Archivos por Etiqueta: Arte y Cultura

LA ENERGÍA DE LOS SÍMBOLOS POSITIVOS EN EL ARTE DEL DISEÑO DE LA ROPA

Exposición Roerich en la ciudad de Ivánovo

En el año 2015 me reuní en Moscú con miembros de la Sociedad Roerich de la ciudad de Ivánovo. Se trata de Ludmila Viktorovna Bolshagina, diseñadora de moda y profesora de la escuela de Artes y miembro de la Sociedad Roerich “La Luz” de Ivánovo. Y Yakov Nikolaevich Glujov, Presidente de la Sociedad Roerich y profesor de medicina veterinaria de la Academia de la agricultura de la ciudad.

Ivánovo se encuentra a 115 km de Vladímir y a unos 300 km de Moscú.

Conocida como la ciudad de las mujeres más bellas de Rusia, es sobre todo la ciudad textil por excelencia. Sus diseños e infinidad de telas la convierten en un lugar de peregrinación artística y del mundo Fashions.

 

Reunión de diseñadores de ropa en Moscú

Ludmila y Yakov, estudiosos del Agni Yoga y seguidores de los Roerich, habían leído mi artículo “La Energía en el Arte” y de mis investigaciones en radiestesia y las energías sutiles. Ellos querían saber sobre el impacto de los símbolos sobre el cuerpo humano a raíz de incluirlos en el vestir diario.

Habían leído la cita del Agni Yoga 399 sobre el estudio de las vibraciones del mundo que nos rodea y lo muy necesario e importante que es organizar nuestra vida en armonía. La armonía tiene que rodear al hombre. Y claro, incorporarlos en la ropa se hace muy interesante.

Quedó pendiente mi visita a esa maravillosa ciudad textil, pero de momento no ha sido posible. La encantadora Svetlana hizo de traductora. El proyecto sigue abierto a falta de cooperaciones fructíferas con organizaciones culturales y de paz en todo el mundo.

El comercio global no se basa en estándares éticos. La alimentación, la educación, el cine, la moda, la música, se deteriora por dinero. No hay grupos transformadores en cada uno de estos campos porque la maquinaria establecida funciona como apisonadora que les asfixia y aniquila.

 

La Bandera de la Paz en ADA Roerich

Se requieren almas afines para llevar la Luz Ética y su Poder transformador a un mundo que lo necesita. A pesar de todo el hilo de luz que conforma el diseño del futuro vestido ya se está tejiendo con cuidado y absoluta sincronicidad cósmica.

De acuerdo con el Agni-Yoga. La armonía tiene que estar presente en nuestras vidas. Todo lo que altere ésta debe ser excluido. Los trabajadores mundiales que conforman los “círculos puros espirituales” se preparan con coherencia y pureza de intención para impactar en el año 2025 con un nivel de “frecuencia” que hagan más accesible la Humanidad a la verdadera Nueva Era.

Por un mundo mejor y más perfecto seguimos trabajando desde la Visión Fashion de la Colina de Laurel.

Leonardo Olazabal Amaral
Presidente de la Asociación ADA Roerich

CULTURA ES REFINAMIENTO ESPIRITUAL Y CONVENCIMIENTO

Nicolás K. Roerich

El Pacto Roerich por la Paz y la Cultura

Para el pintor Maestro de las montañas y del color, Nicolás K. Roerich, cultura es refinamiento espiritual y convencimiento. Lo demás es producto de la moda, de los que adoran lo efímero, lo burdo y la no-cultura. Que lo mediocre y la falta de cognición consciente tiene derecho a expresarse… ¡sin duda!

Pero no me pongan, allá donde se expresa el arte con una conciencia iluminada, otra exposición anticultural. La energética no es lo mismo. Como no es lo mismo dar una clase de Meditación-Yoga en un lugar donde el día anterior se celebraba una fiesta de alcohol y música cuyas vibraciones son de anti-vida. La biótica o ambiente energético se colapsa, y no es posible trasmitir nada. Eso mismo es lo que se hace a lo grande con la ingeniería social o la bioseguridad global ¡Atontarnos! Si te adaptas a la sociedad malsana de hoy día y a lo que dictan sus mandamases, enfermas.

La civilización electroquímica y pueril de la actualidad, con su lenguaje burdo, grosero y de risa fácil, profanan el luminoso concepto de cultura.

Así las cosas, la gente que es realmente espiritual se vuelve forastera. Y empezamos a ser muchos los forasteros.

En los peldaños más avanzados de la sociedad se busca expresar lo bello, genuino e iluminador de la psique humana, y por lo tanto se aleja completamente de toda vulgaridad, de todo lo malsano e ignorante.

Pero la masa social actual parece haber caído en actitudes antisociales, nada educadas y bastante animalescas. Se dice que, donde un Ángel no se sienta, los tontos se precipitan.

No hay más que ver cómo están nuestras ciudades y pueblos. Los telediarios resuenan con todo tipo de noticias desagradables, dantescas y deprimentes. Es la pseudocultura. La bancarrota del pensamiento, dicen la gente con fundamento y así lo subraya el artista Nicolás Roerich en sus escritos.

Y tiene razón, nada parece detener esta falsa nueva cultura donde con la poderosa IA (Inteligencia Artificial) ya oír, ver y leer es No-Creer.

La humanidad no quiere frenar toda esa falsedad que muestra en todos los campos sociales; esa contaminación en la tierra, el aire y el agua, lo que ha de llevarla a su destrucción. Que si la izquierda, y que si la derecha, que si esto y que si aquello. Que este es el país malo y el otro el bueno. ¡Todo es mentira! ¡Todo es un puro teatro! Grita la persona que ha despertado del espejismo impuesto en los últimos 100 años.

Jardín Roerich

Para crear un poco de cordura en este último siglo, hace 88 años, Nicolás K. Roerich hizo posible que un 15 de abril de 1935 se firmara por distintas naciones (a día de hoy casi todas las del mundo) El Pacto Roerich por la Paz y la Cultura. Un camino de belleza, respeto y ética que desemboca en el perfeccionamiento espiritual y el de la propia humanidad. Sólo hay que seguir unos sencillos postulados para transformar toda la sociedad: Crear verdaderas fiestas de la Cultura, sin sofismas ni corrupciones. Tan solo hay que basarse en decisiones correctas y hermosas.

Los niños de hoy día buscan estas expresiones de armonía y belleza en los adultos, pero apenas reciben exiguas respuestas. En consecuencia, su sed insaciable por aprender las verdaderas enseñanzas de la vida, se quedan ahogadas.

Mostremos a los niños las Enseñanzas Éticas de los Maestros de la Humanidad de todos los tiempos. Hagamos cosas hermosas en nuestra vida diaria. Elevemos el concepto de cultura y llevemos la bandera de la paz Roerich a todo lugar y nivel de expresión del conocimiento.

¿Quieres colaborar realmente por un mundo mejor?

ADA Roerich Asociación Bandera de la Paz en el País Vasco.

Sobre Nicolás Roerich en el diario La Razón

https://www.larazon.es/opinion/20220307/sx42soidpve5znbawxhh76do2u.html

La Asociación ADA Roerich llama la atención sobre lo desafortunado de dicho artículo:

Empezar con un título como ¿Quién recuerda la bandera rusa de la paz? es ya en sí un error. Primero no es rusa, sino universal. La diseñó y creó, eso sí un ruso en India -de donde tomó la idea-, con el objetivo de aglutinar a todas las culturas y épocas, así que la intención de Nicolás Roerich ni mucho menos fue crear una bandera nacional, sino englobar a todos los países para crear conciencia de preservar y proteger los bienes histórico-artísticos, que pertenecen a la humanidad en su conjunto.

Pax-Cultura

La Bandera de la Cultura protege los monumentos y los tesoros artísticos que el genio humano ha creado. La Bandera de la Cruz Roja protege a la Humanidad.

Nicolás Roerich vendió cuadros en Rusia, Estados Unidos, Gran Bretaña, India y en muchos países más, no sólo al zar de Rusia…

La frase: “Salpicaba sus lienzos de cielos rojos, nubes negras y montañas de perfiles geométricas en las que se adivinaban rostros y mensajes ocultos, casi proféticos” no puede ser más desafortunada, ya que hizo gala de un amplísimo espectro cromático, tanto con líneas geométricas como más orgánicas, abarcando un dilatado estudio de color y forma, por lo tanto, la frase es severamente simplista. Además cae en los tópicos extendidos, pero incorrectos, de estar intentando siempre dilucidar rostros y mensajes ocultos, cuando muchos de sus trabajos ni lo son ni quisieron serlo.

Incidir de manera tan circense en los grandes maestros de Shambhala dentro de un medio de comunicación público, donde los lectores no están habituados a los contenidos de la literatura esotérica, no es de recibo, ya que esta cuestión no se va a entender, generando el efecto de la incredulidad, el recelo y el escepticismo. Por lo tanto, dichos comentarios en un medio público ni es el sitio ni el espacio adecuado para hacerlo.

En cambio, no se incide más en el carácter académico de Nicolás Roerich, en su voluminoso corpus literario, en sus actividades culturales y artísticas, en la creación de numerosas asociaciones, etc. Esto parece que no existe para el autor del artículo.

Se define a Roerich como un excéntrico, cuando se puede sobresaltar otras muchas facetas, pero se anota este calificativo, denotando un sentido negativo sobre el pintor ruso.

Según el autor, la Bandera de la Paz parece hoy olvidada. Pero curiosamente no se acuerda que durante el siglo XXI desgraciadamente se han sucedido varias guerras en distintos puntos del planeta, siendo una de las más devastadoras en destrucción de obras de arte, yacimientos arqueológicos, museos, monumentos arquitectónicos, la que ocurrió en Siria. Parece que sólo se acuerda ahora…

Por cierto, ponemos en duda que se definan a los moradores de Shambhala como rishis. Existen otros muchos apelativos más certeros y concretos para su denominación.

Cuando el autor afirma que “ni los rishis de Shambhala son capaces de hacer entrar en razón”, debería saber que aludir a lo que pueden o no hacer estos seres de un nivel de conciencia tan elevado está fuera de nuestro conocimiento y percepción, por lo tanto, supone demasiado y da por hecho una comprensión que está fuera de nuestro alcance en causas y efectos.

Se debería haber indagado más en los valores universales de la Bandera de la Paz (Pax-Cultura dirigida a la protección de los monumentos religiosos, científicos y edificios históricos, contra su demolición en caso de guerra o paz) y de su creador, que supo amar a su patria, pero a la vez tener una mirada global y universal, sin fronteras, ni limitaciones culturales. Para Roerich (Ciudadano del Mundo), todas las guerras resultan nefastas, no siendo unas menos que otras. La guerra no es una experiencia romántica y mucho menos vital, es amoral y anti-ética. Por lo tanto, se debería hacer uso del pensamiento de Roerich en cada uno de los conflictos y no única y expresamente en éste. Para saber más consultar a la Asociación ADA Roerich que lleva 25 años dando a conocer la Bandera de la Paz y de la Cultura en España y en Europa. NO A LA GUERRA, NO A LA DESINFORMACIÓN.

Antonio Camaró Foundation

Círculo de Bellas Artes

Mayte Spínola

Mayte Spínola Mecenas universal

 

El pasado 17 de junio en el Círculo de Bellas Artes de Madrid tuvo lugar en la sala Valle Inclán, la presentación de la Fundación Internacional Antonio Camaró, y se mostró la pintura Liberté, Mon amour en homenaje a la figura del poeta internacional Miguel Hernández. Esta obra del pintor Camaró pertenece a la colección “La Resistencia mental” y con ella hace un llamamiento a la reflexión, al compromiso social y a librar una acción ética en todos los niveles.

Al evento acudió un amplio elenco de personalidades del mundo de la cultura, la economía, el pensamiento, la memoria histórica y de la ciencia, así como representantes de diversas instituciones. Todos ellos hablaron y dieron su mensaje y agradecimiento. Durante la presentación Mayte Spínola fue nombrada madrina de Honor de la Fundación en reconocimiento a su larga trayectoria en la promoción de la cultura y de las artes. Mayte Spínola, empresaria, pintora, mecenas y fundadora del Grupo Pro Arte y Cultura ha ayudado a más de 600 artistas y creado numerosos museos. Recientemente ha recibido la Medalla de Oro de la Policía Nacional a la Solidaridad. Para Mayte solo hay dos palabras a tener en cuenta a lo largo de toda la vida: Amor y Ayuda.

 

SALUTACIÓN DE LEONARDO OLAZABAL

 

Grupo Camaró

Participantes Evento Camaró

Fundador de la Asociación ADA Roerich del País Vasco y del Museo privado “Bandera de la Paz” en el espacio natural de las montañas de Bedia-Bizkaia.

Buenos días, gracias por darme esta oportunidad.

En el año 1979 la Universidad Autónoma de Madrid hizo una exposición dedicada a Nicolás Roerich, gracias a la Embajada de Bulgaria. Y hoy en el año 2021 se dan aquí la mano el arte, la cultura, la paz y la poesía por la Fundación Antonio Camaró, en homenaje a Miguel Hernández.

La Belleza de este acto nos despierta el sentimiento de gratitud.

“Donde hay Paz hay Cultura; Donde hay Cultura hay Paz”, decía el profesor y artista Nicolás Konstantinovich Roerich, se decía en el siglo pasado.

Nació en Rusia, pero su corazón era de toda la Tierra. Era un gran humanista, un hombre Universal. Como pintor, explorador, poeta y escritor, hizo posible muchas hazañas, entre ellas creó diferentes institutos y escuelas de arte y cultura, hizo posible el Pacto Roerich y la Bandera de la Paz, donde se integra lo mejor de la ciencia, el arte y la filosofía, rodeado por un círculo de color magenta-rubí que representa la actividad de la Cultura… o el Culto a la Luz. Por eso Nicolás Roerich era llamado el “Apóstol de la Belleza”, ya que inspiraba un futuro de esperanza, donde la Ética y el Amor puedan regir la vida política y social, la educativa y la científica. Hoy, Roerich estaría feliz de estar aquí, en este acontecimiento.

 

Leonardo y Antonio Camaró

Leonardo y Antonio Camaró

El fundamento de todas las actividades de la familia Roerich consistía en integrar el arte, la ciencia y la filosofía en un nivel superior de la conciencia. Nuestra vida y nuestra energía deben ir en esa dirección, ya que ese proceso –aunque no lo veamos- con nuestro arte, pasa a una materia superior. Luego esa materia superior, fruto de nuestro arte y de nuestra cosmovisión, se convierte en energía, ¡energía que transforma la Tierra! y hace que evolucione la sociedad por el camino adecuado.

La pintura de Antonio Camaró no solo representa esa paz, esa concordia, ese humanismo, esa Bendita Libertad, sino también el camino de evolución que debe hacer el ser Humano superando todas sus miserias… Se trata de arte, se trata de color y se trata de energética, es decir, de ciencia.

Hoy estamos aquí reunidos para apoyar y disfrutar del nacimiento de la Fundación Antonio Camaró, y confío y estoy seguro de que esta Fundación es y será, una luz de la conciencia cósmica en esta compleja época.

Por todo ello, doy la enhorabuena a todos los que la hacéis posible, y en particular a Antonio Camaró.

Gracias.

Participantes Evento Fundación Antonio Camaró

Participantes Evento Fundación Antonio Camaró