Sentimos la partida al Reino de la Luz de nuestro compañero Daniel Entin (89 años), Director del Museo Nicolás Roerich de la ciudad de Nueva York, EE.UU. Ciertamente ahora estará con los Roerich, su voz calmada y sus respuestas con chispa Zen las llevamos impresas en nuestro corazón.

ADA Roerich, N.Y.

Compartimos muchos secretos sobre la vida de los Roerich, en nuestros tres viajes a Nueva York, y nunca se amilanó cuando se hablaba del tema final de la vida de Nicolás Roerich. Daniel decía que Nicolás fue algo ingenuo al creerse algunos de los mensajes de los Maestros, donde le decían que gobernaría un País Budista que traería la Paz al Mundo. Esta valentía en el hablar, de maneras suaves y un tanto irónicas, siempre dispuesto a ayudar a los demás desde el Museo donde también residía, llamaba la atención de cualquiera que hablara con él. Tenía la certeza de tener una guía interna, y llevaba la responsabilidad del Museo de una forma natural.

Él, en sí mismo, era un icono perfectamente integrado con los lienzos de Nicolás. Fotógrafo de profesión antes de asumir el cargo de Director del Museo allá por los años 80, ha sido y es un líder para todos lo que le conocieron y vivieron junto a él.

Daniel -como La Esfinge del Antiguo Egipto- ha sido el Guardián silencioso durante todos estos años de escritos, cartas, diarios, fotografías, documentos, objetos personales, estatuas, baúles, tankas y cuadros de la Familia Roerich, que son un tesoro no solo para el continente americano sino para toda la humanidad.

Ahora su alma se lleva la Llave de Oro de muchos secretos que no ha podido contar por la sencilla razón de que no había mentes iluminadas que supieran escuchar. La Comunidad Mundial de la Ética Viva (Agni Yoga) se alegra de que estés en la Luz para seguir como buen discípulo sirviendo a los Maestros y al Mundo desde otro plano de la existencia. Om Shanti. ADA Roerich, España.