Archivos por Etiqueta: Lecturas de Agni Yoga

Aula de la Naturaleza Encuentros Literarios. LECTURAS DE AGNI YOGA

Helena Roerich 10 de mayo, 1933

  No evites dormir. El dormir es beneficioso y absolutamente necesario para la nutrición de nuestro cuerpo sutil. Sólo durante ese período es que fácilmente podemos transpirarlo y nutrirlo intensamente con las mejores energías, ni hablar sobre las grandes lecciones que recibimos cuando estamos en este estado. No sólo aprendemos a entrar en diferentes esferas sino que también llevamos a cabo el trabajo encomendado por nuestros Maestros y con frecuencia participamos en batallas contra las fuerzas tenebrosas. ¿Por qué deberíamos privarnos de ese gran privilegio, que ante todo, es dado a los discípulos de la Gran Hermandad Blanca? Cualquier cosa artificial es estar en contra de la Enseñanza de la Luz. Si fuera necesario hay que reducir al alimento. Nuestro organismo nos lo indicará. Lo mismo con el dormir. Con frecuencia el trabajo del mundo sutil es más importante que el trabajo en el mundo físico.

Leer más ...

LOS MAESTROS TRABAJAN EN LOS NIVELES MENTALES

El sendero es, en consecuencia, donde se adquiere una constante expansión de conciencia con acrecentada sensibilidad a las vibraciones superiores. Esto se manifiesta al principio como sensibilidad a la voz interna, una de las facultades más necesarias en un discípulo. Los Grandes Seres buscan a quienes puedan obedecer rápidamente a la voz interna de su alma. Los momentos son críticos y se exhorta a todos los aspirantes a ser también sensibles a la voz del Maestro. El Maestro se halla completamente ocupado y los discípulos deben llegar a ser sensibles a Su impresión. Una pequeña indicación, un dedo que señala, una prematura sugerencia, puede ser todo lo que Él tenga tiempo de dar, y cada discípulo debe estar a la expectativa…

Los aspirantes, estudiantes y discípulos del mundo, trabajan solos o en grupos de dos o tres, y nunca en grupos que excedan de nueve; la significación oculta de estos números es necesaria para el éxito de su trabajo. A. A. Bailey

 

 

 

Leer más ...