Archivos por Etiqueta: Shambala y Shangri-La

Amor a Amar por el Amor mismo. 24 de marzo Día del Agni Yoga

Hoy es el día de la unión de todos los guerreros de la Luz. Hoy es el Día del Agni Yoga y del Maestro. Fiesta de la Vida y de la Luz. La actividad espiritual en todo el mundo responde a la llamada de la Jerarquía. Gentes de Buena Voluntad hacen posible con su llamada invocativa el puente de luz que facilita la conexión entre la Hermandad de Maestros y la Humanidad. Triángulos de almas en formación de 3,6,9 y 12 crean una red etérica a lo largo de toda la Tierra y preparan la activación del mensaje del Cónclave Jerárquico del año 2025.

Red de Trángulos de los Doce.

Para la mayoría de la gente la vida no es más que una futilidad continuada. Olvidamos muy pronto que el renacimiento es para cubrir y hacer todo aquello que no pudimos en la vida anterior. Ahora caminamos en un mundo físico y mecánico donde todo se repite y la clave está en resplandecer de nuevo para salirse de esa rueda que gira perturbando nuestra paz y visión. Se requiere de toda nuestra pasión para seguir la ruta de la trascendencia a lo Espiritual, el verdadero conocimiento, que modifique nuestra conciencia y nos lleve a lo Eterno y Divino, la única realidad inmutable. Se trata de Amor a amar por el Amor mismo. Hoy es Día de Ofrenda, de Dar y no sólo de recibir.

El gran pensador del siglo XX el profesor Nicolás Roerich y su esposa Helena buscaron dar a la humanidad el pan que quita el hambre espiritual. Se trata de una enseñanza que habla de La Jerarquía Blanca y de su signo de Paz que abarcan lo físico, emocional y mental. Un signo o señal que se entiende particularmente con el corazón y no sólo con la mente. Hablo de la Bandera de la Paz. El sagrado símbolo de la Chintamani. Una imagen que resuena con todos los pueblos y culturas de la Tierra. De ahí el artículo:

 https://shambala-roerich.com/propuesta-para-ninos-y-jovenes-sobre-la-bandera-de-la-paz/

Algo que deben entender los museos, las salas de arte, y las fundaciones al uso, es que la Cultura no es sólo un negocio. Es mucho más. Pertenece al pueblo, a la humanidad. Y por ello deben ser lo más público y accesible que sea posible.

Nicolás Roerich formuló su propósito con las siguientes palabras:

“Veo la importancia de las obras que el genio ha creado a lo largo de los tiempos”. “Un museo no es el depósito muerto, no es el tesoro de un ávaro. El museo es el lugar de encuentro de la luz de los artistas, la Morada de la Liga de la Cultura”.

Así visto, un museo y sus exposiciones, es la esencia energética contenida de sus autores. Una exposición Roerich es un impulso cósmico de colores e imágenes energéticas. Cada obra de la familia Roerich es un imán que te conecta con los mundos superiores de la materia, algo que la ciencia rusa denomina METACIENCIA, y los Roerich: La Energía de la Ética Viva. Algo que representa un papel muy importante en la preparación y desarrollo del nuevo pensamiento de este milenio.

¿Cómo entender este trabajo?

Día Universal del Agni Yoga y del Maestro.

Sin duda con la cosmovisión energética de la Creatividad Ardiente, algo que se trata y recrea en los grupos de Agni Yoga en todo el mundo. Veamos la Tierra con sus centros energéticos y redes vitales respondiendo a la multiplicidad de energías y fuerzas provenientes de las estrellas, planetas, galaxias, nuestro sol y de la propia humanidad. Sin duda el pensamiento y la razón de ser en la educación de las futuras generaciones pasa por La Cooperación en la Ética Viva, una Ética en Acción, basada en que las personas no están separadas y que se hace necesario una verdadera cooperación grupal en todas las cosas. Véase mi próxima obra: “El Sendero Esotérico y de Paz contado a niños y adolescentes”.

   24 de marzo

En este memorable día se cuenta que el Maestro M. junto a Helena y Nicolás asumieron el trabajo de dar una Enseñanza Espiritual de Síntesis para la Humanidad, que le permita entender la Vida. Helena escribió 14 libros en forma de Prosa Esotérica que se conocieron como la Enseñanza del Fuego y del Corazón Ardiente. Eso fue un Gran Logro. Ahora le toca a los estudiosos y a las almas activas desgranarlos e interpretarlos.

Los tenéis aquí:

 https://agniyoga.org/ay_es/index.php

Por un futuro de Amor, Gloria y Libertad,

Leonardo Olazabal Amaral

Petri Martin Abad

Presidentes y Fundadores de ADA y del

Museo Privado Bandera de la Paz Roerich.

Día Universal del Agni Yoga y del Maestro

ENTREVISTA AL ESCRITOR LEONARDO OLAZABAL

–Leonardo, usted viene del País Vasco, y además de escritor, es profesor de Meditación, terapias complementarias y fundador de la Asociación ADA Roerich, con su Museo privado y educacional. ¿Cómo ve actualmente el mundo de los libros?

Leonardo Olazabal, escritor

Leonardo Olazabal A.

–Es evidente que las editoriales y librerías ofrecen lo mejor de sí mismas, pero como en todo lo que prima siempre es lo comercial, el dinero, y no el ayudar a los escritores a que se conozcan sus obras. Pasa como en el mundo de los artistas de cine, T.V. y teatro. Si no te promocionas es muy difícil entrar en los circuitos de las grandes superficies y librerías para que se visibilice tu obra.

–Si las entidades culturales y los medios de comunicación no facilitan eventos donde se dé visibilidad a todo escritor, poco podéis hacer entonces.

–Sí, a veces nos sentimos como esas personas que hacen las magdalenas y galletas en forma artesanal en su casa, para luego vendérselas a sus amigos. Es un poco triste ver cómo se acumulan cajas de libros en el dormitorio de tu hogar. La sociedad actual es muy agresiva y hay muchos codazos en todos los ámbitos profesionales. Son otros tiempos y se están creando nuevas formas de comunicación. Pero yo pienso que los libros en particular, es una forma de expresión que permanecerá, y con el tiempo serán atesorados.

Meditando sobre Shámbala

Meditando sobre Shámbala

–¿Qué podemos aprender con la lectura de su último libro, Didier y la mujer que escupía diamantes?

–Se pueden aprender muchas cosas, pero lo fundamental es que, sabiendo que el hombre es un lobo para el hombre, aun así Dios late con fuerza en muchos corazones, y estos en su momento despertarán ante los distintos acontecimientos que ocurran en el futuro, por muy malos y oscuros que sean estos hechos.

–¿Está basado en un ambiente histórico?

–Claro, se trata de la Segunda Guerra Mundial y la ocupación de París por parte de la Alemania nazi. Un grupo de hombres y mujeres de buena voluntad y con unas cualidades mentales y psíquicas especiales, abordan el problema que acontece en su país. Me gusta escribir todo aquello que está relacionado con el alma de las personas y con la evolución de la humanidad. Siento curiosidad por conocer lo que no se ve, lo etéreo, lo oculto, lo espiritual, lo transpersonal, y estoy muy satisfecho con lo que obtengo en cada trabajo e investigación. Afortunadamente la editorial SoldeSol, y en particular su directora Sol Ravassa y su equipo, hacen un trabajo magnífico a la hora de vestir y darle forma en la imprenta al texto que se les envía. Por ejemplo, el ilustrador Francisco con cada imagen hace una pequeña obra de arte, ya que expresa exactamente lo que ocurre en las líneas del libro, potenciando así la lectura y el mensaje del mismo.

–¿Quién es Rai Dorje?

–Se trata de una entidad espiritual que vivió en Egipto, de madre hindú y padre de Bután. Esta entidad es un secreto, ya que puede ser mi mentor o simplemente mi Alter Ego, o yo mismo en una vida anterior. Lo dejamos ahí. Tal vez solo sea el nombre del genio de una lámpara mágica como la de Aladino para que esta novela ocultista se lleve al cine.

–Y usted, Leonardo, ¿qué proyecto tiene ahora?

Novela Ocultista de Leonardo Olazabal

Didier y la mujer que escupía diamantes

–Hay otra persona en mi vida literaria que se llama León Li. Él es ya un anciano que vive en la parte francesa de Suiza, no muy lejos de la mansión de Tina Turner, la cantante que en los últimos años de su vida se dedicó a educar a los niños, en cánticos y mantras sagrados de India y Japón. Pues bien, este anciano recibe visitas de 5 niñas y un niño cada fin de semana, y le hacen preguntas que responde siempre con gran amor y sabiduría. Los padres también suelen acudir, y todos juntos forman una luz y una compañía muy especial, todo ello bajo los picos y valles de la región. A los niños se les relata un cuento, dando así forma a lo aprendido en ese día. El hecho es que se les habla de hacer un buen uso de las habilidades internas que tiene cada uno, desarrollando un psiquísmo sano y una actitud ética hacia la vida. Definitivamente es mi “opera prima” de la cual estoy muy orgulloso y satisfecho. Para mi educar a los niños y jóvenes, así como a sus padres, en la cultura de paz, la ecología y el amor a la familia, me parece vital en los tiempos que corren hoy día.

–¿Qué pasa hoy día?

–Le contesto con otra pregunta: ¿De verdad necesita que se lo explique?

–Gracias Leonardo.

–Gracias a ti.

La muerte, una liberación para alcanzar la Luz Clara del Alma

Hoy domingo he tenido el impulso de escribir sobre la muerte en la tranquilidad de mi caserío-museo de la montaña. Es un día soleado y una corriente de aire templada mece las ramas de los árboles de mi jardín. Yo me encuentro bien en la mesa de la cocina, que es un lugar amplio y tranquilo, además se está muy fresquito, gracias a los espesos muros de piedra de este caserío del siglo XVIII.

Antes de ponerme a escribir he tenido el impulso mental de buscar literatura acerca de la psiquiatra, escritora suiza-norteamericana, la Dra. Elisabeth Kübler-Ross.

Museo Asiático de Biarritz

Recuerdo haber visto tres libritos de ella donde habla o escribe sobre sus experiencias con personas moribundas. He rebuscado en mi biblioteca repartida en varias habitaciones de la casa y nada de nada. Seguro que están guardados en una de las veinte cajas que tengo almacenadas. Así que decido coger el móvil y buscar en Internet. Acto seguido he leído en Wikipedia: “Nacimiento: 8 de julio”. ¡Caramba, igual que yo! E inmediatamente examiné las 5 fases o etapas del duelo, a saber: Primera, la negación. Segunda, la ira. Tercera, la negociación. Cuarta, la depresión. Quinta, la aceptación.

Esto ocurre en mayor o menor grado ante la muerte de un familiar o un ser muy querido. Y es un sentimiento natural, pero me he quedado un poco frío, a pesar de que nos rodea el calor propio del verano (y no como dicen engañándonos, que se debe al cambio climático).

No discrepo de que esto no sea así (menos mal que muchos años después Elisabeth dijo que el duelo no es tan lineal y rígido como lo había descrito, sino que es más abstracto). Y es que para mí, falta un componente esencial, y es el hecho de que la persona que se va -independientemente de cómo haya sido la forma de morir- su espíritu entra en una dimensión de paz, autenticidad y espiritualidad de orden sublime. Realmente NO MUERE. Te faltará su tacto, su mirada, su entrañable abrazo, su timbre de voz, pero te aseguro que, desde otro nivel de conciencia, el ser que amas estará pendiente de ti y te lo hará saber a través de los sueños.

Hay muchas falsas creencias e inadecuadas interpretaciones de las antiguas escrituras sagradas por ahí. Que no te espante la mediocridad de los discursos de hoy día. El alma -salvada la confusión del momento de la transición- el alma como digo, se centra en las personas que dejó en la Tierra y les envía todo su amor, su “particular forma de sustento energético y poder de calma”. Independientemente de que seamos conscientes de ello o no, esto siempre es así. De ahí que el alma se vea también un tanto afligida si percibe que aquellos que ha dejado en el mundo físico están tristes durante mucho tiempo. Los seres humanos somos almas que tienen un cuerpo, y no un cuerpo que tienen un alma. Obtenidas las experiencias necesarias en la Tierra, o cuando su karma lo indique, el alma abandona el cuerpo como si de un viejo abrigo se tratara. Es un proceso natural de la Vida, como el nacimiento; nacemos en la Tierra tras dejar el Plano Espiritual y a nuestros amigos allí. Un sagrado lugar que ya conocemos, pero que no lo recordamos, sustentado por millones de vidas con distintos niveles de manifestación, y protegidas por la Fuerza lumínica y maravillosa de Shámbala. Se ha dicho que Shámbala, es “el lugar donde la Voluntad de Dios (el Logos o Lo Que Es) es conocida”.

Esto ha de ser un gran alivio. Es cierto y algo natural que el que se queda, sufre, llora y muestra su incredulidad ante la desaparición física definitiva del ser amado. La muerte siempre produce tristeza, nostalgia, pesar y emociones encontradas. La persona afectada entra en cabreo o ira, se desespera, se deprime (entristece lo que es un sentimiento natural y lógico) y finalmente lo asume, o mejor dicho, se calma. Sabe -de un modo que no puede explicar- que la pérdida es solamente un hecho aparente, que sigue ahí, y que desde el punto de vista espiritual no ha muerto sino que ha cambiado de nivel. Al abrir así la mente, la aflicción desaparece automáticamente.

Todos sabemos que tarde o temprano tenemos que abandonar el cuerpo. Nacemos con una inhalación y nos vamos con una exhalación. Un trance que siendo nuestra última aventura en cada una de las vidas, hemos practicado muchas veces. Todos nos vamos a reunir de nuevo tras abandonar nuestros respectivos abrigos. Para el común de los mortales, resulta frustrante no tener las pruebas de que la vida de un ser continúa tras la muerte física. Y es que nuestro cerebro físico no puede comprender lo que acontece a un nivel más alto o en un plano espiritual, salvo que seas un Iniciado o un Yogui realizado. No es fácil explicar con palabras corrientes las características propias de la Vida Espiritual, y acerca del propósito de nuestra existencia en la Tierra. Pero hay algo que sí sabes y lo intuyes, y es que “Somos Almas”, “Somos inmortales”, “Tú eres un ser Inmortal”, porque los Universos son gobernados por medio de leyes perfectas, éticas y eternas, y esa certeza la llevamos con nosotros en nuestro interior.

Otro médico psiquiatra y licenciado en Filosofía, el Dr. Raymond A. Moody, dice en “Vida después de la vida”: Tengo miles de testimonios, bien analizados y realizados con total honestidad. He trabajado con regresiones, he estudiado los casos de “viajes fuera del cuerpo”, y el estado “extracorporal” consciente. En innumerables ocasiones hemos experimentado el vernos tumbados en el diván o en la cama estando fuera del cuerpo. Al principio te sorprendes, luego te das cuenta de lo bien que estás en ese estado espiritual extracorpóreo, y si tienes que volver del plano Astral, porque no es el momento de morir o porque el regresor te llama, experimentas una gran pereza el hecho de tener que “entrar de nuevo”, en algo tan denso y limitado como es el cuerpo físico. Esto lo he experimentado yo mismo en mis múltiples experiencias como profesor de Raja Yoga (Yoga mental) a lo largo de mi vida.

En la India abordan la muerte con el mismo dolor que en cualquier parte del mundo, y tienen numerosos tratados que hablan sobre ese particular momento. También tenemos El Libro de los Muertos del Antiguo Egipto, con descripciones muy curiosas, y lo mismo ocurre con El Libro de los Muertos Tibetano. Merece la pena indagar en ellos, sobre todo si trabajamos y estamos cerca de personas que están en un estado moribundo.

Según E. Lester Smith, en su libro “Nuestra última aventura”, relacionado con la partida del cuerpo, las personas que han perdido algún miembro de su cuerpo físico siguen experimentando energéticamente o espiritualmente que lo tienen completo, es decir ¡entero! (llamado miembro fantasma) y esto les consuela enormemente. La Ciencia Oficial te dirá que son “engaños del cerebro”, no te lo creas. Nunca ha estado más dividida la Ciencia que ahora. Si a una persona que le faltan las piernas o le falta un brazo, se le hace salir fuera de su cuerpo o tiene una experiencia extracorpórea, podrá ver perfectamente todo su cuerpo completo en su forma energética.

En el mundo y a lo largo de la existencia humana, se han creado varios miles de rituales para el momento del morir y para después de la muerte. “Tuvimos un diluvio y gran parte de la humanidad desapareció”, o sea, murió. Y ahora, en nuestra época, los signos parecen mostrar que va a ocurrir lo mismo, pero no con agua ¡sino con fuego! Sí, una destrucción de tipo subatómico, bioquímico o por bioterrorismo. Y es que la evolución humana, que debiera ser siempre ascendente y encaminada hacia el bien de la totalidad, se empeña en pasar a fases regresivas a cambio de obtener un poder y enriquecimiento efímero, llevándose por delante la destrucción de la vida en todos sus reinos. Destruimos los ríos, los océanos, los bosques, el reino animal, los minerales, y lo único que se puede imponer a esta barbarie es un ser humano con ética, visión espiritual y con una justicia verdadera.

Si queremos un progreso real, tenemos que avanzar hacia el futuro “sin perder tiempo”. Tenemos que cuidar de nuestra libertad y ser responsivos. Con serenidad y apremio debemos demostrar nuestra conformidad o no ante las situaciones que nos presentan.

Hay que ser sensitivos e intuitivos rehusando cualquier forma de hacer daño a la Vida. La muerte es inevitable, pero hay elección a la hora de morir. Es una vergüenza lo que acontece en algunos hospitales, clínicas y residencias de ancianos. No es de extrañar que exista la llamada “fobia hospitalaria”. La psicoterapeuta Christianne Heal habla de ello, y añade: “Que el trance de la muerte no se convierta en un negocio en marcha plagado de ruido y luces, y sin asistencia espiritual propia de otras confesiones o filosofías, además de poder obtener incineraciones o enterramientos ecológicos”.

Ángel del Amor

Ángel del Amor

A lo largo de los años he leído y he asistido a muchas charlas y coloquios sobre la ciencia del morir, dadas por lamas tibetanos y maestros de Yoga. Desde el punto de vista hindú, el conocimiento de una inminente partida comienza aprendiendo a recogerse como siempre se ha hecho en el Ashram (lugar de meditación y enseñanzas). Es decir, adoptar una actitud recogida y silenciosa en una habitación tranquila de la casa, dejando que su inteligente alma haga todo el proceso.

Hay que procurar, para obtener la quietud deseada, haberse despedido de los suyos, haber distribuido los bienes materiales, y si es posible lograr la paz con aquellos que ha estado en conflicto. El incienso, una luz anaranjada y cálida en la habitación, y algunas notas musicales suaves vienen bien para el momento del trance y para el después. Entonces el último sueño se produce, y el viaje comienza a los planos superiores e internos, donde acude a lugares de cuidados intensivos especiales, además de ser recibido por familiares y amigos que habían fallecido antes que él o ella. Aquí, en este nuevo estado se depuran karmas negativos y karmas positivos. Se vislumbra el trabajo de futuro en esos niveles de conciencia y se prepara –para mucho más adelante- su nueva siguiente encarnación en la Tierra con nuevos cometidos y metas. Lo usual es esperar a que los seres amados que dejó en la Tierra desencarnen, y él o ella los reciba con plena conciencia y les muestre el nuevo hogar.

Así las cosas, la transición no es más que un cambio de habitación. Se ha ido nuestro ser querido, pero no se ha ido del todo. Se trata de vivir y morir para seguir viviendo con más plenitud.

Leonardo

EL CORAZÓN DE ASIA una obra de Nicolás Roerich

 

Libro Nicolás Roerich

Conexión con Shámbala

El misterioso viaje secreto al Corazón del Asia Central en el año 1925, es algo que ha intrigado a biógrafos y a los propios estudiantes seguidores de esta increíble familia que ha dejado su huella y su semilla luminosa en el mundo del arte y la cultura.

Esta expedición partió de Cachemira en India, y atravesó las cumbres del Karakorum. Permanecieron en ciudades y aldeas, unas conocidas, otras no tanto, durante meses estudiando las leyendas, historias y sabiduría budista. A lo largo del año 1926 cruzaron el enigmático desierto de Taklamakán, un lugar que sólo se podía atravesar en primavera, y que escondía entre sus arenas, misteriosas aldeas y templos llenos de artilugios espirituales con paredes que ocultaban magníficas bibliotecas, todo ello perteneciente a un pasado muy remoto.

Libro N. Roerich

El Corazón de Asia

Los casi cuatro años que emplearon los Roerich en recorrer el Corazón de Asia –título de este libro– constituyen una hazaña increíble para su tiempo. De hecho, es la expedición científica y cultural más larga del siglo XX. Estos héroes del Himalaya no tienen nada que ver con los exploradores de su época, que expoliaron bibliotecas llenas de manuscritos antiguos -–despojando con ello al pueblo chino de parte de su historia– así como obras de arte de todo tipo sin ningún pudor y miramiento.

 

Mapa

Expedición Roerich

Nicolás, Helena y Yuri Roerich, junto a diferentes científicos que se fueron uniendo a lo largo de la expedición, llegaron a las montañas sagradas de Tien Shan, el lugar de los Maestros Celestiales. Más tarde, alcanzarían a los pies de los picos del Altai que hoy llevan el nombre de los cuatro miembros de la familia.

Los Roerich exploraron pasos desconocidos que se situaban a 6.000 metros de altura, y que les llevaron a dar con tesoros no materiales, pero no por ello menos interesantes. Hablamos de la Enseñanza de Shámbala, una Ética Viva para una Nueva Época que ha de empezar a manifestarse –según se dice– en las primeras décadas del Nuevo Milenio, es decir, a partir del Año 2025.

LA MUJER QUE ESCUPÍA DIAMANTES – VII (Género fantástico)

                La reunión va finalizando en el Petit Hôtel de París

  Por RAI

Tras un descanso, el grupo de amigos reparaban en las lecturas celebradas y en el trabajo esotérico realizado. Ahora estaban sincronizados con unas energías de conciencia tan altas como bellas. Cada uno conservaba su propia personalidad y libertad de expresión que servían de estímulo y crecimiento a los demás en una coherencia de corazón y de mente propia de los discípulos avanzados. El Rayo de la Personalidad y el del Alma de cada uno de ellos tomaba colores y tonalidades de hermosos matices espirituales a la visión del Maestro Superior que les guiaba. Maestro que desde el Reino Invisible, apreciaba como nadie las notas de humor de cada uno de ellos, y su capacidad para atraer el magnetismo de la Piedra meteorítica Chintamani. Piedra Shambálica que magnetizó la kundalini del antiguo Meridiano Cero de la ciudad, para con ello atraer, estimular y elevar la conciencia de artistas, ingenieros, diseñadores, arquitectos y escritores tras la Primera Guerra Mundial. París, en los años 20 y 30, mostraba talento, aires de libertad y una gran energía creativa -al igual que en la ciudad hermana de Nueva York- influyendo al resto del mundo. Ahora nuestros amigos y tantos otros grupos esotéricos y ciudadanos de Buena Voluntad despertaban cada mañana con la idea de recuperar todo lo perdido.

En una calle-jardín de París

En un momento dado Sophie dijo:

–¡Qué bonitas las lecturas que habéis hecho! Se me ocurren muchas preguntas, pero me mantendré expectante a que se vayan respondiendo por sí solas al mantener mi fidelidad con vosotros. El amor por la lectura y más por este nivel de aventuras espirituales y de filosofía hermética me resulta de lo más iluminador. Le da sentido a la vida ¿no os parece?

–Todos esbozaron su mejor sonrisa.

–¿Quéee? Me ha gustado mucho, y este té de Darjeeling está delicioso –comentó, para luego añadir–: Bueno, ya me callo.

–Puedes decir todo lo que quieras –dijo cariñosamente Collete, dueña del hotel.

–Me apena mucho todo lo que está ocurriendo, y parece que nunca va a acabar –dijo Sophie. Luego mirando a cada uno de ellos, añadió–: La guerra es una frivolidad y ésta no debe distraernos de las cosas que son realmente serias. Es lamentable cómo cada día hay más franceses que son colaboradores de los alemanes, y ante la persecución antisemita muchos franceses miran para otro lado. Estoy desolada y solo quiero marcharme de París, pero ¿dónde ir?

–Ven al sur conmigo –dijo Didier.

–¿A la Provenza?

–No, a Biarritz.

–Allí hay muchos intelectuales y artistas antinazis, también judíos que buscan huir a Portugal ?dijo Juliette.

–Sí –añadió Didier–. A la Provenza no se puede ir, han construido numerosos campos de internamiento con miles de prisioneros entre los que se encuentran refugiados españoles, judíos y gitanos. Son lugares de sufrimiento en donde sobreviven de forma infrahumana. Hay también zonas ocupadas por soldados italianos ?Luego añadió?: De momento Biarritz no es peligroso, al menos no como en San Juan de Luz, que hace frontera con Irún en España, un país supuestamente neutral como Suiza pero que no lo es. Y luego está la frontera de Canfranc en el Pirineo Franco-Aragonés, infectado de nidos de ametralladora y bunkers, donde se halla la Estación Internacional de Ferrocarril, que junto con Zaragoza y San Sebastián son nidos de espías, soplones y de agentes que colaboran de un lado y del otro.

–Yo allí no voy. Para eso me quedo en París –sentenció Sophie, apretando los dientes.

–Henri y yo –dijo Armand– nos vamos unos meses a Bretaña. Vamos a recorrer la costa desde Saint-Malo hasta Trégastel. Iremos también a Morbihan, donde conozco a dos radiestesistas que hablan de las Ondas de Forma y su influencia en el ambiente o espacio. Se trata de un conocimiento secreto proveniente del Antiguo Egipto, según contó en una conferencia en la Asociación de Radiestesistas aquí en París antes de la invasión. Lo que quiero decir es que, si quieres puedes venir con nosotros.

 

Libro Chintamani

Libro Chintamani

Juliette enseguida dijo:

–Ahí sí que hay que tener cuidado. Los alemanes tienen una gran concentración de tropas, bunkers, cañones y observatorios a lo largo de todas las playas de la costa que mira al océano Atlántico, ya que tienen como objetivo defenderse de una posible invasión de nuestros aliados ingleses. Además maniobran para llegar a las costas y ciudades de Inglaterra con sus famosas bombas volantes, todas esas zonas están militarizadas.

–Mon Dieu! –exclamó Sophie, para luego añadir–: Me quedo aquí con vosotros, a pesar de la inseguridad que se respira en París.

–Vale –dijo Didier–. Volveremos a reunirnos dentro de unos meses, no más de las seis personas que estamos aquí. Si hace falta nos reuniremos de dos en dos, unos días unos y otros días otros, y continuaremos con prudencia nuestros trabajos psíquicos como sabemos. Os avisaré cuando yo pueda de nuevo reunirme y traeros información. Tened cuidado con los comentarios por teléfono. Si queréis, para decir que todo va mal o que es peligroso, haremos referencia a la ropa vieja. Y para indicar que todo va bien haremos referencia a ropa nueva. ¿Estáis de acuerdo?

–Sí –dijeron todos. Y así se despidieron saliendo en grupos de dos en dos, con intervalos de 3 a 5 minutos cada uno.

París, cada vez era una ciudad más extraña y controvertida. En los cafés se podía ver a los oficiales sentados al aire libre leyendo periódicos mientras soldados de uno y de otro bando saludan al pasar frente a ellos. Aún así, tanto los alemanes como los franceses -que estaban obligados a una mutua colaboración- no se fiaban de nadie.

En la calle se mezclaba un ambiente de semiclandestinidad junto a la pobreza y a la vestimenta de las clases altas. El gentío camina sin rumbo fijo, solo por el placer de mirar, ya que para algunos no había nada que hacer salvo vivir un día más. A veces, el clamor y la curiosidad se avivaba al ver el rodaje de documentales o de cine en plena calle. Los negocios al pie de las mismas componían la totalidad de la escena de cada día.

Todo el mundo aplicaba sus mejores dotes para trapichear y poder llevar algo de comida a casa. Luego, con la caída de la noche y ante el toque de queda, las calles se quedaban totalmente vacías.

En los suburbios las ratas dejaban sitio a los sintecho. Los gobernantes de toda Francia eran títeres de una fuerza mayor y de su propia estupidez. Al ciudadano de a pie sólo le quedaba obedecer y obedecer. Con este panorama humano y social ¿que se podía esperar del futuro?

Gandhi afirmaba con tristeza en 1947:

NI LA VIOLENCIA NI LA NO-VIOLENCIA
ALCANZAN LA FUENTE DEL MAL

 

Apenas unos pocos años antes, París parecía estar en la misma tesitura ¿Qué hacer? Solo una fuerza Suprafísica podía actuar en favor de la vida física.

Nuestros amigos de París, en India y en Bélgica ya estaban trabajando en ello de acuerdo a las cualidades de cada uno de ellos.

Sólo cuando se domina nuestra naturaleza interior se domina el mundo exterior, eso afirma al menos los Yogas Superiores. No hay remedio que convierta el vinagre en agua de rosas, pero sí al revés. De ahí que sea necesario trabajar y actuar para que nadie avinagre nuestra vidas. Se requiere primero curar la base del hombre, transformarlo y convertirlo en un ser pensante libre y luminoso. Si se quiere eliminar a la Bestia de la mentira, al Destructor de la humanidad, hay que educar a cada ser humano y evocar a las Fuerzas Superiores y entonces y solo entonces, lo demás vendrá por añadidura.

Didier y Sophie se marcharon juntos.

Agarrada al brazo de Didier, Sophie dijo:

–¡La vida es una tortura cuando está desprovista de significado!

–Debemos de confiar –le contesto Didier mientras alzaba la mano a un taxi que pasaba por la calle.

Ya en él, Sophie se acercó al oído de Didier para decirle:

–Déjame ir a tu piso.

–No, Sophie. Aunque vivo solo, no es una buena idea. Tengo que madrugar para recoger unos documentos importantes para llevar a Lyon a que los firmen en los próximos días, entonces bajaré hasta Biarritz, como ya he dicho al grupo.

Sophie, se quedó silenciosa y cabizbaja.

Didier, indicó la dirección al chofer. Luego, con su dedo índice levantó cariñosamente la barbilla de Sophie y mirándola a los ojos le dijo:

–Aguardo el momento de estar contigo todo un día. Pasear, comer y cenar juntos, lejos de problemas y de los desafíos diarios. Solos tú y yo, ¿te parece bien?

–Sí, claro, pero… ¿Qué es lo que te preocupa Didier?

–Nada importante. Sólo quiero resolver este viaje, que quizás sea un tanto peligroso.

–¿Peligroso has dicho?

–No, no quería decir eso, sino… ¡delicado!

–Didier, ¿qué es lo que pasa? ¿no confías en mí?

–¡Claro que sí criatura!

–¿Entonces?

Didier hizo un silencio, mientras Sophie tiraba de su brazo cariñosamente.

Son cosas del trabajo, nada más –contestó.

El taxi paró, y tras bajarse, Didier acompañó al portal de la casa de Sophie. Una gran puerta de forja ornamental y acristalada daba paso al lujoso interior del mismo, donde el portero daba la bienvenida a ambos. Tras retirarse éste, Sophie se echó en brazos de Didier besándole en la mejilla. Didier, la abrazó fuertemente y a la vez en forma contenida. Tenía cierto miedo en hundirse en los éteres de su gracia y belleza. Sophie se retiró y con ojos húmedos le recordó que cuando regresara de ese viaje estarían todo el día juntos. Asintiendo éste con la cabeza mientras se retiraba para ir a su piso situado a unas manzanas de allí.

Didier, mientras llegaba a su hogar pensaba:

–Poderoso Dios ¿por qué pones esta adorable y joven criatura en mi camino? ¿Qué tengo que aprender de ella y qué puedo yo enseñarla?

 

En el despacho de abogados

Biblioteca Despacho Didier

La secretaria del despacho de Didier anunció la visita de tres personas del Gobierno Parisino.

–Buenos días, pasen ustedes –dijo Didier.

–Buenos días dijeron todos al unísono.

Seguido Didier pidió a su secretaria que los demás trabajadores del despacho se mantuvieran sin hacer excesivo ruido, y que no se abriera la puerta, tanto la de su despacho como la puerta principal, hasta que él finalizara.

–Gracias Monsieur Didier por la discreción. Tenemos dos coches vigilando la calle –dijo uno de ellos, mientras que el otro agente añadía: –Nos envía…

–¡No por favor, nada de nombres! Ya sé quién les envía y tengo referencias de cada uno de ustedes. Sé que quieren hacerse con un contrato de varios miles de botellas de champagne para que sean enviadas a Alemania cada año. Mi despacho buscará un contrato que les beneficie a ambos.

Luego con cierta socarronería añadió:

–No esperarán dejarnos sin champagne a los franceses ¡una cosa es la guerra! ¡pero otra bien distinta es no tener una copa de ese burbujeante líquido de oro que llevarse a la boca!

–Los agentes franceses se quedaron petrificados… el dirigente Alemán que era un General vestido de paisano, tras un breve silencio, se echó a reír, mientras se atusaba su largo bigote gris.

–¡Me gusta este hombre! –añadió en francés pero con un deje alemán mientras reía, risa que terminó por contagiar a todos.

–No colaboro con ustedes por la minuta sino porque me lo ha pedido un amigo al que respeto y… ¡por el champagne claro está!

–Jajaja, ¡me gusta este hombre! volvió a decir, como si no supiera más frases que pronunciar en francés.

Uno de los agentes hizo una señal al otro, y éste posó con cuidado un maletín negro sobre un tapete de piel verde, junto al plumero de oro y tinta china situados en la mesa de Didier. La abrieron y extrajeron tres carpetas, un sobre, y otro maletín más pequeño.

–Aquí tiene los contratos redactados por su amigo –dijo el alemán, para luego añadir:  –Ahora le pedimos que los verifique usted. Uno lo traerá con la firma y sello de la Bodega.

Didier lo miró con detenimiento.

–Está todo correcto. Me han presentado ustedes dos sobres y ¿el tercero de qué se trata?

–Éste no lo puede abrir. Se lo dará a la persona que detalla el sobre en la Jefatura de Lyon, no necesita saber nada más –dijo con gesto serio el alemán.

Seguido un agente le mostraba el sobre pequeño.

–Aquí tiene un salvo conducto para moverse por toda Francia, sin límite de horarios.

El otro agente abre el pequeño maletín.

–Tiene también permiso para llevar esta pistola y dos cargadores, procure ser discreto.

–¡Pero yo no he disparado nunca y ni sé hacerlo!

El alemán arrebató la pistola al agente y dijo con tono enérgico:

–¡Es fácil! Primero cargar pistola, luego bajar el seguro como bajar bragueta del pantalón, luego apuntar bien y disparar todo el cargador ¡¡¡como en un orgasmo!!! Jajaja, reía su gracia mientras todos callaban.

Didier, pasaba la mano por su frente como para borrar esa escena tan frívola y desagradable protagonizada por un alemán que seguramente escondía sucias historias en su mente.

–Despachos importantes como el suyo, banqueros y joyeros llevan permisos para portar esta arma francesa, la “Pistola 625” semi-automática, –dijo uno de los agentes.

–¿Francesa? –gritó el alemán–. ¡Querrá decir la excelente y bien calibrada pistola que nosotros hemos hecho en vuestros talleres -ahora de Alemania- a partir de vuestro Modéle 1935!

–Está claro que la industria alemana se posiciona como la mejor de Europa, y esto es bueno para todos, –dijo con firmeza Didier.

–Jajaja, ¡me gusta este hombre! –todos rieron.

–Se parece usted –añadía el General señalando con el dedo índice a Didier–, al cómico del cine mudo Max Linder, con su bigotito casi iguales, jajaja –luego añadió–: –Si se lo recortara un poco a cada lado del mismo se parecería a nuestro ¡Führer! –Y volvió a soltar carcajadas que se oían al otro lado de las paredes.

Luego se despidieron tras quedar en avisarse por teléfono cuando los contratos fueran firmados y el sobre entregado.

Max Linder era el nombre artístico de Maximilien G. Leuvielle. Era francés y había muerto en forma trágica en el año 1925, quizás a raíz de las secuelas dejadas por los gases asfixiantes que respiró cuando se alistó en el ejército de su país en la Primera Guerra Mundial. De aspecto distinguido fue el actor cómico de cine mudo mejor pagado de toda Francia. Marchó a EE.UU. en 1916 para hacer varias películas y enseguida volvió a París. No sin antes dejar una profunda huella en la persona que más tarde se la conocería como Charles Chaplin, quien manifestó ser discípulo suyo y al que llegó a copiarle sketch de sus películas y parte de su vestimenta.

Didier viajaría al sur de Francia. Primero a Lyon en la llamada zona libre, donde se encuentra el régimen colaboracionista de Vichy. Antes había quedado con Juliette, la médium, y le puso al corriente de que en su despacho se habían reunido con un dirigente alemán y dos agentes del servicio secreto francés. Debía llevar unos documentos para ser firmados en Lyon y una pistola para defenderse en caso de que intentaran robarle, dada por ellos. Le comentó también que pensaba llevar y vender el diamante que les quedaba, ya que tenía un contacto en Biarritz.

                                                                                       Continuará….

Diamante vendido