Leonardo Olazabal trabaja ahora con un poderoso Anillo Atlante realizado en Cristal de Cuarzo. Su tasa vibratoria es un poco más alta que los que tengo de plata de Belizal. Pero tiene el plus de que trasmite muy bien las virtudes equilibradoras propias del anillo, de su Forma Luxor, y neutraliza muy bien las energías negativas. Aporta claridad mental y ayuda a pensar en forma positiva.

Novedad Editorial de Leonardo

Si tienes cosas sin resolver, actitudes inadecuadas o traumas no curados, entre otros, se van a remover de forma inesperada hasta que lo soluciones o cambies tu actitud interior. Incluso el anillo se volverá inestable y se romperá.

Él selecciona de algún modo quién debe de llevarlo encima y quién no. El Anillo Atlante es un Maestro.

Ondas de vida & Ondas nocivas

Teniendo en cuenta que algunos sumos sacerdotes, faraones e iniciados eran conocedores del «arte de la influencia energética a distancia» (equilibradora o desequilibradora, según fuera su objetivo), es fácil imaginar el poder invisible con el que contaban. Ellos podían impregnar paredes, estatuas y muebles con misteriosas ondas de vida o de muerte, según fuera el caso; y esta radiación misteriosa permanecería en ese lugar por miles de años. De ahí que sea necesario protegerse cuando uno está frente a estas «estatuas vivas», sarcófagos y momias.

Su alto poder energético (microvibraciones) puede favorecer la salud o todo lo contrario. Ellos contaban con su particular «escudo mágico» que se portaban en el cuello, en el brazo o en la mano en forma de cayado o bastón mágico, de Ankh (Cruz Ansata) o de anillo (Luxor, escarabajo, gema grabada con palabras de poder).

Con este escudo o contra-onda conseguían protegerse cuando estaban en una de estas estancias de gran poder.

El anillo original del antiguo Egipto, protagonista del «boom comercial de los años 80 y 90», presenta un gran desgaste y zonas rotas como puede verse en las fotos que se publican por primera vez en este libro.

Su particular forma geométrica nos recuerda a los dibujos que realizan en puertas, piedras y cabañas la tribu africana de los Dogon y que también aparece en parte en algunos escudos de los zulúes. Pero no tienen nada que ver con ellos, como tampoco tiene su origen en los trigramas y hexagramas chinos el llamado código binario matemático del I-Ching, como se afirma en otros lugares.

Muchas páginas web presumen de tener el secreto del Anillo Atlante o bien dicen vender la copia exacta. Aunque así fuera, no conocen el modo de fabricarlo y de activarlo, lo que resulta en extremo ridículo. Christian Belizal (hijo de André) y yo hablamos mucho de este tema. Qué hay de verdad acerca de las propiedades de este anillo egipcio es algo que ya me preguntaba en los años 80 del siglo pasado.

Lecturas de las obras de Leonardo en el Museo Bandera de la Paz N. Roerich -País Vasco-

Se dicen muchas tonterías acerca del llamado «Anillo Atlante» en las redes por los intrusos de Internet. La vulnerabilidad de los espacios digitales hace que cualquiera pueda decir tonterías, y exponer sus delirios y asimétricas ideas mentales, engañando a los que nada saben sobre el tema. De ahí que sea necesario controlar la información que se recibe por estos medios o redes. Yo, el autor, soy amigo de la familia Belizal y se muy bien lo que digo.

… El mundo de las ondas de forma es muy escurridizo. Sobre este asunto hay personas que dicen conocer el tema o que tienen una guía espiritual que les aconseja. Estas son las más peligrosas. Sus manifiestos son indemostrables. Son tan solo avispados comerciantes.

Christian me comentaba: — En nuestra familia solo mi padre controlaba estos conocimientos. Sabemos que poner en manos del vulgo o del público en general algo tan específico como este anillo, no siempre es bueno. Solo los estudiosos de Radiónica y Radiestesia trabajan con reproducciones bien hechas del anillo de Belizal, pero nunca de un modo comercial. Se trata de Ondas para la Vida y para la Muerte como reza las enseñanzas del Antiguo Egipto.

Si quieres saber más compra el libro en:

EditorialSoldeSol.com

shambala-roerich.com