Helena Roerich 10 de mayo, 1933

  No evites dormir. El dormir es beneficioso y absolutamente necesario para la nutrición de nuestro cuerpo sutil. Sólo durante ese período es que fácilmente podemos transpirarlo y nutrirlo intensamente con las mejores energías, ni hablar sobre las grandes lecciones que recibimos cuando estamos en este estado. No sólo aprendemos a entrar en diferentes esferas sino que también llevamos a cabo el trabajo encomendado por nuestros Maestros y con frecuencia participamos en batallas contra las fuerzas tenebrosas. ¿Por qué deberíamos privarnos de ese gran privilegio, que ante todo, es dado a los discípulos de la Gran Hermandad Blanca? Cualquier cosa artificial es estar en contra de la Enseñanza de la Luz. Si fuera necesario hay que reducir al alimento. Nuestro organismo nos lo indicará. Lo mismo con el dormir. Con frecuencia el trabajo del mundo sutil es más importante que el trabajo en el mundo físico.