PERFUME LA MADRE DEL MUNDO ©

El perfume “La Madre del Mundo” es un perfume natural, inspirado en los escritos de Helena Roerich y en los trabajos de su hijo Svetoslav en Bangalore, India. Svetoslav, creó en su día para su madre un bálsamo que llevaba el mismo nombre.
El protagonismo de este perfume se enmarca en la aromaterapia energética. El mismo va dirigido al cuerpo sutil, y su cualidad es la de Reequilibrar el Fuego Ardiente, como se conoce en el Agni-Yoga, las enseñanzas de los Roerich, protegiéndonos de muchas enfermedades.
La energía contenida en el Almizcle, la fragancia o poder de la Rosa, y las cualidades vitalistas del Cedro -además de otras flores y plantas- penetran en nuestra anatomía sutil y alivia los conflictos del Chakra Corazón y al corazón mismo. Nutre los órganos débiles, a la par que fortalece los cambios que se dan en los demás centros energéticos en el devenir de la vida de Servicio. Inspirar su aroma nos lleva del conflicto a la armonía, y aminora la irritabilidad tan propia de los estudiantes en el Sendero Espiritual.
El perfume “La Madre del Mundo” nos protege y ayuda a reconectar con el Alma. En los estados de silencio o meditación facilita la percepción y las ideaciones de nuestra mente superior. Si se sigue una práctica espiritual, poco a poco sensibiliza y despierta el sentido supersensorio del olfato, y nos permite reconectarnos con nuestro verdadero origen espiritual.
En Oriente se dice que los Devas (Ángeles) y Mahatmas (Maestros) del Reino Sutil se sienten atraídos por los perfumes y fragancias naturales del mundo de las flores, resinas, maderas y de las hierbas.
Yoguis, lamas y místicos de todos los continentes, tienen registros del “olor a sagrado”, una exudación mística y aúrica con olor a rosas, o incienso, benjuí, jazmín, loto, orquídea, violeta, almizcle…

CÓMO USARLO

Aplicar una única pulverización en el centro del pecho, en la glándula Timo (Chakra del Corazón o Anahata). Después, con el dedo anular y corazón dar un suave toque o masaje y tocar acto seguido la frente (Chakra Ajña) y en el centro de la cabeza (Chakra Coronario). Permanecer en silencio dos minutos para inhalar conscientemente sus principios activos (Aromaterapia). También puedes pulverizar -una o dos veces- un pañuelo y olerlo en diferentes momentos del día.
No usarlo como perfume para ir de fiesta, ni mezclarlo con otros olores o ambientes inadecuados.
El perfume la M.M. es para momentos de recogimiento interior, relax, meditación, lectura espiritual, paseo, o para el sueño.
También se puede aplicar en el momento de nacer o de morir, teniendo o visualizando la pintura de La Madre del Mundo, de Nicolás Roerich.

Tamaño: 8 ml. Lo encontrarás en el Museo Roerich:     Petri,  tfno.:  607 473 988
agni@shambala-roerich.com

www.shambala-roerich.com