chintamaniCaracterísticas históricas y culturales del nuevo pensamiento cósmico. Parte II. L.V.Shaposhnikova.

Lo inevitable de la Ética Viva

A comienzos de los años veinte, se produjo un evento de valor evolutivo: un sistema de conocimiento muy asociado con aquellos procesos de cosmización del pensamiento que se dio en Rusia, siendo transmitido desde el espacio espiritual en lengua rusa.

El sistema fue puesto en los libros de Helena y Nicolás Roerich cuando vivían en la India durante aquel tiempo y estaban conectados directamente con aquellos que mantenían la fuente de tal conocimiento.

Los libros no tienen títulos ordinarios: La llamada, Iluminación, Comunidad, Aum, Infinito, Corazón, Agni Yoga, Mundo ardiente, Hermandad. Igualmente, resultó inusual el estilo de presentación, ya que se parecía a una espiral, que iba ascendiendo a lo largo de la conciencia del lector. Los libros tenían un título común: Ética Viva. Estos narraban la evolución cósmica de la humanidad, sus peculiaridades, sus razones y el papel humano en los procesos más complicados. Los lectores de los primeros libros fueron impresionados fuertemente por su audacia y creación de nuevos caminos hacia los problemas que siempre estaban interpretados y canonizados por la ciencia. Algunas personas pensaban que estaban leyendo ciencia ficción, que por aquel entonces comenzaba a aparecer en el mercado mundial del libro. Era difícil de creer que el universo era un grandioso sistema energético en donde se producía un fuerte intercambio informativo y energético entre sus estructuras comprimidas de materia, diferentes estados y dimensiones. El mismo hombre intentó ser una estructura. La Ética Viva dio las grandes leyes del cosmos desconocido a la ciencia. Y mucha gente, no sólo algunos individuos, que ya conocían los libros de la Ética Viva, se dio cuenta de que estaban tratando con la exposición de un nuevo pensamiento cósmico y también se dieron cuenta que mencionados por autores anónimos de la Ética Viva autores grandes leyes cósmicas estaban formando una estructura gnoseológica de una sorprendente filosofía en donde la realidad cósmica quedara reflejada.

La Ética Viva dio el impulso evolutivo necesario para que los seres cósmicos establecieran un estadio evolutivo mucho más alto de lo que nunca había estado la humanidad. Si investigamos la historia del pensamiento humano, seremos testigos de muchos buenos momentos.

En la Ética Viva, encontramos una cierta consonancia con las ideas de los científicos, filósofos, artistas, músicos y poetas rusos, que estaban creando en el espacio de la revolución espiritual rusa, donde se estaba dando el proceso evolutivo de un nuevo pensamiento cósmico.

Helena Roerich, que llevó un trabajo titánico con textos impartidos por ella, y Nicolás Roerich encarnaron la evolución de la Ética Viva y las ideas cósmicas en pinturas bellas y ensayos científicos y literarios, realizando una gran contribución para la formación del nuevo pensamiento planetario y la nueva conciencia de la moderna humanidad.

El mayor científico y pensador francés Teilhard de Chardin escribió: ¿Qué es la evolución: una teoría, un sistema o una hipótesis? No, es algo más que todo eso. Es la condición principal a la cual todas las teorías, hipótesis y sistemas deben estar sujetas y deben responder, si quieren ser razonables y verdaderas. La luz ilumina todos los hechos, la curva en la cual todas las líneas se cierran esto es la evolución. (9) Está dedicada a aquellas leyes de la evolución cósmica en las cuales todas las líneas de la existencia humana se cierran. Las ideas de la Ética Viva no son abstractas. Se han formado en sintonía con la corriente natural cósmica; habiendo absorbido lo más valioso del pasado y presente de la humanidad; ha unido el pensamiento de Oriente y Occidente y el conocimiento meta-científico; han traído una gran carga energética de efectividad, que es servida con ímpetu para dirigir la humanidad hacia el futuro, hacia la perfección espiritual y el progreso evolutivo. Al cubrir un margen amplio de procesos cósmicos, la Ética Viva comprende tales eventos, que de acuerdo a N. Roerich, reflejaría la esencia y la base de todo el universo. Al interpretar el lugar del hombre en el sistema de la evolución cósmica, los autores de la Ética Viva aseveran que el hombres es una fuente de conocimiento y es el transformador más poderoso de las fuerzas cósmicas (10), ya que es parte de la energía cósmica, parte de los elementos, parte de la razón cósmica y parte de la conciencia de materia superior. (11).

El hombre en su ser no puede estar separado, aislado de la estructura energética del cosmos. Lo lleva consigo mismo y, de esta manera, su vida obedece a las mismas leyes como cosmos. La reciprocidad de las estructuras energéticas del universo en el proceso del cambio energético con el hombre es el principal motivo de fuerza de su evolución cósmica. Al ser vasto y complicado, el proceso es difícilmente estudiado por la ciencia moderna. Sin embargo, este es el proceso que resulta en aquellos flashes de energía que proporcionan el progreso de la humanidad. El hombre entra en el cambio energético con su clase, con objetos sobre la superficie del planeta, con el mismo planeta, con varios cuerpos cósmicos, primero de todos con el sol, con el sistema de planetas solares, la constelación zodiacal, la constelación de Orión y finalmente con los mundos de otras dimensiones y estados de materia. Como resultado de tal proceso, el cambio de potencia energética del hombre y los cuerpos cósmicos toman lugar, creándose condiciones para el progreso evolutivo. La misma energía es la causa inicial de todos los procesos desarrollados en el cosmos. También juega un papel principal en la transición de la conciencia humana del estado de evolución de objeto a sujeto. La distancia de separación en la evolución de objeto a sujeto es el camino de la perfección espiritual y cultural del hombre; se da en el hombre al pasar de pasivo y participación inconsciente en la evolución a activo y consciente. Al observar las grandes leyes del cosmos, el hombre adquiere conocimiento y un poder para influir en el curso y la manera de evolución. Aquellos que se han vuelto más conscientes de la evolución constituyen la Jerarquía del cosmos espiritualizado representado sobre la Tierra por los Grandes Maestros, incluyendo los autores de la Ética Viva. Los procesos evolutivos del cosmos se desarrollan de acuerdo a sus leyes objetivas. Las mismas leyes determinan objetivos generales y específicos de evolución y muestran la prioridad del espíritu, que es considerado por los autores de la Ética Viva como una fuerza natural y manifestación energética. Una chispa de tal espíritu está en cada hombre, habita y actúa dentro de este, de acuerdo a las grandes leyes del cosmos, por una parte, pero teniendo en cuenta también la libre voluntad del hombre, por otra.

El principal objetivo de la evolución es la espiritualización de la materia, al incrementar su energetización y su posterior cambio y refinamiento. Esto puede ser desarrollado por medio del espíritu. En el proceso de la espiritualización y refinamiento de la materia, la tendencia de síntesis es el camino principal. La cultura, que aparece en su espacio de amor y belleza y puede llevar sutiles vibraciones elevadas de energía dentro de si misma, y la misma energía psíquica humana – son los fundamentos de la evolución y determinan su calidad. La falta de algunos de estos fundamentos interrumpe el sendero de la evolución cósmica y lleva el proceso hacia el vórtice de la involución.

Todo fenómeno terrestre es considerado en la Ética Viva desde el punto de vista de la interacción espíritu y materia, y la energía de la interacción. Tal camino permite a uno revelar el sentido real del fenómeno y también establecer sus relaciones causales y sus interacciones energéticas. En la enseñanza de la Ética Viva, el problema de la cultura como medio de salvación planetaria ante los venideros cataclismos desastrosos está expuesto de manera comprensible. Los autores de la enseñanza han mostrado con argumentaciones propias y de una manera convincente que la violación regular de las grandes leyes cósmicas por parte de la humanidad ha conllevado la muerte y explosiones energéticas desastrosas.

Antes de seguir con los detalles de los métodos generales de la Ética Viva, lógicamente, es necesario incidir sobre la dualidad del fenómeno, la peculiaridad más importante de esta metodología. Sin comp
render el sentido de la dualidad, muchas cosas en la metodología de la Ética Viva no quedarán claras. Al ser una gran ley cósmica para todos los procesos en el cosmos, este fenómeno tiene un carácter universal.

Con la idea de dualidad, se impregnan las imágenes de la mitología, varios sistemas filosóficos de Oriente y las creencias más antiguas.
La idea de dualidad, o espíritu-materia permite determinar las características específicas de realidad sensible o empírica, por una parte; y lo supersensible o extra-empírico por la otra. La última muestra más convincentemente la existencia de otros mundos, estados superiores de materia, con los que el hombre contacta a través de su estructura interior. De esta manera, el hecho de la dualidad (espíritu materia) contenida en el hombre llega a su conclusión de la existencia no sólo de un universo externo, sino también de un universo interno, reconocido por nosotros no empíricamente, sino intuitiva y super-sensiblemente.

Al rechazar el universo interior basado en el espíritu, nos salimos del campo que más afecta a nuestra vida externa e interna, y perdemos una fuente de mucha información que nos ayuda a conocernos, pero también nos salimos de los procesos de evolución cósmica en donde participamos constantemente (de manera extensa e inconscientemente). Es el hombre el que debe ser consciente de si mismo, siendo capaz de entender su dualidad, que no sólo incluye el espíritu y la materia, sino también lo terrenal y celestial, el mundo físico y sutil, lo Superior y el mundo inferior. Este es él, el hombre, el principal instrumento de evolución; sin hombre, la espiritualización de la materia, su transición hacia un estado superior, estando en contacto con mundos de diferentes dimensiones, no sería posible. Para entender todo esto, uno debería darse cuenta de la relatividad de la interacción cósmica dentro de la estructura del fenómeno espíritu-materia en la cadena interminable de evolución cósmica. Es la Ética Viva que hace posible comprender este proceso. A ambos los podemos llamar espíritu y lo que determinamos como materia son diferentes estados de la materia. Desde este punto de vista, la Ética Viva es el sistema filosófico más materialista. De acuerdo a este, no hay elemento no material. El espíritu, como se dice en la Ética Viva, es energía. Y la energía, que es el principal componente en la estructura del universo, no puede existir sin materia. El estado materia está en el análisis final determinado por el nivel vibratorio de energía asociada con esta clase de materia. Espíritu y materia hacen un simple todo que la Ética Viva llama espíritu-materia.

En este uno en dos manifestaciones, espíritu-materia, debe estar permanentemente la diferencia de potenciales, similar al existente en una batería productora de energía eléctrica. Si esta diferencia no está ahí por varias razones, la energía desaparecerá y la cadena evolutiva se apartará lo que generará, en su cambio, consecuencias catastróficas. El espíritu, como energía de carácter causal, dirige los cambios evolutivos de la materia. El espíritu hace la materia espiritual, como un tipo especial de materia sutil, que tiene alta vibración energética. Y, como cualquier materia, es capaz de evolucionar; creando el fenómeno de la relatividad sobre la base de la dualidad; y debido a este hecho, el cosmos está lleno de un número infinito de varios estados de materia. Y, en el mismo espacio, se produce un tipo de alta energía de materia opuesta a la densa materia para la investigación empírica, teniendo el espíritu un número de características específicas. Resulta imposible no tenerlas en cuenta en el proceso de cualquier fenómeno de cognición o cualquier clase de trabajo creativo. Negar las peculiaridades espirituales interpretadas por el sistema de cognición de la Ética Viva puede dirigir a la ciencia moderna hacia un callejón sin salida y generar un caos en el espacio espiritual y cultural común.

El puente de la comunicación humana con otros mundos de estado de materia y universos paralelos está construido desde el espíritu de la energía, de la cual existen todos los cuerpos.

Nuestro mundo interior es el mundo de una energía en varias combinaciones de cualidades energéticas, desde lo sutil a lo basto. Cuando intentamos encontrar el lugar de un fenómeno en nuestro mundo diferenciado, uno debería recordar que, de acuerdo al sistema de cognición de la Ética viva, el lugar de contacto con otros mundos, desde donde conseguimos no sólo la energía, sino también la información cognitiva, se encuentra en nuestros corazones. Es el corazón el centro de nuestra consciencia humana y el portador de la dualidad. Esta tan cerca como cuando en los viejos días el corazón era identificado con el Sol. El corazón es el cruce donde el espíritu y la materia y otras esferas de la existencia de nuestro mundo se encuentran en lo terrenal y en lo espiritual. Nuestra conciencia está formada en el proceso de interacción de lo supermundano y lo terrenal. Hay un volumen especial entre los libros de la Ética Viva dedicado al corazón. Incluso su título es Corazón y parte de un sistema de cognición que se refiere al papel espiritual y energético del corazón, presentándolo con toda sabiduría y conocimiento de la experiencia antigua y moderna.

La dualidad es un principio metodológico muy importante del nuevo sistema de cognición de la Ética Viva. Y, en el curso de profundización de las leyes cósmicas de dualidad, comenzamos a darnos cuenta de que ningún sistema de cognición puede existir sin este. Este principio nos convence de que hay dos fuentes de conocimiento: una terrenal que trata con materia densa, y la supermundana, materia sutil, que tiene alta energía de otras esferas de la existencia. La primera fuente está vinculada con la ciencia experimental y la filosofía materialista, que vino a ser la base de esta ciencia. La segunda se relaciona con los caminos de cognición de la meta-ciencia basada en la intuición, habilidad para percibir lo invisible, y diseñar la información de los mundos de otros estados de materia y sus altas dimensiones. Desde la antigüedad, el camino de cognición de la meta-ciencia había jugado un papel mayor en la historia de la humanidad que la experimental y la científica. La filosofía materialista y la ciencia experimental se alejan del método meta-científico a partir del sistema de cognición, habiendo quedado limitada la cognición por nuestra existencia humana de parte material y externa, a la vez que se perdía la visión del mundo interior del hombre y la materia sutil, la fuente de alta energía de la cognición.

El nuevo pensamiento, que estaba basado en la percepción del mundo cósmico, necesita un nuevo sistema de cognición presentado hoy por la Ética Viva, la filosofía de la realidad cósmica, en la que el papel dominante es jugado por el paradigma de la dualidad. Te aviso con firmeza para asimilarlo escribió Helena Roerich, los fundamentos primarios de la filosofía oriental – la existencia del uno, lo absoluto, la realidad trascendental, su aspecto dual en el universo condicionado y la ilusión o relatividad de lo que sea manifestado.
Sólo a través de la comparación de esta dualidad, o pares de opuestos, las chispas del conocimiento, el perfeccionamiento o la evolución serán posibles. (12).

Los siguientes principios metodológicos de la Ética Viva nos dan la posibilidad de entender los nuevos ejemplos que se introdujeron en el pensamiento filosófico del siglo XX, como también aquellos caminos para la evolución cósmica del hombre que se vuelven una parte integral del nuevo concepto de pensamiento.

1-El universo es un sistema energético integral consistente en varias estructuras energéticas, incluyendo al hombre, que interactúa en el proceso de un grandioso intercambio energético internacional. Lo último está considerado como un motivo de fuerzas de evolución cósmica. El cosmo
s existe escribe Helena Roerich, sólo a través de la interpenetración y la acción recíproca de las energías del espacio que emana de los incontables billones de centros o focos que lo llenan y están perpetuamente formándolo. (12).

Tales centros son los magnetos espaciales, las energías que gobiernan todos los procesos creativos, que continúan en el cosmos.
2-La interpenetración y acción recíproca de las energías del espacio determinan la existencia y el desarrollo de varios estados de materia con diferentes dimensiones, que genera una multiplicidad de mundos en el cosmos.

3-El espíritu es materia sutil y energía de alta vibración, que se mantiene dominando la posición en el universo, sirviendo como base para la propia creatividad cósmica. El espíritu, como energía de materia sutil, en el proceso de evolución, crea la materia espiritualizada y sus formas superiores.
4-El hombre, como estructura energética, no es sólo una parte del cosmos, sino que lleva este cosmos en su mundo interior. La última circunstancia permite al hombre influenciar en el trabajo creativo y evolutivo del cosmos a través de la energía del espíritu contenida en él.
De acuerdo al principio metodológico de la Ética Viva, Helena Roerich escribe: Cada creación requiere la participación de las energías del hombre, desde que el hombre es el portador de los principios superiores del cosmos. Se dijo en la Enseñanza Sagrada, -los mundos no poblados por los hombres no podrán desarrollarse y así ellos perecerán-. Por este motivo, la dependencia de los mundos, o del planeta en el hombre y su nivel espiritual y moral se hace más claro. (12)

5-El hombre también depende de los mundos de un estado sutil de materia y sus dimensiones superiores.
Y sea lo que la humanidad posea se dice en la Ética Viva lo dibuja desde el tesoro del cosmos (11). En otras palabras, la información recibida por el hombre en el resultado del intercambio energético con los mundos superiores, es debido más a la importancia evolutiva que a la información obtenida por los medios de la ciencia empírica. Sin la corriente de información energética que va a un hombre desde los mundos superiores, la creatividad de la evolución cósmica no podría existir y el hombre no sería capaz de avanzar hacia arriba en su espiral, perfeccionando su propio espíritu y haciendo su materia más sutil.

En la evolución, como lo tratan los autores de la Ética Viva, sólo lo Superior puede hacer avanzar a lo inferior. Este es uno de los principales principios metodológicos de la filosofía de la Ética Viva.

Por este motivo, los mundos superiores y la interacción con ellos son tan importantes para un hombre tanto en su vida como en su evolución. Un mundo de estado superior de materia será invariablemente un fenómeno causal para uno inferior. No debemos separar el mundo invisible de la vida. El poder invisible debería ser entendido como el principal ímpetu detrás de la creatividad espiritual (11). Los mundos de otros estados de materia juegan en nuestra vida un papel más significativo de lo que supone la gente.

6-La necesidad de apertura de la conciencia del hombre es la principal condición para la asimilación del nuevo modelo de universo, que encontramos en el sistema de la Ética Viva de la cognición.

La apertura de la conciencia dirige los nuevos paradigmas científicos hacia la revelación y el asentamiento de contradicciones en ciertos estados de cognición. Por ejemplo, el mundo energético nos da la posibilidad de entender, como también de ver, los procesos de materia sutil desarrollados en el denso estrato de materia. Uno de los mayores filósofos ingleses, Francis Bacon, escribió que el universo no puede ser reducido al nivel del conocimiento humano, pero el conocimiento humano debería ser ampliado y desarrollado con el propósito de percibir la imagen del universo para ser revelado. (7) Los descubrimientos y encuentros científicos del pensamiento especulativo son el resultado de la expansión de la consciencia. Esto que el hombre deja de ver y percibir hoy en día, se vuelve visible y reconocible mañana, si el proceso de expansión de consciencia toma lugar. La historia de la ciencia no es sólo la historia del genio humano, del intelecto y de los esfuerzos que desarrolla en el curso el intercambio de información energética a todos los niveles del cosmos. Hay sólo un sendero de regeneración de pensamiento, se dice en la Ética Viva. Precisamente es importante despertar la conciencia. Verdaderamente, cuando el espíritu puede mirar atrás sabrá que el pensamiento del ayer ya ha pasado, entonces tomará lugar la transmutación del discernimiento traído. (13)

Ningún sistema filosófico materialista reciente ha apuntado en su metodología la necesidad de tomar en cuenta la expansión de la conciencia como la condición más importante en el sistema de cognición. No el intelecto, sino la conciencia expandida es la razón de los descubrimientos científicos. Toda realización científica es el resultado de la síntesis del intelecto y del corazón, que es el contenedor de la conciencia. El problema de la expansión de la conciencia humana es el problema más importante del sistema de cognición.

7-La expansión de la conciencia también determina el proceso evolutivo desarrollado sobre la distancia energética de evolución objeto-sujeto. El sendero de la evolución objetual hacia el sujeto es el sendero de la perfección de un hombre; incluyendo al hombre en la cadena de la Jerarquía cósmica; de hecho, sin esta creatividad espiritual no sería posible la evolución de ningún cosmos ni humanidad. La ciencia y la meta-ciencia, la natural y la super-natural, la realidad y el misticismo, son revelados en el espacio del proceso de expansión de consciencia. Cada estadio del proceso cambia el punto de vista del hombre de la realidad, haciendo evidente hoy lo que ayer no estaba claro. Toda la historia de la ciencia, de sus realizaciones y descubrimientos, procede de los territorios de la extensión de conciencia. Y, como una regla, todo estadio o punto de referencia está acompañado por la oposición de una conciencia estrecha y no desarrollada, intentando ser esta conciencia no desarrollada mucho más que la conciencia expandida.

8-Junto al proceso de expansión de la conciencia y al problema objeto-sujeto aparece uno de los principios más importantes del sistema de cognición de la Ética Viva: el Maestro-discípulo. Este principio fundamental de la evolución cósmica está lejos del nuevo. Surgió en la cultura y en la filosofía de Oriente desde tiempos inmemoriales. En la metodología de la Ética Viva, está expandido a escala universal, como un principio cósmico de instrucción y cognición en el proceso de evolución, sin el cual no sería posible el progreso de la humanidad. En tiempos remotos, había un héroe de la cultura mitológica, que actuaba como un Maestro; en la teoría moderna de la cognición, este se presenta como una Jerarquía cósmica, que influye en los proceso evolutivos. La cadena jerárquica Maestro-discípulo consiste en numerosos enlaces que van hacia el infinito, pero que tienen también su parte terrenal, su Maestros y discípulos terrenales. De esta manera, lo terrestre y lo supermundano están en esta cadena, siguiendo la ley de la dualidad de acuerdo a cualquier manifestación en el cosmos, que presupone la existencia de una parte terrestre y supermundana, o materia densa y una parte de materia sutil.

Toda la metodología de la Ética Viva está relacionada con la operación de las leyes del cosmos, si estas no se toman en consideración como un factor decisivo, ningún sistema de cognición puede existir en el mundo actual. Estos sistemas sólo funcionan dentro de la estructura de tales leyes.
La influencia de las leyes cósmicas, tanto grandes como especiales, se relaciona no sólo con el cosmos, sino también con el plano terrestre y el desarrollo de la sociedad humana.
Su poder para penetrar es universal. Las leyes cósmicas, apunta Helena Roerich, unen el mundo físico con el sutil (o el más allá) (12) Un hombre, que actúa en concordancia con las leyes cósmicas, se vuelve un creador, desarrollando gradualmente el nivel de sujeto evolutivo. Si niega consciente o inconscientemente estas leyes, seguirá el camino de la destrucción y el desastre. Hoy en día, tenemos tales ejemplos en masa.

Algunas de estas leyes ya han sido descubiertas por la ciencia, pero sus interpretaciones no son tan amplias como en la Ética Viva, donde se extienden a todos los niveles del Ser cósmico. Estas leyes también operan en el espacio moral y se relacionan con los modelos de comportamiento del hombre. Cuando insistimos en la utilidad de la vida moral se dice en la Ética Viva Nosotros, primero de todo, guardamos las leyes básicas del universo. (14)

Como ya hemos mencionado, es la ley de la dualidad la que se mantiene en primer lugar entre las Grandes Leyes del Cosmos.
Esta es seguida por la ley del intercambio energía-información en el cosmos, la ley del cambio de las energías, la ley de la conservación y transformación de las energías, la ley del Magneto Cósmico, la ley de la Jerarquía Cósmica, la ley de la Voluntad Superior, la ley de la apertura del cosmos, la ley de la correspondencia de los mundos, la ley de la cooperación cósmica, la ley de la oposición de lo no-manifestado a lo manifestado, la ley de la libre voluntad, la ley de lo irrepetible, la ley de la apertura de la conciencia, la ley de la transfiguración espiritual a través de la belleza, la ley de la unidad del macrocosmos y microcosmos, la ley de la enseñanza y otras muchas.

Todo lo mencionado permite aseverar que la Ética Viva como filosofía de la realidad cósmica contiene un nuevo sistema de pensamiento cósmico de cognición. Combina en síntesis el conocimiento antiguo y moderno, el pensamiento de Oriente y Occidente, la ciencia empírica y los descubrimientos meta-científicos, los métodos de cognición de varios campos de creatividad, tales como la ciencia, filosofía, experiencia religiosa, arte, etc. La manifestación de la Ética Viva reafirma la gran ley del cosmos, la superior hace avanzar a la inferior, la conciencia superior contribuye al desarrollo de la conciencia expandida de los niveles inferiores. El pensamiento cósmico combina el pensamiento supermundano y terrestre. Vemos la misma síntesis en la Ética Viva. Hasta ahora, no teníamos nada como la Ética Viva. Esta enseñanza nos permite percibir el cosmos real, sus complicados procesos, su materia diversa y el eterno movimiento, que hace nuevas combinaciones y nuevas formas del ser.

Parece significativo que la Ética Viva aparezca en este momento de cambio de nuestra evolución cósmica, cuando estamos cambiando un tipo de pensamiento a otro. Y este es el pensamiento cósmico, no meramente cósmico como parte del pensamiento científico empírico, sino un pensamiento cósmico que comprime el pensamiento científico como su parte. Los principios básicos de la Ética Viva como sistema de cognición son dados para reforzar y mejorar los fundamentos espirituales de nuestra existencia.
Ahora, sólo debemos darnos cuenta un poco de la importancia espiritual y cultural de la filosofía de la realidad cósmica llamada Ética Viva. Es fácil decir un poco, pero es difícil hacerlo. A través de la historia de la humanidad, cada nuevo pensamiento se ha establecido en la conciencia de la gente en condiciones de lucha y resistencia. Este fue el caso del pensamiento religioso en los primeros siglos de la cristiandad y del pensamiento científico en la Edad Media. Y ahora está ocurriendo lo mismo con el crecimiento y desarrollo del pensamiento cósmico. Los enemigos de lo nuevo no han cambiado desde hace milenios. Estos son la ignorancia, el bajo nivel de conciencia, el aspecto totalitario de la posesión de la verdad y el intento continuo para dominar el libre pensamiento del hombre.

La lucha de la luz contra la oscuridad, del bien contra el mal, de lo nuevo contra lo antiguo, es perpetua. Pero sus luchadores son eternos también. Y el problema que abordamos también es permanente. Y sólo la fuerza de nuestro espíritu, una clara mente y un nivel suficiente de conciencia nos dictarán la correcta elección de este camino cósmico en la hora oscura del amanecer de nuestra historia y nuestra evolución.
Para saber más: http://www.found-helenaroerich.ru/eng/president/bibliography/