Leonardo es invitado a participar en la apertura de las Conferencias Internacionales con motivo
del 75 Aniversario del Pacto Roerich celebrado en el mes de octubre
de 2010 en el Centro-Museo Internacional de los Roerich de Moscú.

¡Hoy es un gran día! Y en primer lugar, deseo expresar mis saludos más
respetuosos a la Presidencia y a la Junta Directiva del Centro-Museo Internacional de los
Roerich, y en particular a su Vicepresidenta la Sra. Ludmila V. Shaposhnikova.
Felicito de antemano a los conferenciantes que van a participar estos días.
Soy Leonardo Olazabal Amaral, y junto con mi mujer Petri Martin Abad, somos
Fundadores y Directores de la Asociación Darjeeling Agni-Yoga Roerich y de un modesto Museo Roerich en España.
Quiero informarles de la celebración en la capital de España, Madrid, del evento de la
Marcha de la Paz y el 75 Aniversario del Pacto Roerich, que tuvo lugar entre los días 5 y
14 del pasado mes de abril.
Por primera vez desde la transición democrática del año 1977, Madrid recibió la
Exposición Fotográfica y Pictórica dedicada a nuestro querido Profesor Nicolás K.
Roerich. El Centro Cultural Nicolás Salmerón, de Chamartín, en Madrid, y la Embajada
Rusa colaboraron en este magnífico Evento por la Paz y la Cultura.
En el año 1979, la Universidad Autónoma de Madrid hizo una exposición dedicada a
Nicolás Roerich en 1979, con pinturas originales traídas por la Embajada de Bulgaria.
Ahora, 30 años después, con motivo del 75 Aniversario del Pacto Roerich,
inauguramos la galería fotográfica del Pacto del ICR, asistiendo a la inauguración, entre
otros, el Sr. Valery Frolov, Vicedirector del Centro de Cooperación Internacional en
Ciencia, Economía y Cultura, Adjunto al Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia.
Durante toda la semana de exposición se presentó el video “Tiempo de juntar piedras”,
realizado por este Centro-Museo Internacional de los Roerich. Doy las gracias a este Centro
por ello.
Confucio dice:
“Si la naturaleza prevalece sobre la cultura, da lugar a un hombre rudo; si la cultura
prevalece sobre la naturaleza, se genera un hombre pedante; cuando la naturaleza y la
cultura están en equilibrio, se obtiene un caballero.”
Y Nicolás era eso mismo, un caballero. Un caballero universal al combinar naturaleza,
cultura y espiritualidad.
El mismo día que se aprobaba el Pacto Roerich en Washington, Nicolás Roerich
escribía en Mongolia 1:
Hoy en la Casa Blanca, se firma el Pacto 2 con la participación del presidente
Roosevelt. Sobre nuestra baishin 3 la Bandera ya ha sido izada. Será ondeada en muchos
países hoy en día. En muchos rincones del mundo, amigos y colaboradores se reunirán
en la comunión solemne y determinarán los medios para salvaguardar los valores
culturales en el futuro. No nos cansaremos de repetir que, además de reconocimiento por
parte del gobierno público activo, es necesaria la participación activa del público. No
importa cuántos países firmaron hoy el Pacto, este día se conserva en la historia como
uno de los logros culturales inolvidables.
Siempre hay que alegrarse de cada destello de luz, que como un rayo despeja las
espesas nubes.
En verdad, hoy, el quince de abril, será y debe ser un día memorable. Un faro más se
pondrá en marcha, que traerá amigos más cercanos de países lejanos, más allá de los
océanos, más allá de las montañas, esparcidos por todos los caminos de la Tierra.
Y así, en el desierto, en un desolado baishin ondea la bandera.  La bandera está
izada. En el espíritu y el corazón no se recogerá. Por el fuego ardiente del corazón la
Bandera de la Cultura florecerá. ¡Que así sea!
La luz vence a la oscuridad.
Resumidamente, ese es el mensaje de Roerich en el capítulo titulado “La Bandera”, y
publicado en su libro “El Invencible”.
Y hoy hago aquí mi pequeña aportación a estas jornadas con la edición en idioma
español del libro “Hojas del Jardín de Morya, Tomo II – Iluminación”, que hago entrega en
estos momentos.
Gracias.

1. Nicolás, junto con su hijo George, que tanto contribuyó junto a su madre Helena en difundir las ideas del Pacto
Roerich y de la Bandera de la Paz, se hallaban en Tragan Kure (Mongolia).
2. El Pacto y la Bandera de la Paz.
3. Casa o vivienda de Mongolia.