Archivos por Etiqueta: Leonardo Olazabal

8 de julio de 2021: UN HIMNO A LA LIBERTAD Y A LA CULTURA

Alguien me dijo un día:

Nicolás Roerich dice: “Donde hay Paz hay Cultura, y donde hay Cultura hay Paz”, y sin embargo yo no lo veo. Veo cultura en el mundo pero también una sociedad que cuando no está demacrada, está en grandes conflictos y crisis ¿Cómo es eso entonces?

Y yo le dije: Tienes razón, pero sólo en parte. Olvidas que Nicolás Roerich se refería a una Cultura Interna, átmica y profundamente superior. No a la cultura actual de nuestras ciudades, que rayan con lo ordinario, cuando no con lo blasfemo y pertenece a una conciencia básica y sin los valores espirituales en los que se mueve la verdadera Cultura.

 

Monumento de Alexey Leonov en Volosovo, Leningrado, Rusia

Monumento de Alexey Leonov en Volosovo, Leningrado, Rusia

En Rusia aprendí el enorme esfuerzo que supone trabajar con la herencia de la familia Roerich. El movimiento generado por Nicolás era entonces una enorme maquinaria que abarcaba diversos campos de la cultura, la ciencia, el arte, el paisajismo y la educación. Todo ello requería y -hoy también- un trabajo constante y continuado, con un enfoque profesional y enérgico.

Los problemas de su época siguen siendo los mismos que la nuestra. No se valoran los principios que enaltecen al género humano, y hoy día en cierto modo es peor. Tenemos más medios de comunicación, viajamos más rápido y aun así seguimos siendo una sociedad mediocre, tanto en lo intelectual como en nuestras vidas. Se da una visión de la práctica del Yoga que no es la real, se utiliza la meditación con nombres comerciales para venderse como algo nuevo, lo que es absurdo. Se desnaturaliza a los Maestros del Himalaya y se esquiva la Enseñanza Tradicional Oculta.

El conocimiento superior, el sentido de la belleza átmica y la paz nacen de la disciplina, de la austeridad, de la meditación, del estudio y del servicio diario. Las Enseñanzas del Raja-Agni Yoga nos hablan de ello. En ese sentido se requieren Escuelas que eduquen en la Paz. Por eso Roerich creó en el siglo pasado institutos y academias de cultura, de arte y de educación sobre la paz, en Europa, en EE.UU. y en India. Ahora afortunadamente se recupera esta línea en Rusia.

 

Natalia Cherkashina Directora del Museo no gubernamental Nicholas Roerich

Natalia Cherkashina Directora del Museo no gubernamental Nicholas Roerich

Nicolás alentó la creación de un edificio como el Master Building* (1929) en la Gran Manzana de Nueva York, donde se reunirían todas estas artes con sus correspondientes talleres, salas de exposiciones y un teatro. Además disponía de apartamentos para los profesores y estudiantes que pudieran costeárselos y una gran cafetería-restaurante. Lástima que la Gran Depresión diera al traste con tan bonito proyecto unos pocos años después de inaugurado.

¿Se imaginan un proyecto parecido así en España?

En mis viajes a Rusia he visto cómo en numerosas ciudades se hacen exposiciones para niños y adultos de la pintura de Nicolás K. Roerich. Para ello se usan magníficas reproducciones de sus cuadros.

Recientemente se inauguró un monumento de Alexey Leonov al Maestro Nicolás, el gran hijo de Rusia como es calificado allí, en la región de Leningrado, cerca de la finca familiar de sus padres en Izvara, que tuve ocasión de visitar hace unos años, y donde Nicolás Roerich trabajó y vivió durante muchos veranos.

Gracias a mecenas, amigos del arte y de la cultura, al Centro Cultural y Educativo Roerich de Izvara, a diversas Organizaciones independientes y sin fines de lucro, junto con el Centro Internacional de los Roerich (ICR) y apoyados por la administración de la Escuela de artes de la ciudad de Volosovo se hizo realidad este hermoso proyecto. Ver foto por gentileza de Alexey y del ICR.

V. Larisa Surgina del Internacional Roerich Memorial Trust de Naggar Kullu, India

V. Larisa Surgina del Internacional Roerich Memorial Trust de Naggar Kullu, India.

Sueño con ver la creación de un busto así de Nicolás Roerich -con el símbolo de la paz y una leyenda en su pedestal- rodeado a su vez de rosas en un jardín público de España.

Para obtener un cierto éxito en este sendero de la vida, es necesario no solo tener un deseo, sino ver si tenemos la capacidad de cumplir ese deseo. ¿Somos seres mediocres o somos verdaderos Tejedores en la Luz? Esa es la cuestión. Hay que buscar a las personas adecuadas para hacerlo posible y Rusia es un ejemplo en este sentido.

El artista valenciano Antonio Camaró lo tiene claro cuando dice:

    El hombre actual solo quiere poseer y tener, es egoísta y tiránico, hace lo que sea para conseguir sus deseos sin pensar en el otro. Se ha enquistado. Precisamos hombres éticos, con valores sólidos. De ahí mi obra el Homo Ethicus.

Antonio Camaró, como pintor y humanista, lo expresa y lo pinta allá por donde pasa y expone. Su pintura nos habla de la necesidad de una verdadera libertad, de paz y de concordia. Y en ese sentido podemos decir: Querido mundo, ¡no nos rendimos, seguiremos pintando, escribiendo, cincelando, y sobre todo seguiremos bailando!

Leonardo

*Para saber más: https://shambala-roerich.com/dia-de-los-museos-y-luna-llena-de-wesak/

https://shambala-roerich.com/?s=el+Master+Building

Antonio Camaró Foundation

Círculo de Bellas Artes

Mayte Spínola

Mayte Spínola Mecenas universal

 

El pasado 17 de junio en el Círculo de Bellas Artes de Madrid tuvo lugar en la sala Valle Inclán, la presentación de la Fundación Internacional Antonio Camaró, y se mostró la pintura Liberté, Mon amour en homenaje a la figura del poeta internacional Miguel Hernández. Esta obra del pintor Camaró pertenece a la colección “La Resistencia mental” y con ella hace un llamamiento a la reflexión, al compromiso social y a librar una acción ética en todos los niveles.

Al evento acudió un amplio elenco de personalidades del mundo de la cultura, la economía, el pensamiento, la memoria histórica y de la ciencia, así como representantes de diversas instituciones. Todos ellos hablaron y dieron su mensaje y agradecimiento. Durante la presentación Mayte Spínola fue nombrada madrina de Honor de la Fundación en reconocimiento a su larga trayectoria en la promoción de la cultura y de las artes. Mayte Spínola, empresaria, pintora, mecenas y fundadora del Grupo Pro Arte y Cultura ha ayudado a más de 600 artistas y creado numerosos museos. Recientemente ha recibido la Medalla de Oro de la Policía Nacional a la Solidaridad. Para Mayte solo hay dos palabras a tener en cuenta a lo largo de toda la vida: Amor y Ayuda.

 

SALUTACIÓN DE LEONARDO OLAZABAL

 

Grupo Camaró

Participantes Evento Camaró

Fundador de la Asociación ADA Roerich del País Vasco y del Museo privado “Bandera de la Paz” en el espacio natural de las montañas de Bedia-Bizkaia.

Buenos días, gracias por darme esta oportunidad.

En el año 1979 la Universidad Autónoma de Madrid hizo una exposición dedicada a Nicolás Roerich, gracias a la Embajada de Bulgaria. Y hoy en el año 2021 se dan aquí la mano el arte, la cultura, la paz y la poesía por la Fundación Antonio Camaró, en homenaje a Miguel Hernández.

La Belleza de este acto nos despierta el sentimiento de gratitud.

“Donde hay Paz hay Cultura; Donde hay Cultura hay Paz”, decía el profesor y artista Nicolás Konstantinovich Roerich, se decía en el siglo pasado.

Nació en Rusia, pero su corazón era de toda la Tierra. Era un gran humanista, un hombre Universal. Como pintor, explorador, poeta y escritor, hizo posible muchas hazañas, entre ellas creó diferentes institutos y escuelas de arte y cultura, hizo posible el Pacto Roerich y la Bandera de la Paz, donde se integra lo mejor de la ciencia, el arte y la filosofía, rodeado por un círculo de color magenta-rubí que representa la actividad de la Cultura… o el Culto a la Luz. Por eso Nicolás Roerich era llamado el “Apóstol de la Belleza”, ya que inspiraba un futuro de esperanza, donde la Ética y el Amor puedan regir la vida política y social, la educativa y la científica. Hoy, Roerich estaría feliz de estar aquí, en este acontecimiento.

 

Leonardo y Antonio Camaró

Leonardo y Antonio Camaró

El fundamento de todas las actividades de la familia Roerich consistía en integrar el arte, la ciencia y la filosofía en un nivel superior de la conciencia. Nuestra vida y nuestra energía deben ir en esa dirección, ya que ese proceso –aunque no lo veamos- con nuestro arte, pasa a una materia superior. Luego esa materia superior, fruto de nuestro arte y de nuestra cosmovisión, se convierte en energía, ¡energía que transforma la Tierra! y hace que evolucione la sociedad por el camino adecuado.

La pintura de Antonio Camaró no solo representa esa paz, esa concordia, ese humanismo, esa Bendita Libertad, sino también el camino de evolución que debe hacer el ser Humano superando todas sus miserias… Se trata de arte, se trata de color y se trata de energética, es decir, de ciencia.

Hoy estamos aquí reunidos para apoyar y disfrutar del nacimiento de la Fundación Antonio Camaró, y confío y estoy seguro de que esta Fundación es y será, una luz de la conciencia cósmica en esta compleja época.

Por todo ello, doy la enhorabuena a todos los que la hacéis posible, y en particular a Antonio Camaró.

Gracias.

Participantes Evento Fundación Antonio Camaró

Participantes Evento Fundación Antonio Camaró

 

 

ZÉOSIS

Estamos frente a la LITOGRAFÍA titulada ZÉOSIS, del pintor Antonio Camaró, a quien la UNESCO declaró “el pintor de la concordia”.

 

ZÉOSIS

Presentación de la litografía Zéosis en el Museo Roerich de la montaña

ZÉOSIS: Significa Unión, Paz Y Armonía. Un alegato de unión entre Oriente y Occidente. ZÉOSIS es una oda a la Humanidad. Su pintura une bajo el lema de la Paz a las grandes religiones del planeta: Cristianismo/Judaísmo, Islamismo, Hinduismo y Budismo.

Precisamos hombres éticos con valores sólidos y Antonio Camaró, como pintor y humanista lo enseña y expone. Y nos pide Reflexión:

Su pintura es un himno a la libertad y a la cultura, a la paz y a la gallardía por su estilo propio y valiente.

 

Antonio Camaró y Leonardo

Antonio Camaró y Leonardo

Antonio Camaró dice sobre Zéosis:

La obra Zéosis es un alegato entre Oriente y Occidente, es un jeroglífico de paz. Es una armonía entre las distintas cosmovisiones y culturas del mundo. Está lleno de simbolismo para trascender las separaciones, las fronteras y los límites entre los seres humanos, y así de esta manera saltar las vallas de la barbarie y el horror que generan la intransigencia y violencia de los fanáticos y dogmáticos.

Por medio de ella se busca la esencia y lo común de entre todos los seres humanos. Esta obra ensalza la persona en todas sus dimensiones y quiere dejar constancia de que es posible una primavera holística y eterna a favor del don más apreciado: la Vida. Evocando al ser evolucionado, profundo y reflexivo, cuya finalidad es la unión de lo terrenal con lo divino, y así atraer el cielo a la tierra, y transformar los desiertos en vergeles, y las arideces en ricos oasis. A través de esta obra se quieren crear diálogos y bellos encuentros que es la forma de eliminar los fundamentalismos, totalitarismos y dogmatismos, y reconocer el enriquecimiento de lo distinto y de la belleza y grandeza de lo plural, que existe en nuestra hermosa Tierra y el género humano. Esta obra es el deseo del ser perfecto, del reencuentro de lo divino en nosotros mismos y de verse en el otro, de entender que el otro soy yo, para así entre todos crear un mundo mejor, donde reine la armonía, el amor y el respeto entre todos nosotros: “LA HUMANIDAD”.

Antonio Camaró

ARTE RADIÓNICO, TELE-RADIESTESIA Y CURACIÓN ESOTÉRICA PARA LUCHAR CONTRA LA EXTENSIÓN DEL CORONAVIRUS

Grupo G-7 (EQUILIBRIO PLANETARIO)

www.shambala-roerich.com

Hola amigos/as,

¿Cómo va vuestro retiro obligado por culpa del coronavirus (Sart Cov.-2)?

 Pérdidas económicas y de empleos, convivir con quien nos cuesta hacerlo, auto-encuentro con nuestra esencia verdadera, toma de conciencia de la situación del mundo y de quién nos gobierna, apreciación de que en realidad todo es impermanente. Estamos viviendo una prueba en la que caemos en cuenta que somos frágiles, vulnerables y prescindibles. Al menos eso nos dice este virus invisible que busca también su sitio en la vida. ¿No es irónico que algo tan pequeño haga tambalear las bolsas de todo el mundo, a pesar de la aparente robusta civilización que hemos creado? ¿Merece la pena alardear tanto en la vida, de triunfar, ganar dinero, manipular, traficar, y sacar a pasear a nuestro falso ego?

Pensad al menos, que en este tiempo de confinamiento estamos dando una oportunidad de descanso a la atmósfera, los ríos, los bosques, los mares y océanos, a los peces y a los animales en general. El Planeta Tierra, después de 100 años, respira tranquilo y Gaia -la Madre Tierra- se relaja un poco de tanta usura, lucro, y presión de la raza humana. Ella, de algún modo, también se reajusta a los requerimientos de la Nueva Era y el Sistema Solar se resetea y se prepara para nuevos ciclos y acontecimientos. En especial por el daño invasivo de microondas debido a los miles de satélites que el hombre está situando alrededor de la Tierra.

La radioactividad emitida por éstos, los radares, las antenas, el wifi y los móviles generan nuevas interferencias enfermizas en la humanidad. Los Radiónicos y Radiestesistas lo conocen bien y lo tienen en cuenta. Según dicen algunos investigadores no sería extraño que lo que llamamos virus son en realidad restos de nuestro propio ADN y RNA, desechados como respuesta al daño recibido por las ondas de radio que aunque no sean ionizantes y no dañen el ADN sí lo hace a su estructura Etérica. Pero aquí estamos una vez más en desventaja y todo esto será desmentido. La Ciencia y la Conciencia enclavada en la materia física usurpa la Dimensión sutil negándola y así nos va.

Solo podemos decir que si quieres CALIDAD DE VIDA huye del 5G.

¿Nos hará pensar todo esto?

Leer más ...

COMISARIO HENRI EL BIOLOCALIZADOR

Con este relato corto nace la figura hermética del Comisario Henri. Se trata de un afamado investigador privado conocido en las Gendarmerías Nacionales francesas como El Biolocalizador. Hay que decir que éstas cumplen sus funciones en pequeños pueblos, zonas rurales y en pasos fronterizos en toda Francia.

El sonido de las cigarras y el de las aves se mezclan en la campiña francesa. Es un bonito día de verano, si no fuera porque en la granja de Legrand -una familia compuesta por cuatro miembros- están asustados y conmovidos por la desaparición de la hija pequeña Irina, nombre que significa Paz. La madre Géraldine (la poderosa) junto con su marido Didier, que tienen otra hija de 8 años, Adrienne (la que viene del mar), no se explican cómo se ha podido perder su hija pequeña, ya que cuando estaban realizando las tareas del campo, la pequeña Irina jugaba con su hermana Adrienne.

Mi péndulo y yo. Un coche de la gendarmería aparca en la entrada con dos policías, el conductor y un inspector, llamados Marcel y Kévin respectivamente, acompañan a un hombre un tanto peculiar. Conocido como el Biolocalizador, su vida es tan hermética como misteriosa. A Henri le llaman “el ojo experto”, el que todo lo ve. Bueno, con la ayuda de su péndulo llamado Radión. Se trata de una especie de bellota metálica con un tapón que se desenrosca -con la forma de su cáscara- para poder introducir en él una muestra o testigo, que cuelga de una fina y larga cadena. La cadena se enreda entre los dedos de este peculiar investigador policial cada vez que hace su investigación o sondeo mental. Tiene por costumbre recorrer pensativo la zona donde se ha cometido un crimen, un suceso extraño o una anomalía, mientras indaga con su péndulo.

En este caso se trata de una desaparición, y tras hablar en la entrada de la casa, llegado el momento el inspector Kévin pide poder sentarse todos junto a una mesa de piedra que hay en el jardín junto a una gran camelia de flores rojas, y comenzar así la investigación en forma delicada y rellenar el cuestionario al uso. Preguntan a los padres y a la niña a qué hora la han echado en falta, contestando que fue en el momento de reunirse para comer en la campiña.

–¿Qué hora fue esa? –Las 12:30 del mediodía.

–Ahora son las 5:30. Lleva desaparecida por lo tanto 5 horas.

A todo esto, Henri se ha puesto de pie y como es habitual en él recorre la zona con su péndulo y pide a los padres una foto de la niña o una prenda que haya usado recientemente.

La madre pregunta: –¿Que esté usada? ¿Como cuando se da a oler a un perro policía para que siga un rastro?

Henri no pudo disimular una graciosa sonrisa del todo silenciosa, mientras asiente con la cabeza y espera el objeto que le servirá a modo de “testigo” para entrar en resonancia con él y realizar su búsqueda psíquica.

Mientras tanto, el padre Didier comenta que nunca se había alejado de su hermana y que resultaba extraño que lo hiciera.

El otro policía, Marcel, pregunta si han visto a extraños por el lugar o algún vehículo, a lo que Didier responde con una negativa.

Kévin señala que la niña, a pesar de su corta edad, puede haber recorrido algo más de un kilómetro en su primera hora de andadura.

–¿En ese radio hay alguna zona peligrosa como un río, cueva o pozo?

-La madre hace su presencia de nuevo portando una foto y un calcetín de la niña. Henri, sitúa su péndulo en forma aplomada sobre los mismos, y al poco tiempo el péndulo comienza a realizar sus oscilaciones. Oscilaciones que se traducen en un idioma que solo el radiestesista investigador conoce-.

–No, no lo hay –contestaron al unísono tanto el padre como la madre.

–¿A qué distancia tienen ustedes los primeros vecinos?

–A unos 2 kilómetros de aquí monte arriba vive un pastor con su rebaño. Es un tanto arisco –dijo Géraldine–, a lo que Didier apostilló diciendo:

–Le llaman “el viejo loco”, pero en realidad es un desarraigado que gusta de meterse con los niños que se acercan a sus prados asustándolos para que no merodeen por allí, pero es inofensivo. –Para luego añadir balbuceando y un tanto aturdido–: ¡Es un pobre hombre!

–¿Quién más vive por aquí? –añadió uno de los policías, mientras Henri en silencio, seguía auscultando la fotografía de la niña con su péndulo Radión.

–A tres kilómetros de aquí –añadió la madre– por el camino opuesto de donde han venido ustedes, vive en una granja un matrimonio que tiene una niña de 10 años que es sordomuda. Tienen fama de ser poco sociables, pero son buena gente.

En ese momento les interrumpió Henri.

–Creo que ya tengo lo que necesito.

–Ah ¿sí? ¿qué tienes? –comentó el inspector Kévin.

–Noto una presión muy fuerte en mi estómago. La niña es muy pura, alegre y vibrante, como no puede ser de otra manera a esa edad. Se ha desplazado en un vehículo, que me resulta raro, pero no ha sido secuestrada.

Y añade: En toda investigación el primer impacto visual de la escena es importante, pero las circunstancias o apariencias no deben de enturbiar la sensibilidad intuitiva. Tras una pausa, continua: Aquí no hay escenario, pues la niña ha desaparecido en el campo. Y por ello, para ver algo más de lo que puedan apreciar los investigadores comunes, hay que entrar en un “estado de gracia”. A través de mi herramienta, abro otro canal más de investigación nada más. Esta es mi misión especial, por eso me ha pedido mi amigo el inspector Kevin que me acerque hasta aquí. Concluyo y sugiero que vayamos al punto último que han mencionado, la granja donde vive la niña sordomuda.

El padre comenta:

–En coche está a unos 10 minutos de aquí. ¡Salgamos para allí!

El vehículo policial y el de la familia parten hacia el lugar propuesto por Henri.

Una vez en la granja, en la puerta les reciben los vecinos y les cuentan lo sucedido, a lo que ellos responden que también han estado en el campo recogiendo hierba y manzanas, y que no saben nada, pero quizás su hija haya visto algo.

–Pues vamos donde está ella –replicó uno de los policías.

–Está detrás de la granja en una cabaña donde tiene todos sus juguetes y una casa de muñecas.

Al llegar al lugar, la niña sordomuda le dice a su madre, a través de gestos realizados con sus manos, que ahora tiene una amiga invisible de verdad, que la vio en el campo y tras darle una manzana la subió al carro de paja de un viejo camión por la rampa de madera que colocó papá.

La madre asustada, ahora realizando signos que parecían dibujar dinámicas figuras en el aire, le preguntaba:

–¿Qué estás diciendo? ¿Dónde está esa amiga que has encontrado?

–Mamá, ahora está durmiendo con las muñecas.

Inmediatamente todos corrieron hacia la cabaña, y para alivio de los padres allí estaba Irina, dormida con media manzana mordida en la mano, en perfecta paz como su nombre indica.

Los padres no se habían dado cuenta del ocultamiento no intencionado de la niña sordomuda, que solo quería tener una amiga. De ahí que Henri hubiera dicho que era un vehículo raro, ya que era un viejo remolque usado en las tareas de campo.

Tras despertar a la niña, todos se abrazaron y los policías con gran alivio respiraron y dieron el caso por cerrado. Una concatenación de hechos un tanto singulares dio paso a este suceso con final feliz. Los padres de la niña sordomuda nada sabían y pidieron disculpas por ese lamentable hecho que había mantenido en vilo a la familia de la granja de Legrand.

El padre de la niña preguntó con gran interés a Henri acerca de cómo podía saber que la niña había tomado ese camino.

–¿Cómo lo hace? ¡Me parece asombroso! ¿Acaso es la magia de su colgante o péndulo?

Los dos policías, acostumbrados a esta escena, miraban divertidos a Henri, mientras se rascaba suavemente el hoyuelo de una de sus mejillas, para seguidamente responder. –Todo está en el cerebro, es una cuestión de sensibilidad nerviosa. Lo importante es hacer la pregunta correcta. Tener respeto y unos valores internos bien fuertes, como la honestidad, el amor y la justicia. Hay que evitar los conflictos y vivir sin objetivos egoístas, y entonces las cosas funcionan. Yo no lo consigo siempre, pero suelo resolver el doble de casos de lo que habitualmente consiguen los investigadores al uso, por eso estoy aquí.

Riendo a placer, el inspector Kévin, amigo del comisario Henri, añadió diciendo:

–Y también nos hace ganar tiempo, en lo que respecta a desapariciones o búsqueda de ladrones y criminales.

Todos rieron y volvieron a sus respectivos vehículos aprovechando que aún quedaba una hora de luz de un hermoso día de verano.

RAI LOA