Archivos de Categoría: Artículos

GEORGE ROERICH Y SU PASIÓN POR LOS CABALLOS

EQUUS FERUS CABALLUS

Al parecer el primer caballo domesticado pudo producirse hace unos 5.500 años en la zona occidental de Eurasia.

George Roerich

Recientemente se ha celebrado el 117 Aniversario del nacimiento de George Roerich, al que llamaban cariñosamente Yuri (1902-1960).

Yuri era un amante de los caballos. Sentía que su vida estaba conectada con ellos desde tiempos inmemoriales. Gustaba observarlos y cabalgar sobre ellos.

Este mamífero herbívoro denominado al principio Equus Ferus (caballo salvaje), fue imprescindible en la Expedición al Corazón de Asia (1924-1928) de principios del pasado siglo XX, dirigida por su padre Nicolás Roerich y cuyo propósito aún hoy día es objeto de debate. Nicolás, llamado el profeta de la Paz, y el Maestro de las Montañas y del color, expresó con sus lienzos los estados de ánimo de los héroes y de las gloriosas tradiciones del pasado espiritual de muchas culturas y países. No se trata de mostrar la estética del arte sino la ética contenida en el fondo del corazón humano, decía. Y añadía: Alrededor de toda creatividad debe existir el sentimiento perpetuo de la ética y de la belleza espiritual.

Sus encuentros con eruditos filósofos, artistas, educadores, y religiosos, le daba la oportunidad de expresar la necesidad de entender que hay una Jerarquía Espiritual que facilita un Conocimiento que hace más bella la vida humana. Para añadir: La historia del ser humano se basa en la perfección incesante, en el ascenso a las radiantes cumbres lejos de todo aquello que nos divide.

Este ser de la luz, al igual que su mujer Helena y sus dos hijos Yuri y Svetoslav, cada uno a su manera, avisaron acerca de la inadecuada actitud de la humanidad que en su lujuria y desmedida ambición la llevaba al desastre.

La paz, la belleza y la cultura son las formas más elevadas del logro espiritual del ser humano

 Yuri, hoy día sigue siendo un enigma, un misterio que es investigado por historiadores y biógrafos rusos bien preparados. Hablaba 17 lenguas y dialectos orientales. Fue catalogado como uno de los mayores expertos en estudios orientales del mundo, en particular del Budismo Tibetano y pre-budismo asiático. Siempre discreto y alejado del tonto misticismo de algunos seguidores de sus padres, analizó, estudió e investigó libros muy antiguos, pinturas, dibujos y yacimientos arqueológicos por todo el Asia Central y también en la India donde residía al abrigo de miradas indiscretas.

Tradujo numerosos textos antiguos acumulando gran cantidad de datos científicos que permiten entender la estructura de la que está formado el budismo y el pre-budismo. Su brillante línea de trabajo y exploración por monasterios y cuevas de China-Tíbet y las enseñanzas del Kalachakra (sistema Vajrayana más allá del tiempo que te permite alcanzar la Iluminación) así como de las escuelas más antiguas del Tantra procedentes del sánscrito de India, le han valido el reconocimiento de ser El Gran Erudito en esas materias. De ahí su notable y complejo libro LOS ANALES AZULES.

Ríete de las tonterías que podemos ver hoy día en Internet, Facebook o Instagram, sobre el tema de la familia Roerich. En Rusia se les conocía como arqueólogos y pintores. En Estados Unidos como portadores de una nueva cultura. Ahora, se les ve como educadores y filósofos que reflejan los logros cósmicos contenidos en el Agni Yoga. Hay que analizar cuidadosamente el Canon o Regla de esta enseñanza de Síntesis en la que se te invita a mejorar física y espiritualmente dentro de las oportunidades que te ofrece tu sociedad. Hay que aportar ideas y llevar a cabo trabajos de expresión artística, tangibles y duraderos que enriquezcan la vida de nuestros pueblos y ciudades.

Hay que evitar hoy día a esa prole de personajes que van de visionarios místicos, dispensadores de purpurina seudoespiritual que no llegan ni a la suela de la sandalia de un lama budista, de los muchos con los que Yuri trabajaba e investigaba. Lamas que con una dilatada vida de estudio, meditación y vida espiritual jamás mencionaban tales cosas de poder y otros astralismos propios de la New Age. Por ello se requiere de una saludable dosis de escepticismo ante lo que nos presentan.

Trails To Inmost ASIA

Yuri era un inquisitivo investigador que dedicaba las 24 horas del día a desgranar los textos vivientes, manuscritos y documentos más antiguos que caían en sus manos. Este talentoso artista también pintaba -cosa que pocos saben- era un organizador de bibliotecas, de intendencia y protección militar, conocimiento que vino muy bien ante los reiterados ataques de salteadores y bandoleros perpetrados contra su expedición por el Asia Central.

Él supo combinar los estudios de Oriente con Occidente viendo e interpretando la influencia que tubo el Cristianismo en China.

Pero volvamos a los caballos. Los miraba, contemplaba y acariciaba. Relataba en su larga expedición las distintas razas equinas con las que se encontraba en sus viajes. Srinagar en Cachemira (lugar donde residía los Maestros M y K.H.) era uno de los más grandes mercados de caballos. Admiraba las razas que habitaban en el alto Badajshán, los caballos mongoles, los ponis de Zanskar y los caballos de Karashar de la Ruta de la Seda. Caballos fuertes con poderosos cuellos y patas que exigían monturas muy pesadas. Ver su libro: Trails to Inmost Asia.

Hace unos años pude fotografiar y apreciar con detalle la silla de montar, botas y fusta de Yuri en Moscú.

El Profesor Lokesh Chandra dice:

Los Roerichs son la encarnación de una realidad subyacente e intuitiva de lo sagrado, combinándolo con la disección racional de la realidad en el conocimiento científico moderno. Ellos unen las dos partes de la sabiduría y la fuerte experimentación de las ciencias, para encontrar el humanismo en un universo holístico dominado por los modelos ocultos de la danza de la vida y de la naturaleza…

… George Roerich, como sus eminentes padres, pertenece a la tradición de los videntes (rishis). Heredó en silencio la inspiración en el arte y en la poesía, con una voz interior y transcendental, ya que estudiaba los iconos tibetanos y mongoles, el épico Kesar, el origen del alfabeto mongol, la historia de Ladakh, y ayudaba al desarrollo de la indología en Rusia. Ellos son la resonancia del nexo cercano del ruso al sánscrito y de las memorias de la sangre mongol en el pasado maternal de su padre. Sus investigaciones son lejanamente alumbradas a través de asociaciones inusuales. Los modelos cruzados de voz y sangre buscan una conciencia que fluya a través de la humanidad en muchos periodos de la historia y en toda vida. La arquitectura del tiempo está abierta a los valores, la razón y la realidad, tanto como podamos mirar en el asombro de la nobleza de la cultura y la espiritualidad subyacente del cosmos.

Sí, Yuri fue una figura talentosa rodeada de una influencia misteriosa, cuya personalidad completa aún no se ha dado a conocer, y yo he querido traer un poco aquí de su pasión por los caballos con motivo de su aniversario.

Quiero creer que esta gloriosa familia son una de las más nobles y grandes salvadores de la humanidad.

 El 25 de octubre del año 2012 se dieron a conocer muchas cosas acerca de George Roerich en la Conferencia científica pública internacional del desaparecido ICR de Moscú.

Yuri se convirtió en Director del Instituto de Investigaciones del Himalaya llamado “URUSVATI” en el valle de Kullu, India. Ver la reciente aparición de la obra KULUTA en :

https://shambala-roerich.com/kuluta-himalayas-una-obra-del-profesor-nicolas-roerich/

Tras diversas conferencias dadas en Nueva York y otras diversas universidades de EE.UU. le permitieron regresar a la URSS en 1957 siendo nombrado Jefe del Departamento de Filosofía e Historia de las Religiones Indias en el Instituto Soviético de Estudios Orientales.

En estas conferencias se puso de relieve que la obra pictórica, las enseñanzas, libros, estudios y los hermosos trabajos constructivos de los Roerich dirigidos a la evolución de la conciencia humana y visión del espacio, definitivamente han contribuido a mejorar el mundo.

Ellos vieron la dramática historia del siglo XX y nos avisaron de cómo proceder en el futuro. Desde luego sus enseñanzas no son para las multitudes ni para universitarios deformados, sino para el espacio de la dimensionalidad creativa de las ideas, el reino puro de la mente.

Leonardo Olazabal Amaral

Presidente de la Asoc. ADA

Retiran de Mauthausen una obra del artista Antonio Camaró al considerarla “indecente”

El pasado 6 de mayo se colocó una placa creada por el artista valenciano para conmemorar los 70 años del campo de concentración de Mauthausen. Tres meses después y sin previo aviso, la misma fue retirada por considerarla ¡amoral!

En cuanto se conoció la noticia Antonio Camaró y el alcalde de Xirivella, Michel Mountaner pusieron rumbo a Austria en un vuelo nocturno.

Refutadas las explicaciones aportadas por la dirección del centro austriaco, éste ha prometido volver a colocarla con un texto que mencione su simbología.

¿Amoral? Amoral es el indescriptible sufrimiento que se desató allí, entre aquellas paredes, y no la obra de Antonio Camaró, que describe el horror y la barbarie humana según su percepción de aquel hecho.

La obra de Camaró se muestra premeditadamente al ojo o neurona visual un tanto goyesca, infernal y dolorosa, y además consigue expresar una visión y un ritmo diabólico: el hombre tortura y se come al hombre, lo mancilla, lo desnuda y lo aterroriza para que pierda toda su dignidad. Es una obra que está destinada a que recordemos el experimento y asesinato de miles de seres humanos, entre los que se encontraban casi cinco mil españoles.

Amoral -señalan- es evidente que los seres humanos no responden todos por igual frente a las obras de arte. Resulta algo azaroso interpretar lo que el artista ha querido expresar con su obra. Cada uno forma en su cerebro una particular emoción e interpretación en función de la calidad y precisión de la obra y también del nivel de conciencia del que la observa. Ahora bien, si la mente está enferma, es tan fácil autoengañarnos.

Antonio Camaró nos pinta igualmente a los intelectuales y héroes del siglo pasado, como al hombre y a la mujer vacíos de contenido actuales. En esta ocasión, su controvertida obra es como una lupa que muestra lo disforme que puede llegar a ser el hombre para con su semejante.

En palabras expresadas por el autor: La obra es un alegato contra todo totalitarismo y barbarie. Simboliza el horror y la monstruosidad que padecieron los seres humanos que estuvieron entre los muros de Mauthausen. Y añade: Es una muestra para homenajear a los 4.427 españoles muertos de los 7.000 que estuvieron sufriendo con sus propias carnes aquel Babel Infernal, y a la vez quiero que sea un grito para que nunca jamás se repita este tipo de acto contra la humanidad.

De ahí el título de la obra del artista Antonio Camaró:

NUNCA MÁS AL HORROR Y LA BARBARIE.

La misma fue colocada por la AMICAL (Memoria Histórica de Mauthausen), y la FVMP (Federació Valenciana de Municipis i Províncies). Se trata de un dibujo en blanco y negro grabado en una placa de metal.

La obra de Camaró refleja en 30 X 40 cm. un “hecho histórico lamentable” que queda informatizado en el trabajo de sus líneas y curvas que expresan lo que no se debe repetir.

Ahora comunican que van a recolocarla en la sección española del centro, olvidando quizás que no hay una cultura local, sino que toda cultura es universal. Y lo que ocurrió se puede repetir en cualquier lugar del globo terráqueo.

La Cultura es Paz, y la Paz es Cultura, decía el profesor, artista, poeta, escritor y figura pública, Nicolás Roerich.

La Cultura es el medio de la coexistencia pacífica. Él no se cansaba de repetir acerca de la necesidad de una Nueva Humanidad basada en los pilares de la Ética, Ciencia, Cultura y Belleza. El camino hacia el Nuevo Mundo pasa por una “acción justa” (Ética Viva) llevada a cabo por gente preparada y por un alto nivel profesional, y a través de organizaciones sociales de completa confianza. Y a partir de ahí nació la Bandera de la Paz y del mundo a través de la Cultura.

Por eso Nicolás Roerich creó El Pacto Roerich por la Paz, señalando en sus artículos el hecho de que las obras y creaciones artísticas son neutrales, y pertenecen al pueblo no a los políticos. Y añade: Nuestro pasado está lleno de destrucciones deliberadas, tristes e irreparables. ¡Estemos en guardia! 

Pues bien, el pintor Antonio Camaró nos advierte de esto mismo desde su sensibilidad y amor al ser humano.

Los países deben de propiciar estos valores y para ello sus gobernantes deben tener estas cualidades éticas, universales y no partidistas. Si no es así, los pueblos acumularán una gran carga de energía psíquica negativa, y con esta carga será imposible evitar un desastre local, y más tarde, con la suma de otros muchos más, el cataclismo será global e inevitable. ¿es esto lo que queremos?

Leonardo Olazabal Amaral

Presidente de la Asociación ADA Roerich

EXPOSICIÓN DE PINTURAS DE IGNACIO ZULOAGA MIEMBRO DE HONOR DEL MUSEO ROERICH -UN VASCO EN EL MASTER BUILDING DE NUEVA YORK-

Museo de Bellas Artes de Bilbao 2019

El Museo de Bellas Artes de Bilbao presenta una serie de 95 cuadros del pintor vasco Ignacio Zuloaga. Una merecida, deseada y necesaria exposición –la más amplia realizada hasta ahora– de uno de los artistas más famosos de los siglos XIX – XX, y un referente de la pintura figurativa mundial.

La familia Zuloaga ya era conocida en los comienzos del siglo XVIII. Arraigada en Eibar (Gipuzkoa) desde el siglo XVI, Ignacio Zuloaga vino al mundo en este pueblo armero el 26 de julio de 1870, en la casa-torre conocida como Kontadorekua.

Quién le iba a decir a Zuloaga que conocería la obra pictórica de Nicolás Roerich y de Svetoslav Roerich allá por los años 30. Un privilegio sin duda que el karma ha reconducido con algún propósito futuro ¿Quién sabe?

Mucho antes Zuloaga era ya famoso en España y Francia. Sus amigos Pío Baroja, Blasco Ibáñez, Unamuno, Goyanes y Marañón, Azorín, Ortega y Gasset, Julio Beobide, Valle-Inclán, Picasso, José María Pemán, Juan Belmonte, Rusiñol, Rodín, Manuel de Falla, Pérez de Ayala y tantos otros zuloaguistas, todos artistas, profesores, escritores, médicos, poetas y hombres de ciencia de gran peso. Una época donde las almas más espirituales se dieron cita para contrarrestar los males del mundo que se avecinaban. Incluso el novelista ruso Máximo Gorki (1868-1936) estudió la trayectoria artística de Zuloaga.

En el año 1915, en el teatro Lara de Madrid se representa la obra El amor brujo de Manuel de Falla, que pidió el asesoramiento de Zuloaga para los decorados y el vestuario, tal y como podemos leer en la obra: LOS ZULOAGA, una Dinastía de Artistas Vascos –ya que entre sus familiares y antepasados figuraban armeros, grabadores, ceramistas, pintores, damasquinadores (arte de incrustaciones de metales preciosos en el metal proveniente del arte de Damasco)– de Ramón Suárez Zuloaga.

Maestro de la figuración y del retrato

En el año 1924, Ignacio pintaba paisajes de Navarra y Aragón, a la vez que no cesaba de dar vueltas en su cabeza la idea de una ópera a la que Falla debía de poner su música, con el tema del Cid Campeador. Como se rumoreaba que Falla iba a ingresar en un convento, el Maestro Ignacio Zuloaga afirmó:

“Quién sabe si esa no es la verdadera filosofía en esta vida”.

Cuando la radio era una novedad, en Nueva York la emisora de radio de Newark puso a disposición de Zuloaga sus micrófonos, ante los que leyó unas cuartillas emocionado sabiendo que millones de personas le estaban escuchando. Era el año 1925.

El éxito de su exposición en Reinhard Galleries de la Quinta Avenida neoyorquina fue sin precedentes (algo que llamó la atención de Svetoslav Roerich y de Natacha Rambova que residían en esta ciudad cosmopolita por excelencia).

El primer día vendió cuatro cuadros, de los 52 que llevaba, por la increíble cifra de un total de cien mil dólares. Algo inusual en esa época a pesar de la euforia económica de entonces. Llegó a su cúspide tras su recibimiento en Washington por el Presidente de los Estados Unidos John Calvin Coolidge.

Los atuendos y complementos españoles se pusieron de moda y los comerciantes se lo agradecieron. Habló en español pero también en euskera y en francés. La colonia vasca de Nueva York, presidida por Valentín Aguirre, le ofreció un banquete seguido del aurresku de honor.

En el año 1926 era tal su fama en la esfera universal del arte, que entre cientos de propuestas, su lienzo Casas del Botero de Lerma, se consideraba un óleo apropiado para el proyecto de decorado del ballet sobre el enano Gregorio que debían de realizar los rusos Diaghilev y Nijinsky.

Petri en la Exposición sobre Zuloaga en Bilbao

En la visita a la exposición de Bilbao donde aparecen un total de 92 lienzos, en una de las paredes hay un texto que describe el misterioso cambio en la paleta de Zuloaga acaecido entre los años 30 y 40, ahora su cromática añade con profusión los azules, blancos y violetas. ¿Qué le influyó?

Mi mujer Petri y yo al leerlo, nos miramos y dijimos:

¡La luz de la pintura de Nicolás Roerich!

Puede parecer algo anodino tratándose Zuloaga de un Maestro de la pintura, que evoluciona -como es propio en todo ser humano- y se muestra más sensible a la luz cuanta más edad tiene. De hecho, en los últimos años de su vida, hablaba mucho del color, sobre su captación y estructura.

Cada vez aprecio más el color y lo estoy viendo donde antes me era imperceptible.

                                                                                                                                 Ignacio Zuloaga

Revista-folleto del Museo Roerich de Nueva York

Recibió la Medalla de Oro del Museo Nicolás Roerich de Nueva York en el año 1929.

Fue nombrado Miembro de Honor del Museo Roerich del Master Building.

En el año 2004 visité por segunda vez su Casa-Museo de Zumaia, y el responsable al cuidado de la misma me facilitó dos revistas Roerich que Zuloaga tenía en su biblioteca/archivo:

ARCHE del Museo Roerich de N.Y. 1929.

Mensajes/cartas y artículos Roerich de 1930.

Tras examinarlas las fotografié y las devolví. Publiqué sobre mi descubrimiento en un artículo en mi página web de entonces, y ahora 15 años después lo vuelvo hacer, ya que no hay nadie que hable de esta conexión, Zuloaga-Roerich.

Edición de 1930 sobre las actividades del Master Building

Esto es tan solo una pincelada sobre Zuloaga, algo anecdótico dada su prolija trayectoria y obra.

Murió en Madrid en el año 1945. Una estatua suya se encuentra frente a su estudio-taller en Las Vistillas en Madrid. Fue el escultor Juan Cristóbal González quien realizó el busto de Zuloaga, más conocido por su otra obra bien famosa del Cid Campeador a caballo en Burgos.

Ignacio Zuloaga recibió premios, títulos y diplomas honoríficos de numerosas Academias de Bellas Artes, tanto de distintas ciudades de España como de Italia, Alemania, Francia, Argentina, Austria, Bélgica, Estados Unidos, entre otros. Una fecunda progresión de reconocimiento universal, como no podía ser de otra manera, dado su millar de obras creadas por este admirador de Goya, el Greco, Velázquez y de José de Rivera.

Se puede apreciar el Busto de Zuloaga a la derecha del edificio

Una visita obligada es esta Exposición suya en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, antes de que la colección salga -según dicen- para Madrid, Zaragoza, Francia y Alemania.

Los historiadores del arte Mikel Lertxundi y Javier Novo son los comisarios de esta Exposición titulada Zuloaga 1870-1945.

También se puede visitar su Museo en el Castillo de Pedraza de la Sierra en Segovia, situado en su adorada Castilla.

Y su estudio-taller conocido como Casa-Museo Privada (Santiago-Etxea) en Zumaia, Gipuzkoa, no muy lejos del Museo Bandera de la Paz Roerich-Etxea (Privado) de Bedia, Bizkaia.

Leonardo Olazabal Amaral

EREÑO AUZOA -BEDIA- Un antes y un después

Aquí vivió hace un siglo una familia rica y sus dos hijos sacerdotes misioneros.

Son días de celebración en este verano de 2019. El barrio de Ereño está siendo dotado de agua potable del Consorcio, en sustitución del abastecimiento de agua de manantial proveniente de los montes cercanos, mejorando con ello la calidad de vida de todos sus vecinos.

En el año 1991 no había luz eléctrica (se puso en el 2007), ni agua potable, y la carretera de acceso al barrio era pésima, ya que en ese año no vivía nadie en dicho barrio.

¡Salvemos los caseríos!

En ese año la familia Olazabal adquirió un antiguo y derruido baserri (caserío), y poco a poco comenzaron a rescatarlo del olvido bajo el lema “salvemos los caseríos”.

Algunos propietarios no residentes comenzaron a colaborar con los recién llegados para que el barrio se recuperara. De eso hace ya más de un cuarto de siglo. Poco después se instaló en el caserío Lexarreta un matrimonio que tuvo un bebé y con él -además de traer un pan bajo el brazo- trajo también la “luz eléctrica”. Fueron 16 años de espera, saliendo así el barrio de la Edad Media. Las velas, los candiles y el generador de gasolina, así como el posterior generador Eólico instalado pasaron al baúl de los recuerdos.

Chimenea de caserío antiguo.

Como era costumbre en el pasado, tras el nacimiento de un niño, la alboka y la txalaparta sonaban y retumbaban con el eco de los encinares y robles, en señal de alegría y pervivencia del barrio. Nueces, queso y sidra era el regalo que compartían los dos únicas familias que vivían en el barrio.

En siglos pasados Ereño contaba con algo más de una docena de caseríos, y había un sentido de comunidad plena, en el que se repartían algunas tareas generales entre todos.

En la cultura tradicional vasca se ayudaban unos a otros, y en Ereño lo hacían con la bendición de San Martín de Tours, cuya ermita se acercó -a principios del siglo pasado- al centro de los caseríos allí agrupados para protegerlos.

El olor a pan recién hecho en un horno que compartían varias familias cada tres días, se mezclaba con el olor de la leña y la leche recién ordeñada. Comer nueces, castañas y manzanas alrededor de un fuego bajo era la costumbre cuando el frío apretaba y se fijaba en las articulaciones del cuerpo. Tanto el humo como el calor ascendían y se colaban entre las rendijas de las tablas de madera de castaño del techo, donde se situaba el camarote en el que se hallaban colgados ristras de pimientos y algunos chorizos o carne para ser ahumada.

Caserío ¡Salvado!

La vida era muy dura por aquel entonces, pero la solidez de la piedra del caserío y la de sus vigas de roble, protegían a sus habitantes del frío exterior y de las miradas indiscretas.

Bellos caseríos que fueron construidos en los siglos XVII y XVIII y que hoy son un tesoro -a pesar de la indiferencia de la modernidad- algunos de ellos han sido conservados y protegidos por los nuevos moradores que saben que pertenecen a la Historia de Euzkadi. ¡Un verdadero y vivo Patrimonio Cultural!

San Juan en el muro de piedra de un baserri ya desaparecido.

Hoy, Ereño es un bonito barrio, habitado por varias familias. Se trata de un biotopo y un pequeño edén a preservar, que muchos comienzan a visitar para conocer su espacio vital, paisajes y senderos. Además el próximo otoño contaremos con farolas de luz sin dejar por ello de poder admirar el cielo estrellado.

Gracias a toda la Corporación Municipal y en particular a su Alcalde por hacerlo posible.

¡Enhorabuena!

CASERÍO OLAZABAL-MARTIN

Día de los Museos y luna llena de Wesak

18 de mayo de 2019

El Master Building Museo Roerich de N.Y.C.

Con motivo de la inauguración del nuevo museo Roerich en el Master Building de Nueva York en el año 1929 la discípula de los Roerich Frances R. Grant escribió:

Es una satisfacción para los constructores de una fundación ver las torres de la estructura para la cual han puesto la base. De ahí, una alegría razonable acompaña una retrospección del año 1929 para los Administradores del Museo Roerich.

En este año, el progreso del Museo Roerich se ha materializado en el nuevo Edificio del Museo Roerich; y su objetivo de crecimiento como fuerza dinámica para la belleza ha quedado simbolizado en su nueva estructura. Durante el período de enero a octubre de 1929, mientras los arquitectos y los trabajadores trabajaban para levantar el gran macizo de acero y de ladrillo, los Administradores del Museo Roerich, en sus barrios temporales en la calle 305 West 105th, estaban ocupados preparándose para la estructura “interna”, si así se le puede denominar. Porque, al igual que cualquier ser, una institución tiene su aspecto diverso -y el espíritu que debe invertir la estructura es la más potente. De ahí la mayor parte del año 1929 se dedicó a un silencio análogo a las pausas reveladoras en la música, que contribuyen tan creativamente a la estructura entera de la sinfonía. Previendo la anchura de expansión que vendría con la apertura del nuevo edificio, estos meses se dedicaron a la planificación intensiva de nuevas actividades que encontrarían la salida en el ámbito ampliado que ofrece el nuevo edificio.

Leer más ...