡Cuatro años! –Dijo Colette.

–Si se hace bien, y con la ayuda de tres naciones más (Reino Unido, Rusia y EE.UU.) la ocupación durará 1520 días, añadió Juliette, con gran serenidad. Luego Colette afirmó:

–Tenemos que estar firmes. Dios nos concederá todo lo necesario. Aguantaremos esta atmósfera oscura de los enemigos contra la luz y la verdad.

Hablaron durante dos horas de los contactos establecidos con hermandades espirituales, grupos de intelectuales, e individuos con facultades psíquicas de París y otras ciudades y regiones de Francia.

 

GUERRA DE SÍMBOLOS LA CRUZ DE LORRAINE (LORENA)

      En un momento dado Didier, dijo:

Cerillero de la Segunda Guerra Mundial

–Hay que tener cuidado, ahora más que nunca, las personas pueden ser muy engañosas. Quien menos te esperas es un espía alemán camuflado o un colaborador chivato. El otro día estuve en una fiesta y un caballero del Departamento de la ciudad francesa de Nancy encendió su cigarrillo y dejó olvidado sobre la mesa su cerillero de plata. Cuando lo cogí y le di la vuelta apareció en relieve la cruz esvástica cubierta de cristales brillantes. Como sabéis es el símbolo que aparece en sus ejércitos y en todas sus arengas políticas para motivar a sus soldados.

Y ahora, la gente de gran conocimiento con la que he tratado, piensa que Francia debiera de adoptar otro símbolo de poder para proteger a nuestros soldados, y también a la tímida e incipiente resistencia que ya está surgiendo.

[Charles de Gaulle había dado un breve pero muy patriótico
discurso desde los micrófonos prestados de la BBC;
así se lo permitió Churchill que amaba París como nadie,
 palabras que incendiaron el corazón de los franceses]

Será un escudo protector tanto físico como psíquico, pero tenemos que estudiar cómo hacer llegar esta idea a los mariscales y generales del gobierno de Francia.

–¡Bravo! –dijo Armand, librero y radiestesista–. Con esto lograremos focalizar todo nuestro poder para sustentar el ánimo de nuestras gentes y oponernos como escudo psíquico a las fuerzas del mal. Lo conseguiremos con el trabajo de colaboración de los rezos de abadías y monasterios cristianos, órdenes ocultas, y de aquéllos que trabajan desde el silencio y la invisibilidad. Haremos, todos juntos, una fuerza de choque y de resistencia que permita que Francia no sea devorada por el fuego de esa estirpe negra que ha surgido como una grave enfermedad.

Exaltado René, que era el mayor del grupo dijo:

–Malditos alemanes. Otra vez han entrado en nuestros hogares ¡pero no nos doblegarán!

A todo esto, Henri comentó:

–Aún no se ha dicho con qué símbolo esotérico vamos a enfrentarnos a la Alemania nazi.

Juliette tomó la palabra de nuevo:

–Os veía tan entusiasmados que prefería escucharos, mientras os dibujaba en este papel el símbolo. Se trata de algo bien sencillo y poderoso:

¡La Cruz de Lorraine! (Lorena), conocida como la Cruz de Anjou, de origen bizantino.

NOTA: Curiosamente esta cruz también es el símbolo de la Asociación Internacional de la Lucha de la Tuberculosis, creada en 1902. En España cada 12 de octubre, desde 1960, se usa la Cruz de Lorena en la ofrenda floral a la Virgen del Pilar, en Zaragoza. Y de idéntica forma se venera esta cruz como La Cruz de Caravaca, en Murcia. El palo o barra de la cruz primera es la de Cristo, y la segunda barra horizontal, un poco más larga, representa la muerte y el sacrificio de sus discípulos y de todos sus seguidores. Para otros el primer travesaño representa el Titulus Crucis (Jesús de Nazareth, Rey de los judíos).

–Su radiación protectora es muy grande, –manifestó Armand, para luego sentenciar–: El péndulo así lo expresa (acababa de testar el dibujo).

Didier comentó entonces:

–Viajaré a Inglaterra, ya que allí se reunirán los militares de Francia e invitados de otros países que quieren unirse a la causa, y les hablaré de La Cruz de Lorena. Presente como está en muchos lugares históricos de Lorena, particularmente en la ciudad de Nancy en el noreste de Francia. Ahora que caigo en ello… me resulta curioso que el cerillero de plata perteneciera a alguien que venía de esa ciudad… ¿Estaría investigando por allí alguien con intereses alemanes?

Colette intervino afirmando:

–Conozco bien esa ciudad. La puerta Craffe en Nancy, es parte de lo que queda de una importante fortificación medieval del siglo XIV. Sobre la misma se puede ver la Cruz de Lorena horadada en la piedra, bajo un arco ojival y rodeada por cuatro ventanas con gruesas verjas de hierro, debajo de ésta hay una virgen de piedra. Es probable que un espía ojeador tomara nota de la fortificación de la ciudad.

La Cruz de Lorraine

Un tiempo después…

 

La Cruz de Lorena fue adoptada oficialmente en 1941 como símbolo de Francia Libre, en oposición a la cruz gamada de la Alemania nazi. Este hecho ocurrió casi de carambola –al menos aparentemente– ya que el líder de la marina de Francia Libre, el vicealmirante Émile Muselier se la propuso a De Gaulle. Al parecer conocía su uso en Francia por parte de una División de Infantería estadounidense en la Primera Guerra Mundial. El caso es que todo fue aconteciendo de manera ideal y con muy buena fortuna. Se engalanó en vehículos y uniformes hasta dos años después de la desocupación. Más tarde, se estableció como Medalla Conmemorativa de los servicios de voluntarios por una Francia Libre. Según decía Churchill, la Cruz de Lorena… ¡la cruz más pesada que tengo que soportar es la del propio De Gaulle por su mal carácter!

Mientras Francia sufría lo indecible y el más terrible drama, en India entraba en juego la fuerza psíquica de una mujer francesa: Mirra Alfassa, conocida como La Madre, compañera espiritual de Sri Aurobindo en Pondicherry, que por aquel entonces era territorio del Imperio Colonial Francés…

Continuará…

LA MUJER QUE ESCUPÍA DIAMANTES – IV

Desaparecen genios de la moda, la literatura y el arte.

El espíritu revolucionario de un yogui, y el poder Supramental de La Madre, Mirra Alfassa.