Archivos por Etiqueta: Nueva Era

40 ANIVERSARIO DE LAS III JORNADAS IBÉRICAS TEOSÓFICAS EN SABADELL, 7 de junio de 1980

Queridas hermanas, queridos hermanos, querida Presidencia:

Centro Dzyan de Leonardo

 

Jornadas Ibéricas de T

Libro

Como es costumbre en estas Jornadas que cada Rama trate un poquito su forma de ver la Teosofía, aprovecho esta extraordinaria oportunidad para decir lo siguiente:

Nuestra querida H.P.B. tiene que estar contenta, observe desde donde nos observe. Y nosotros haremos que lo esté más aún con unos encuentros y unas jornadas elegantes, comunicativas y fraternales.

Hace un siglo, y como cada último cuarto de los mismos, se hizo un gran esfuerzo por irradiar luz y mostrar ciertas verdades. Pero sobre todo se nos mostró que el sendero del discipulado no es fácil de ser hollado y la senda de la iniciación ha de seguirse con los hombros rectos, el corazón puro y una voluntad dirigida.

Se nos dice que el Iniciado es un guerrero cubierto de cicatrices… el vencedor de muchas luchas, de muchas batallas, y esto me hace pensar y ver las cicatrices de nuestra Sociedad Teosófica y por lo tanto su ¡grandeza!

 

Rukmini Devi y Leo

La Sociedad Teosófica, como sabéis muy bien, nunca pretendió ser la única depositaria de la Sabiduría Eterna, muy al contrario, siempre afirmó que perteneció a la humanidad misma, y aun hoy, la Sociedad Teosófica es un misterio, una creación con un propósito muy definido… propósito que habrá de entrar en actividad un siglo después de su creación… ¡o sea, ahora!

Preparemos pues nuestra conciencia interna dirigida de una forma receptiva a las futuras vibraciones, yo diría que Shambálicas, que van a comenzar a darse muy pronto, en esta época.

Como sabéis, todo está muy materializado; en 1980 hay una gran pérdida de valores espirituales, de moralidad, diría yo; pensamos demasiado en las comodidades, en la comodidad desnaturalizada, en dar importancia a la parte menos significativa y no a la que realmente nos perjudica; esto habría que meditarlo, como dice muy bien nuestro hermano Olivares; hay prejuicios, mente no flexible, pasiones, caprichos, sensualidad, falsedad y un largo etcétera, barnizan a nuestra actual sociedad. Desde luego que nada de esto conduce al hombre al portal de la Iniciación, y la Teosofía se encuentra con este “caos”; ¿qué hacer? La Madre Naturaleza, en la actual ronda, es la última en la que va a reinar el Kali-Yuga, el desbarajuste; el planeta en sí, podemos decir que no va a permitir más contaminación mental, no más contaminación emocional, no más contaminación física, y dentro de muy pocos siglos, el karma negativo generado habrá que ir a pagarlo a otra parte en la que no habrá tantas oportunidades de expresión como las que tenemos ahora.

 

Petri y Rukmini Devi

Sabemos que el planeta tierra, dentro de muy poco y ya en la Era Acuariana, exige que ésta sea formada a través del “fuego” de la Disciplina, del Sacrificio y de la Humildad. Esta nos llevará, poco a poco, a la realización del Plan que en su día nos manifestó nuestra querida Sociedad Teosófica.

Pocas veces se ha comprendido a nuestros queridos fundadores y a menudo no se les ha interpretado bien. Nuestros fundadores, los Grandes y los más Pequeños, ofrendan todo lo que el mundo considera de valor, en un servicio altruista, hasta incluso ofrecer la propia vida como dádiva final. Para luego descubrir que aquellos a los que se les enseñó, rechazan la ofrenda, la desprecian y la critican.

Pero esto ha ocurrido siempre y al Iniciado no le importa, ya que tiene el privilegio de ver el futuro y reconocer que la “fuerza” por él creada cumplirá el plan a su debido tiempo y ese tiempo ha llegado.

 

Salvador Sendra de la Editorial Orión y Leo

Se dice que “quien tenga oídos para oír, que oiga, y quien tenga ojos para ver, que vea”… ¡Menos mal que el núcleo moral del Universo es inquebrantable! Yo quisiera desde aquí, agradecer a los hermanos de Portugal y de España, que desde hace años vienen corporizando y materializando todos estos Grandes Pensamientos, decirles que la juventud de hoy día os envidiamos (si cabe aquí esta expresión) y os agradecemos que nos hayáis dejado marcados los pasos en esta Senda que hacia la futura Era Acuariana nos conduce.

Por Leonardo Olazabal Amaral

Presidente-Fundador de la Rama Dzyan, Bilbao.

El Símbolo de la Bandera de la Paz en la época actual

Lo que Nicolás Roerich soñó en su tiempo no se cumplió y tampoco en esta época.

La Bandera de la Paz debería de ondear en todos los museos y edificios artísticos de aquellos países donde hay conflictos bélicos, pero si no se respetan ni siquiera las escuelas de los niños y los hospitales, ¿cómo se va a respetar un edificio con la Bandera de la Paz?

Vivimos en un mundo donde todas las buenas ideas caen en saco roto, y las pocas manifestaciones o expresiones relacionadas con la Bandera de la Paz que hay actualmente se limitan a solemnes ceremonias de puesta en blanco, más que a acuerdos de mesa ministeriales o académicas.

No hay más que ver las imágenes que se dan en internet cuando se escribe en el buscador la frase Bandera de la Paz Roerich. Esto hace que cuando un político o un periodista quiere informarse sobre el tema, se eche para atrás pensando que está frente a un movimiento sectario. Y más con los ataques de la Iglesia Ortodoxa precisamente en el País que vio nacer a la familia Roerich.

Otra cosa distinta es cuando la Bandera de la Paz se entrega con la solemnidad propia del traje y la corbata en sedes o foros como la UNESCO, la Organización de las Naciones Unidas, y los Ayuntamientos, entre otros. Abordando el tema desde una perspectiva seria y más académica, tal y como lo hace el Centro-Museo Internacional de los Roerich de Moscú (recientemente atacado desde varios frentes), un museo que durante 25 años ha crecido enormemente, dando la Bandera de la Paz en Foros Internacionales, celebrando multitud de conferencias, actos artísticos y veladas musicales. El Museo ICR ha realizado más de 200 publicaciones, entre libros y revistas, que abarcan 500.000 ejemplares, y significativos documentales, siendo visitado el museo por más de cuatro millones y medio de personas de todo el mundo, entre ellos famosos científicos, escritores, músicos, artistas y cosmonautas.

Leer más ...